EL PAíS › HERMES BINNER SE BAJO DE LA CANDIDATURA PRESIDENCIAL E IMPULSO EN SU LUGAR A MARGARITA STOLBIZER

Desde Santa Fe, al grito de animémonos y vayan

Su escasa intención de voto y la amenaza de perder la gobernación de Santa Fe, sumadas a la implosión del FA-Unen, llevaron al socialista a abandonar la carrera por la presidencia. La líder del GEN aceptó tomar la posta y buscará sumar a otros espacios políticos.

 Por Miguel Jorquera

El líder socialista Hermes Binner tomó ayer una decisión que ya había madurado en la discusión con su círculo más íntimo y que se precipitó en los últimos días: abandonar su candidatura presidencial y ungir a su aliada Margarita Stolbizer como su heredera en la disputa electoral de un espacio de centroizquierda no kirchnerista cada vez más atomizado y reducido. “Me gustan los desafíos difíciles”, dijo a Página/12 Stolbizer, mientras el Encuentro Nacional del GEN ratificaba su pertenencia al espacio de centroizquierda y recibía con algarabía la “generosa propuesta” del socialista. De todas maneras, Stolbizer esperará unos días para tomar formalmente la posta de Binner en la carrera presidencial, con el respaldo del PS. Antes abrirá una ronda de consultas de sus aliados de Libres del Sur y Proyecto Sur e intentará sumar otros partidos y movimientos sociales a la propuesta electoral.

La indefinición de la UCR en su política de alianzas, la implosión del FA-Unen entre los tironeos de Mauricio Macri y Sergio Massa, la escasa intención de votos que el socialista recogía en las encuestas y la amenaza de perder la gobernación santafesina llevaron a Binner –como reconocieron en el PS a este diario– a renunciar a sus aspiraciones presidenciales. Binner concentrará ahora todos sus esfuerzos en tratar de garantizar que su delfín, Miguel Lifschitz, llegue a la Casa Gris y el Frente Progresista retenga la gobernación santafesina.

“La discrepancia y el desentendimiento han generado un escenario en el que quieren cobrar protagonismo las fuerzas conservadoras y una neodirigencia que reniega de la política y pretende gestionar el país como si se tratara de una empresa y no una nación poblada de ciudadanos que se rigen por la Constitución y la democracia”, comenzó leyendo Binner ante el cónclave socialista que reunió ayer a dirigentes de todo el país para luego concluir que “ser candidato implica un recorte a las posibilidades de una convocatoria plural, que construya un proyecto de nación donde la gran mayoría esté integrada”, con lo que dio fin a su intención de llegar a la Casa Rosada.

“Es por esa razón que propongo a los partidos alineados en el progresismo acompañar la candidatura de Margarita Stolbizer, con quien comparto los mismos ideales”, sentenció después. Una decisión que Binner también había charlado con Stolbizer en los días previos. Sus partidarios aplaudieron y destacaron “la generosidad” y el “desprendimiento” de su líder político. Aunque no pocos, en especial de muchos distritos del interior del país, manifestaron su sensación de haber quedado huérfanos de candidato y menguado cualquier chance electoral.

Binner llegó a la sede porteña de su fundación (Cemupro) con las cartas echadas, acompañado por el gobernador santafesino, Antonio Bonfatti. Leyó la misiva que ya tenía redactada y que casi en paralelo su equipo de campaña difundió por las redes sociales. Cerrado el encuentro, Binner –acompañado por un grupo de dirigentes– voló a Rosario sin hacer declaraciones y dispuesto a sumarse a la campaña de Lifschitz. El PS no definió en la reunión de ayer si Binner será o no candidato a senador por Santa Fe en las elecciones generales de octubre, donde podría competir con el ahora macrista Carlos Reutemann. Es una decisión que tomará el propio líder socialista tras la elección provincial que el 14 de junio elegirá al nuevo gobernador santafesino.

En paralelo, el GEN ratificaba su pertenencia al espacio de centroizquierda no K y rechazaba cualquier acuerdo con Macri y Massa, con lo que echaba por tierra con las presiones de un puñado de dirigentes bonaerenses que propiciaban un acuerdo con el jefe de Gobierno porteño. Al tiempo que recibía “la generosa propuesta de Binner conmovidos, contentos y también temerosos del desafío que significa”, como lo definió ante este diario uno de los dirigentes que participaban del encuentro. Poco después, Stolbizer respondía escuetamente a Página/12 que no rechazará la propuesta del socialismo: “Me gustan los desafíos difíciles”, dijo.

Su ratificación, en tanto, llevará unos días, tras una ronda de consultas y ratificación de compromisos con los escasos aliados que quedan del ahora deshilachado FAP. Libres del Sur ya expresó su respaldo: “Binner ha interpretado que en la renovación de las candidaturas de las fuerzas progresistas, su decisión probablemente signifique un empuje para una propuesta de esas características en un momento difícil”, señaló su líder, Humberto Tumini, quien destacó de Stolbizer que “es más joven y va a estar a la altura de las circunstancias”.

Aunque Fernando “Pino” Solanas no se pronunció sobre la renuncia de Binner y la decisión de ungir a Stolbizer como su sucesora, se descarta que Proyecto Sur también se mantenga dentro del mismo espacio para competir en las primarias por la candidatura presidencial. De hecho, tras la implosión del Unen porteño, Solanas selló con Stolbizer el nacimiento de Surgen, al que adhirió Tumini, pero del que no participa el socialismo de la ciudad, que responde a Roy Cortina. Tampoco se descarta la posibilidad de sumar a otros sectores, como la Unidad Popular de Víctor De Gennaro, que rompió con el FAP tras el acuerdo con la UCR, en una nueva carrera contrarreloj para reconstruir el espacio que otrora compartieron.

Compartir: 

Twitter
 

Margarita Stolbizer junto a Hermes Binner, quien la nominó para la candidatura presidencial que él dejó vacante.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.