SOCIEDAD › OPINIóN

Salimos del infierno, pero nunca la tarea está cumplida

 Por Jaime Perczyk *

Desde el primer día de gobierno Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner dieron muestras claras de que para nuestro proyecto el acceso a la educación es parte indisoluble de la justicia social y, a la vez, rompieron con una falsa dicotomía al plantear que no hay educación de calidad sin inclusión, y que la inclusión por sí misma no alcanza sin calidad educativa.

En la misma línea de pensamiento, pusieron la economía al servicio del pueblo, del desarrollo nacional y la expansión de derechos, tres ejes que atraviesan todas las áreas de la comunidad y se articulan virtuosamente. Porque para nosotros, que se hayan creado 6 millones de puesto de trabajo y que 3,5 millones de abuelos hayan accedido a la jubilación, cuando antes estaban impedidos de hacerlo, son factores que se vinculan estrechamente con las políticas educativas, en tanto y en cuanto está probado que en familias que están mejor los alumnos tienen mayores posibilidades de realizar una buena trayectoria escolar. Una ligazón más directa se da con la histórica decisión de implementar la Asignación Universal por Hijo, que transfiere anualmente el 0,6 por ciento del PBI a más de 3 millones de niños, niñas y jóvenes para favorecer el acceso a la educación y a la salud.

La prioridad en la asignación de recursos para la educación se puede ver claramente en el financiamiento educativo, que pasó del 3,86 por ciento del PBI al 6,47; en la construcción de 1900 escuelas y más de 1000 que están en construcción; en la creación de 15 universidades; en la reactivación de la educación técnica; en la obligatoriedad del secundario y de la sala de 4; en la distribución de 5 millones de netbooks y 90 millones de libros; en el aumento sustancial del salario docente; en la formación docente permanente; en la ley de educación sexual; en la creación de los canales Encuentro y Pakapaka; en los planes para la inclusión escolar; en más de 600 mil egresados del secundario con el Plan Fines, y en el descenso del analfabetismo del 2,6 al 1,9 por ciento, entre muchos otros logros.

Todo lo que hicieron en educación los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, y quienes llevamos con orgullo la tarea de poner en práctica sus directrices, se enmarca dentro de una planificación estratégica al amparo de un proyecto claro. En nuestra Patria muchos gobernantes fueron señalados por no tener políticas de largo plazo. A nuestro gobierno no se le podrá achacar lo mismo, porque desde el 25 de mayo de 2003 hasta hoy se hizo el doble esfuerzo de atender los problemas inmediatos y planificar el futuro, incluida, por supuesto, la educación.

Es indiscutible que hicimos mucho. También somos conscientes de que no hicimos todo. Llevar adelante un gobierno es importante, pero llevar adelante un proyecto obliga a exigencias mayores, porque además de mejorar la calidad de vida del pueblo en el presente, implica pensar el país y proyectarlo hacia el futuro. En Educación, por ejemplo, trabajamos sobre las pautas del plan para el decenio 2011-2021.

Porque, como dijo la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, “esto que se inició hace 12 años no se puede parar, no se debe parar, se tiene que seguir profundizando, nunca la tarea está cumplida, mientras haya un argentino sin trabajo va a estar nuestra obligación de seguir trabajando”. Mientras haya chicos afuera de la escuela, mientras haya chicos y jóvenes que no aprendan todo lo que tienen que aprender, mientras haya desigualdades intolerables en la educación que reciben unos y otros argentinos, la tarea no estará cumplida. Por eso, en pocos días más presentaremos propuestas para profundizar los avances de estos 12 años en materia educativa y seguir construyendo nuevos senderos.

En contraposición a figuras individuales que cambian de discurso según las circunstancias y ocultan sus verdaderas intenciones, nuestro proyecto es colectivo y de ideas claras. Por esas dos razones, con Daniel Scioli y Carlos Zannini tomando la posta en la gestión de gobierno, los que trabajamos por una Patria libre, justa y soberana y una educación inclusiva y de calidad, tenemos la certeza de que podremos seguir sembrando en los surcos que abrieron Néstor y Cristina.

* Secretario de Educación de la Nación.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.