EL PAIS › MAURICIO MACRI SALIO AL CRUCE DE LAS DECLARACIONES DE FRANCO A FAVOR DEL KIRCHNERISMO

Otro contrapunto entre padre e hijo

“Lamentablemente, al metrobús no se sube, pero a cualquier otro colectivo sí”, dijo el jefe de Gobierno de su padre y contó que de política no coinciden “ni diez segundos”. Con miras al 2015, ratificó su propio rumbo y descartó una alianza con Unen o Sergio Massa.

En medio de su campaña proselitista, Mauricio Macri salió a contestarle a su padre, Franco, que volvió a sugerir que su hijo debería declinar sus aspiraciones presidenciales, dedicarse a su familia y a “vivir como un rico industrial”. “Vive encerrado en su casa”, replicó el jefe de Gobierno porteño y se quejó de que su padre “lamentablemente, al metrobús no se sube, pero a cualquier otro colectivo sí”. Es que Franco Macri también insistió en que La Cámpora debería ser el “recambio generacional” de un gobierno que “hizo un gran esfuerzo” para “modernizar” e “industrializar” la Argentina. Retomando su campaña, Mauricio Macri ratificó su propio rumbo político y descartó una alianza con Unen y el Frente Renovador, aunque disfrutó del cortocircuito entre Fernando “Pino” Solanas y Elisa Carrió, luego de que la chaqueña dejó abierta la posibilidad de una alianza con el PRO. De todas maneras, afirmó que “no” está peleado con Sergio Massa y que su efímera alianza con él en territorio bonaerense fue para evitar el “intento de chavización” del país. Luego admitió ante sus seguidores en Pilar que “no está fácil ganar” en la provincia, pero los instó a que “tengan confianza”.

Mauricio aprovechó una entrevista radial para replicar a su padre, en un nuevo capítulo de su compleja relación familiar, en la que se mezclan negocios y política. “El tiene sus propias visiones de la realidad, que claramente no coinciden con la mía”, manifestó el alcalde porteño y contó que con su padre intenta “hablar de cosas que no tengan que ver con la política porque ahí –afirmó– no me pongo de acuerdo ni diez segundos”. Franco dijo desde China –en otro de sus repetidos viajes empresariales a Beijing– que “Argentina, con los gobiernos de los señores Kirchner, ha tomado algunos toros por las astas y eso representa un gran esfuerzo. Han tratado de modernizar el país, han tratado de recrear la industria y también de volver a ser un país agrícola-industrial. Otra cosa que aprecio mucho es lo que llaman La Cámpora, que para mí es el recambio generacional”.

“Qué buena pregunta, ¿no?”, dijo el jefe de Gobierno cuando lo consultaron si su padre vivía o no en el país, y prefirió ubicarlo casi en un aislamiento: “Más o menos, porque él vive encerrado en su casa”, sostuvo y dejó ceñida la relación a “los afectos”.

Ya de lleno en la campaña, Macri ratificó su propio rumbo y descartó alianzas con Unen y el Frente Renovador. “No tengo idea cómo andan las relaciones entre Carrió y Solanas”, ironizó el líder PRO, después de que la chaqueña dejara abierta la puerta a un acuerdo futuro con el PRO y recordó que lo que había dicho en las últimas horas: “Nuestros votantes han votado a la doctora Carrió en muchos momentos a nivel nacional”. Algo que despertó recelos en el senador y una dura réplica: en la alianza Unen “no tienen cabida el PRO ni el Frente Renovador”, afirmó Solanas.

El líder del FAP, Hermes Binner, que trabaja en una alianza con la UCR y el Unen porteño, prefirió su habitual cautela: el PRO y el FAP “tienen visiones distintas”, sostuvo Binner, pero aclaró que no le gusta hablar de “límites” en los acuerdos electorales porque sería una “segregación”. Macri también desechó una nueva alianza con los renovadores, pero negó que esté peleado con Massa. “Me apoyé en su momento porque había que terminar el ciclo de intento de chavización en la Argentina, pero después dijimos que íbamos por la construcción de lo nuevo, de sumar gente que no había gobernado”, se justificó Mauricio sobre el acuerdo con Massa que le permitió sumar tres diputados a la bancada PRO en un distrito que le resultaba adverso a sus aspiraciones. Se sinceró ante sus seguidores en el municipio bonaerense de Pilar, donde reconoció que será difícil un triunfo macrista en la provincia, pero insistió en su optimismo: “Sé que no está fácil, pero hay que tener confianza”, les dijo.

Compartir: 

Twitter
 

Macri admitió ayer en Pilar que al PRO no le será fácil hacer un buen papel en la provincia.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.