EL PAIS › EL RADICAL K GERARDO ZAMORA SERA EL NUEVO PRESIDENTE PROVISIONAL

Un cambio radical en el Senado

Lo resolvió a último momento la presidenta Cristina Fernández. El jefe de Gabinete asistió al Congreso para informar personalmente a los senadores la decisión del Ejecutivo de reemplazar a la tucumana Beatriz Rojkés de Alperovich.

 Por Sebastian Abrevaya

En un sorpresivo giro de la Casa Rosada, el ex gobernador de Santiago del Estero Gerardo Zamora será designado hoy como el nuevo presidente provisional del Senado, en reemplazo de la tucumana Beatriz Rojkés de Alperovich. El nombre del senador de origen radical había circulado hace algunas semanas como posible reemplazante de la esposa del actual mandatario tucumano, José Alperovich. Sin embargo, había sido desestimado por algunas resistencias que generaba en el propio bloque del Frente para la Victoria la idea de colocar en el segundo lugar de la línea sucesoria a un dirigente no peronista. Ayer, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, se reunió en el Congreso para contener a los senadores oficialistas y ratificar la voluntad presidencial, que será formalizada hoy en la sesión preparatoria de la Cámara alta.

Hasta este miércoles, los senadores del oficialismo y la oposición se disponían a tratar las nuevas autoridades del Congreso en una sesión sin conflictos ni mayores novedades. Pero el titular del bloque del FpV, Miguel Pichetto, se reunió luego con la presidenta Cristina Fernández para terminar de armar el rompecabezas de la Cámara y allí se enteró de la noticia. Pichetto se comunicó telefónicamente con los jefes de los otros bloques para informarles del cambio y convocó a la reunión de su propia bancada para unificar posiciones.

Varios senadores, incluido Pichetto, no estaban del todo conformes con la designación de un hombre ajeno al peronismo en un cargo de esa relevancia institucional. Algunas senadoras reprochaban también que se perdiera ese espacio asignado a una mujer. Para calmar los ánimos, Capitanich se presentó anoche en el segundo piso del palacio legislativo y ratificó personalmente la decisión del Ejecutivo. Fuentes que participaron de la reunión señalaron que no hubo un clima de tensión, que estuvieron prácticamente todos los legisladores (incluida la pampeana María Higonet, cercana a Carlos Verna) y que el bloque acompañará esa decisión “como lo ha hecho siempre”. La Presidenta habló telefónicamente con Rojkés para informarle su decisión.

De todas maneras, encuadrar a la tropa no fue sencillo. Además de asistir al Congreso, Capitanich habló telefónicamente con senadores aliados para asegurar su apoyo, lo mismo que algunos gobernadores alineados con el oficialismo. Puertas adentro del Senado explicaron a Página/12 que la designación de Zamora busca garantizar el acompañamiento en los próximos dos años de los tres senadores y seis diputados que responden al ex gobernador. Con un peronismo en ebullición y un número relativamente ajustado para el Gobierno en ambas Cámaras, los votos de esos aliados pueden implicar una victoria o una derrota para la Casa Rosada. Además, fuentes del Ejecutivo explicaron que se intentó contener a los aliados dentro del FpV en un momento de mucho protagonismo del peronismo.

Al conocer la noticia, el radicalismo adelantó que votará en contra. El jefe del bloque de la UCR, Gerardo Morales, calificó a Zamora como “un tránsfuga de la política”. “A Rojkés la íbamos a votar porque respetábamos la voluntad del Frente para la Victoria. Ahora no vamos a votar a un traidor al radicalismo”, sentenció Morales, que todavía tiene clavada la espina de los radicales que se fueron con el kirchnerismo en 2007, detrás de Julio Cobos. Pero a diferencia del ex vicepresidente, Zamora nunca volvió al redil radical ni se alejó del proyecto político kirchnerista. “Cristina no quiere a un peronista en la presidencia provisional porque tiene miedo de que la empujen a ella. Este es el reconocimiento de que la conspiración está adentro del propio Gobierno”, insistió el senador radical. Según él, el kirchnerismo no confía en la situación judicial de Boudou y por eso busca colocar detrás suyo a un dirigente que no tenga capacidad de influir en el escenario nacional.

Hasta anoche el peronismo disidente conducido por Adolfo Rodríguez Saá no había unificado su posición. Informalmente, deslizaron que ellos no tienen el mismo inconveniente que la UCR para votar a Zamora. Su apoyo podría resultar también de la negociación de otros cargos en la Cámara como la vicepresidencia segunda para el salteño Juan Carlos Romero.

En la elección legislativa del año pasado, el Frente Cívico por Santiago obtuvo el 48 por ciento de los votos en la categoría de Senadores, frente a otra lista, también kirchnerista, que sacó el 29 por ciento. Zamora figuraba como senador suplente y, tras de la elección, quien encabezó la lista, Daniel Brue, renunció a su banca para dejarle su lugar al ex gobernador. Semanas antes de las elecciones, la Corte Suprema de Justicia había inhabilitado a Zamora para postularse por un tercer mandato consecutivo como gobernador. En consecuencia, se presentó su esposa, Claudia Abdala Ledesma de Zamora, que obtuvo un 65 por ciento de los votos. “El nunca aspiró a eso y en su momento lo negó. Ahora, si se lo pedía la Presidenta lo iba a aceptar”, explicó a Página/12 uno de sus hombres de confianza.

Compartir: 

Twitter
 

De cuna radical, el senador Gerardo Zamora fue gobernador de Santiago del Estero entre 2005 y 2013.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared