EL PAíS › SERGIO MASSA, PRECANDIDATO PRESIDENCIAL DE UNA, CERRó SU CAMPAñA EN EL MICROESTADIO DE ARGENTINOS JUNIORS

Con un llamado a los que aún no se decidieron

Además de apelar al voto de los indecisos, el líder del Frente Renovador repitió sus principales consignas proselitistas.

 Por Miguel Jorquera

Como estaba pautado, fueron quince minutos exactos en los que el precandidato presidencial de Unión para una Nueva Alternativa (UNA) Sergio Massa repitió todas y cada una de las promesas de sus spots publicitarios en cierre de campaña para las primarias del domingo –en las que disputará la candidatura de esa alianza con el gobernador cordobés José Manuel de la Sota– en un microestadio de Argentinos Juniors que mostró algunos claros ligados al éxodo de intendentes bonaerenses y su tropa propia del Frente Renovador. En el cierre de su discurso, Massa llamó a los “indecisos” a votar por su espacio para “empezar a ganarles al odio y la división y construir entre todos la Argentina de la unidad nacional”. Luego, frente a las cámaras de TV y grabadores, Massa dijo que no iba a responder sobre las internas de otros espacios políticos pero su pulsión lo traicionó: “Mientras en el oficialismo discuten por denuncias de narcotráfico y muertes y otros lo hacen por el color de los globitos, nosotros hacemos propuestas a la gente”, arrancó para luego agregar que en la denuncia contra el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, “habrá que ver qué papel jugó el gobierno de la provincia”, deslizando así la sospecha sobre el candidato presidencial del oficialismo Daniel Scioli.

El líder del Frente Renovador se hizo esperar para salir al escenario. La raleada concurrencia en el microestadio de Argentinos Juniors distaba mucho del no tan lejano primero de mayo en el que relanzó su candidatura presidencial con estadio de Vélez lleno, todavía con todos los intendentes bonaerenses que había logrado arrastrar luego de su triunfo electoral en la provincia en 2013. Los Totora amenizaron la espera a pura cumbia en una acto donde sobraba espacio para “bailar”.

Cuando el tiempo se acababa –Massa tenía pautado un cierre mediático en un canal de TV–, los primeros que caminaron la larga pasarela para abrir el acto fueron su compañero de fórmula, Gustavo Sáenz (con poncho salteño al hombro a pesar del calor), el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, como “jefe de sus equipos de gobierno”, y el precandidato a gobernador bonaerense Felipe Solá y su compañero de boleta Daniel Arroyo.

Un puñado de intendentes fieles, que cargaron con el grueso de la movilización, tenía primera fila desde el escenario: Joaquín de la Torre (San Miguel), Luis Acuña (Hurlingham), Mario Meoni (Junín), Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas) y Julio Zamora (Tigre). Del otro lado, se acomodaron Solá, la diputada Graciela Camaño, y los economistas Roberto y Marcos Lavagna, Martín Redrado y Ricardo Delgado, además de otros legisladores nacionales y provinciales.

Luego, un video que mostraba a Massa con sus recorridas y caravanas y la única vez que habló en el recinto de la Cámara de Diputados en el poco más de año y medio que lleva en su banca, las luces y la música “al taco” le dieron marco a la aparición del líder renovador, junto a su esposa Malena Galmarini y sus hijos Tomás y Milagros, a los que besó sobre el escenario. Una banda de vientos, llegada desde Tigre, lo interrumpió con el Himno Nacional, que sus seguidores y Massa corearon como en la cancha. Agradeció a su familia, su equipo y a los intendentes que “enfrentaron la extorsión kirchnerista del látigo y la chequera y no se quebraron”.

Ayudado con un teleprompter, Massa soltó de corrido todo su derroche de promesas. Volvió a sostener que si llega a la Casa Rosada tras las elecciones de octubre “voy a implementar el 82 por ciento móvil a partir del primero de enero” y dijo que saldará los juicios a los jubilados en los primeros cien días de gestión, “para que un preso no gane más que un jubilado” y le puso cifras a su derroche de promesas: “Un millón de empleos en cuatro años para los jóvenes que no trabajan ni estudian”, “1.210.000 créditos para la vivienda para que la gente no tire a la basura lo que paga por alquiler”. Tampoco olvidó sus propuesta de mano dura, “cambiar el Código Penal”, “perpetua para los narcos”, ley de derribo de aviones y la “imprescriptibilidad de los delitos de corrupción”.

En el final pidió el voto de los indecisos. Hoy recorrerá San Miguel y hará una última aparición por la noche en Tigre para apoyar la candidatura de Zamora a la intendencia. En el medio, también habrá muchas notas pautadas previamente en televisión.

Compartir: 

Twitter
 

Sergio Massa cerró en el microestadio de Argentinos Juniors, que exhibió varios claros.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.