EL PAíS › EL DESAFíO QUE ENFRENTARá EN LOS PRóXIMOS MESES LA COALICIóN QUE ENCABEZA LOUSTEAU

Una incógnita en el horizonte de ECO

El frente compartido por la UCR, la CC, el PS y Confianza Pública buscará consolidarse como segunda fuerza en la Ciudad. El futuro del espacio en la Legislatura. Las diferencias internas respecto de las otras fuerzas que integraban Unen.

 Por Sebastian Abrevaya

Energía Ciudadana Organizada (ECO) nació formalmente el 25 de febrero de 2015, mientras a nivel nacional se derrumbaba la efímera experiencia del Frente Amplio Unen. Apenas cinco meses después, se convirtió en la segunda fuerza de la Ciudad de Buenos Aires, poniendo en serio riesgo ocho años de hegemonía macrista. Compuesto por la UCR, la Coalición Cívica, el socialismo y Confianza Pública (el partido de Graciela Ocaña), y bajo el liderazgo de Martín Lousteau, ECO se posicionó como un nuevo actor en la política porteña, desplazando al kirchnerismo del ballottage, por primera vez en doce años. Sin embargo, el futuro de este frente se abre ahora como una incógnita, que sus propios miembros reconocen como el desafío más importante para los próximos años. En principio, en la Legislatura va a configurarse un bloque o un interbloque, de catorce miembros, que será la segunda fuerza, a trece bancas de las veintisiete que mantiene el PRO. Si se transforma en un sello más de los tantos que pasaron por la historia de la política porteña, o se consolida como una expresión que logra llegar al poder en el futuro cercano, dependerá, en parte, de los avatares de la política nacional, que en apenas tres semanas tendrá su primer desafío en las PASO.

“ECO es, como desde el principio, el compromiso con la palabra empeñada. Desde el primer día en un teatro, a fines del año pasado, dijimos que esto era lo que íbamos a hacer. Con Roy (Cortina) y con Fernando (Sánchez) anunciamos que se iba a sumar Graciela Ocaña, fuimos a unas PASO consensuando legisladores y comuneros. Después confirmamos que Fernando iba a ser nuestro candidato a vicejefe. Dimos un debate público y dijimos que queríamos ir a un ballo- ttage, fuimos al ballottage y acá estamos”, aseguró anoche Martín Lousteau, haciendo un veloz resumen del recorrido de la coalición que lo postuló. A partir de ahora, una de las prioridades será sostener la unidad en la Legislatura, que tendrá actores como el socialista Roy Cortina, la propia Ocaña –ex competidora de Lousteau en las PASO– y a Maximiliano Ferraro, presidente de la Coalición Cívica porteña.

“Nosotros queremos seguir trabajando juntos de cara al 2019. Cuatro años pasan volando”, aseguró Ferraro a Página/12 en medio de los festejos de anoche. “Hoy, la prioridad es que te escuche mucha más gente. Sostener la lógica de ese interbloque, que se mantenga trabajando en conjunto. Ahora tenemos que defender este resultado”, completó Sánchez, uno de los referentes más cercanos a Lilita. “El desafío es precisamente tratar de consolidar ese resultado y lograr la representación”, coincide la politóloga Carla Carrizo, diputada nacional de Sumá Más.

“No hay mejor forma de consolidar un espacio que con una elección como esta”, afirma por su parte el socialista Roy Cortina, encolumnado detrás de la candidatura de Margarita Stolbizer, referente del GEN y líder del frente Progresistas. Cortina les envió un guiño a los otros actores que formaron parte de Unen en 2013 y que esta vuelta quedaron fuera de ECO. “Nunca le cerramos las puertas a nadie que compartiera las propuestas del espacio”, respondió al ser consultado por la posibilidad de incorporar a Proyecto Sur, el GEN y Libres del Sur, entre otros. Sin embargo, esa posición no es compartida por todos sus aliados. “Venimos de culturas políticas diferentes con Libres del Sur. Ya nos pasó que tuvimos que desarticular Unen en la ciudad para lograr mayor homogeneidad”, sostiene un dirigente radical que estuvo involucrado en el proceso de armado y desarmado. Según los cálculos del radicalismo, si se mantenía la sigla Unen partían de un piso de 20 puntos, mientras que con ECO tuvieron que “arrancar de cero”. En la Coalición Cívica tampoco quieren saber mucho con la posibilidad de reencontrarse con Humberto Tumini, secretario general de Libres del Sur. Tumini mantuvo un fuerte enfrentamiento público con Carrió cuando la chaqueña decidió abandonar el Frente Amplio Unen para asociarse con Mauricio Macri. El mismo conflicto tuvo Carrió con Fernando “Pino” Solanas.

De los catorce legisladores que tendrá ECO, cuatro son de la UCR, dos de la Coalición Cívica, dos del socialismo, tres de Confianza Pública, dos de Sumá Más y uno del Partido Socialista Auténtico (PSA). Todavía no está definido si se convertirá en un bloque o un interbloque, pero todos coinciden en que deberán trabajar de la manera más articulada posible para limar asperezas y mantener una postura común frente al PRO. Una de las incógnitas se había generado hace unos días, cuando Ocaña se mostró junto a Larreta, en medio de la campaña. Sin embargo, ayer la ex ministra de Salud estuvo en el bunker de Lousteau, arriba del escenario y cerca del economista. Anoche descartaban que la Hormiguita seguirá dentro de ECO y, si bien no se consensuaron las próximas autoridades, pronosticaban que será un actor clave dentro del bloque.

En ese contexto, el trabajo de Lousteau será, en gran parte, intentar liderar ese espacio en la ciudad, para contener a todos los actores y no perder terreno cuando los sectores que no estuvieron involucrados en el ballottage vuelvan a aparecer en el escenario político porteño.

Compartir: 

Twitter
 

“Fuimos al ballottage y acá estamos”, dijo anoche Martín Lousteau, tras resumir la trayectoria de ECO.
Imagen: Carolina Camps
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.