EL PAíS › LA ARGENTINA VOLVIO A CUESTIONAR LA PRESENCIA DE TROPAS BRITANICAS

Rechazo a la militarización del Atlántico sur

La Argentina ratificó ayer la denuncia sobre la militarización del Atlántico sur por parte de Inglaterra y salió al cruce de las declaraciones del ministro británico para las Relaciones Exteriores con América latina, Hugo Swire, acerca de que la presencia de tropas inglesas es “puramente defensiva”. “Ni la magnitud de las fuerzas apostadas en el archipiélago ni la relevancia estratégica de las islas en el despliegue de poder global del Reino Unido se condicen con pretensiones defensivas”, señaló el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus.

“La condena al militarismo británico no es únicamente una posición del actual gobierno argentino. Es una política de Estado que ha sido votada unánimemente por todos los bloques parlamentarios en el Congreso de la Nación en ocasión de la aprobación de la Declaración de Ushuaia en el año 2012”, señaló la secretaría a cargo del ex ministro de Educación en un comunicado. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner denunció en el 32º aniversario de la guerra de las Islas Malvinas la existencia de una “base militar nuclear de la OTAN en América”. Swire respondió que “las afirmaciones de que representan una amenaza militar para la región son obviamente falsas: la presencia militar británica es de naturaleza puramente defensiva”.

La respuesta del funcionario británico surgió a partir de la consulta de un legislador inglés acerca de las denuncias de Fernández de Kirchner. La primera reacción de la diplomacia británica fue manifestar su “desilusión” por las declaraciones de CFK ante el vicecanciller Enrique Zuain, según informó el propio gobierno inglés. La campaña argentina para que Inglaterra cumpla con las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas en las que se recomienda una solución pacífica al diferendo, y que se conforme una mesa de diálogo, dieron sus frutos, recolectando apoyo y adhesión de distintos países.

“La Argentina niega que el despliegue militar británico sea de naturaleza puramente defensiva. Ni la magnitud de las fuerzas apostadas en el archipiélago ni la relevancia estratégica de las islas en el despliegue de poder global del Reino Unido se condicen con tales pretensiones defensivas”, señaló la Secretaría de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, ratificando la posición del país ante el avance de la militarización en la zona. “Los recientes ejercicios militares, reconocidos por el propio Reino Unido, se convirtieron en una ostentación más de su presencia militar en la región”, agrega el escrito, destacando los movimientos bélicos que se realizan regularmente.

La secretaría recordó que “organismos regionales como el Mercado Común del Sur y la Unión de Naciones Suramericanas, así como la Cumbre Iberoamericana, la Cumbre de Países Sudamericanos y Países Arabes y la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur”, se pronunciaron ante “la presencia militar británica en el Atlántico sur”, que “es motivo de preocupación no sólo para la Argentina sino que la opinión es compartida por la región toda”.

Compartir: 

Twitter
 

Daniel Filmus.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.