EL PAIS › MACRI CUESTIONO A SU EX SOCIO DE NARVAEZ, AHORA ALIADO CON MASSA

Le tiró con un panqueque

“Llámenlo a Alfonsín y pregúntenle si De Narváez panquequeó”, lanzó el jefe de Gobierno porteño. Aseguró que no volverá a aliarse con Massa ni con el Colorado y postergó la toma de decisión por la candidatura de Michetti.

 Por Werner Pertot

El panqueque es un plato típico argentino. Se hace con huevos, harina, leche; se puede flambear al ron o comer con dulce de leche, entre otras opciones. Mauricio Macri usó el término “panqueque” en alusión a su ex aliado Francisco de Narváez. No lo hizo para darle un consejo culinario, sino para cuestionar su reciente acuerdo con Sergio Massa. “Es como que me pregunten por una novia que tuve a los quince. En el medio, tuvo 200 tipos más. Estuvo conmigo en el 2009 y, a hoy, estuvo con mucha gente. Llámenlo a (Ricardo) Alfonsín y pregúntenle si De Narváez panquequeó”, indicó el jefe de Gobierno porteño. Afirmó que no se volverá a aliar ni con Massa ni con De Narváez. Y postergó la definición sobre Gabriela Michetti.

Massa y De Narváez sellaron su acuerdo en la provincia de Buenos Aires, con lo que se le cerró una nueva puerta a Macri. De todas formas, en el PRO aseguran que no estaban muy dispuestos a golpear nuevamente la puerta del Colorado. Tras dejar atrás el jingle de campaña “massismo es más de lo mismo, massismo es más kirchnerismo” y otras críticas que le hizo a Massa, De Narváez se mostró entusiasmado en su nuevo rol como precandidato a gobernador en el Frente Renovador. Tanto, que se ocupó de cuestionar a Macri en plena presentación del acuerdo: “Scioli es el siga-siga y Macri representa el ajuste brutal”, afirmó el precandidato de origen colombiano.

Macri intentó no confrontar con su ex aliado cuando lo consultaron sobre el acuerdo. “Nada, les deseo suerte. Nada más”, se mostró escueto. Cuando le recordaron la alianza en 2009 con Felipe Solá y De Narváez (ahora reunidos de nuevo bajo el paraguas de Massa) y le señalaron que en la provincia muchos lo identifican al Colorado como un candidato PRO, Macri se atajó: “Se ha ido desdibujando con tanto cambio ese vínculo” entre De Narváez y el PRO. Y buscó diferenciarse: “Nosotros hemos mostrado una coherencia. Siempre hemos estado en el mismo lugar, siempre hicimos las mismas propuestas. Nunca fuimos parte de los gobiernos que en estos 25 años prometieron mucho y cumplieron muy poco”.

–¿Panquequeó De Narváez? –le preguntaron en Radio Mitre.

–Hace rato que no lo... Es como que me pregunten por una novia que tuve a los quince. En el medio, tuvo 200 tipos más. Estuvo conmigo en el 2009 y, a hoy, estuvo con mucha gente. Llámenlo a Alfonsín y pregúntenle si De Narváez panquequeó. Estuvo mucho después que yo.

El jefe de Gobierno porteño descartó de plano la posibilidad de un acuerdo con De Narváez y con Massa, a quien estuvo aliado en las elecciones de 2013. Según Macri, plantear una alianza entre los tres para las elecciones de este año “es no entender qué proponemos cada uno”. “El PJ tiene una forma muy particular de plantarse ante la sociedad: se pelean y uno dice: ‘Soy el cambio de estos tipos que no anduvieron’. Pero, ¿cómo vas a ser el cambio si estuviste avalando todo lo que pasó en esta década?”, lo cuestionó a Massa.

Como viene haciendo desde hace tiempo, Macri se ocupó de pegar al precandidato a presidente del Frente Renovador al kirchnerismo: “Debajo van a estar los mismos. (Miguel) Pichetto fue jefe de bloque (en el Senado) de Menem, de Duhalde, de Néstor y de Cristina. Y si ganan Massa, Scioli o Randazzo, ¿quién va a ser jefe de bloque? Pichetto”.

Lo cierto es que Massa cuenta hoy con seis candidatos a gobernador bonaerense: además de De Narváez, se anotaron Felipe Solá, Darío Giustozzi, Gustavo Posse, Jesús Cariglino y Mónica López. Y podría incorporarse Martín Insaurralde, que en una entrevista aseguró que “a la gente no le importa si estoy con Scioli o con Massa”. En la vereda PRO, hay poco para mostrar: la vicejefa María Eugenia Vidal –a quien buscan sumarle como candidato a vicegobernador a Fernando Niembro, ex secretario de Medios de Carlos Menem– y tal vez el intendente de Vicente López, Jorge Macri.

Mientras, en el frente porteño, Macri intentó quitarle tensión a la disputa que mantiene con Gabriela Michetti, a quien busca desplazar de la lista de candidatos a jefe de Gobierno para que sea su compañera de fórmula presidencial, y así dejar despejado el escenario porteño para Horacio Rodríguez Larreta. “No hay un problema –afirmó el líder del PRO–. Crecimos tanto que tenemos cinco o seis dirigentes en condiciones de conducir la ciudad de Buenos Aires y ganar la elección.” “Siempre hemos debatido las cosas en el espacio porque, debido al enorme crecimiento que hemos tenido a nivel país, hay una demanda por una fórmula propia. Vinieron las fiestas y el debate no continuó. Lo vamos a hacer entre todos para ver cuál es la mejor propuesta”, indicó. De momento, la ex vicejefa se encuentra en Punta del Este. Desde que comenzó la disputa en diciembre, ella y Macri intercambiaron algunos mensajes de texto con saludos, pero de la candidatura de la senadora no hablaron, como si fuera un tema tabú.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri y Francisco de Narváez compartieron el armado electoral de 2009.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.