EL PAíS › SCIOLI SE DESMARCO DE GRANADOS Y RECHAZO LA VUELTA DEL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO

Contra la idea de su propio ministro

El gobernador bonaerense aclaró que Granados habló “a nivel individual”. Dijo que lo mejor para los jóvenes es la inclusión y “las políticas en marcha, como los programas Envión y Progresar”. Capitanich y Randazzo también rechazaron el regreso de la colimba.

 Por Werner Pertot

La propuesta de reflotar el Servicio Militar Obligatorio sigue generando repercusiones: todas en contra. Luego de que el ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, se mostrara de acuerdo con la posibilidad de hacer una consulta popular sobre el tema, el gobernador Daniel Scioli salió a despegarse: dijo que habló “a nivel individual”. Sí coincidió con su ministro en la posibilidad de que las Fuerzas Armadas intervengan en la seguridad interior para combatir el narcotráfico. Contra la iniciativa –que respaldaron tanto el kirchnerista Mario Ishii como el massista Jesús Cariglino– se pronunciaron desde el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, hasta el todavía procesado jefe de Gobierno, Mauricio Macri, pasando por el ex jefe del Ejército Martín Balza.

El primero en proponer la vuelta del Servicio Militar Obligatorio fue Cariglino, quien aseguró que los jóvenes que cobran el plan Progresar lo usan para “irse de gira” y había que corregirlos con instrucción militar. Le siguió Ishii, quien consideró que debía ser para quienes “ni estudian ni trabajan y duermen hasta las dos de la tarde”. Al alegre dúo se sumó Granados, quien consideró que la idea sería buena si “en un futuro cercano” las Fuerzas Armadas colaboraban con la seguridad interior, en contra de lo que dictan las leyes de Defensa y de Seguridad Interior.

Scioli se ocupó de enterrar la propuesta de su ministro de Seguridad. “Habló a nivel individual”, se desmarcó. “El mejor servicio cívico para los jóvenes son las políticas que están en marcha, como los programas Envión y Progresar. La inclusión a través de la educación y acercarlos al primer empleo y a microcréditos”, sostuvo. Sin embargo, Scioli insinuó que las Fuerzas Armadas podrían intervenir en algunas tareas de seguridad interior. “Hay una capacidad ociosa operativa que se puede sumar a los esfuerzos que estamos haciendo. El narcotráfico es una agresión externa”, interpretó Scioli, en línea con Granados.

Desde el gobierno nacional, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, volvió a dejar en claro que no concuerdan con la idea de Ishii: “El Servicio Militar Obligatorio no resuelve los conflictos sociales”.

“Esa no es la solución, no me parece que sea el camino”, se sumó el ministro del Interior, Florencio Randazzo: “El problema lo tenemos que resolver desde la familia, la escuela, el club”.

Macri, en tanto, posteó su opinión en Facebook: “Entiendo desde el lugar que lo plantean, pero es, de vuelta, una resignación. Sería volver al pasado. En el siglo XXI, plantear que la forma de incluir, la forma de educar vuelva a ser el Servicio Militar tal vez sea muy práctico, pero creo que tenemos que apostar a la digitalización de los jóvenes, a enseñarles idiomas, a la práctica del deporte”. Muchos de los comentarios de sus seguidores en Facebook iban en contra de la idea del jefe de Gobierno.

Por su parte, Balza remarcó que “no puede ser una medida de contención. El Ejército no es un reformatorio”. El ex jefe del Ejército consideró que esa institución fue perdiendo vigencia en la segunda mitad del siglo XX y que terminó de quedar deslegitimada con la guerra de Malvinas, incluso antes del asesinato de Omar Carrasco.

El ex vicepresidente Julio Cobos dijo que su proyecto “busca poner en las manos de los chicos un libro, una herramienta, no un arma”. El radical Leopoldo Moreau, en tanto, interpretó que el debate “habla de la regresión cultural que está viviendo la sociedad sometida al facilismo y la demagogia de una derecha que crece apoyada en el sensacionalismo”. “Tiran y tiran tanto de la cuerda –advirtió Moreau– que, en cualquier momento, aparece alguno con la propuesta hitleriana de suspender garantías constitucionales para hacer más eficaz la lucha contra el delito.”

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador Daniel Scioli encabezó la destrucción de nueve mil armas de fuego.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.