EL PAíS › ANíBAL FERNáNDEZ CERRó SU CAMPAñA CON UN FUERTE RESPALDO DEL KIRCHNERISMO

“No nos van a hacer cambiar”

El jefe de Gabinete hizo un acto en el Gran Rex acompañado por su compañero de fórmula a la gobernación bonaerense, Martín Sabbatella. Hubo críticas para el Grupo Clarín y apoyo de ministros y dirigentes de La Cámpora.

 Por Julián Bruschtein

“No nos van a hacer agachar la cabeza por más que nos peguen en las rodillas”, sostuvo ayer Aníbal Fernández ya sin el saco y con el discurso de cierre de campaña avanzado declamando la continuidad de las políticas kirchneristas a pesar de todo. La mixtura que caracteriza al kirchnerismo fue la tónica que marcó el acto en el teatro Gran Rex, donde peronistas y sabbatellistas de Nuevo Encuentro le pusieron el moño a la campaña por la candidatura a la gobernación bonaerense del jefe de Gabinete y el titular de la Afsca, Martín Sabbatella. “Vamos a lograr que Buenos Aires sea la locomotora de verdad del país que lo reclama”, dijo poco después, poniendo sobre la mesa la idea que intentará desarrollar si llega al sillón de Dardo Rocha, con casi todo el gabinete nacional presente.

“No hay Magnetto que nos cambie, nos van a tener que matar pero la derecha no nos va a hacer cambiar”, aseguró Fernández arengando y levantando a todo el teatro, que acompañó con aplausos el tramo más picante del jefe de Gabinete, que apuntó contra el grupo que durante la semana lo atacó con acusaciones mediáticas. “Che gorila, che gorila, no te lo decimos más, si lo tocan a Bigote, qué quilombo se va a armar”, coincidieron todas las voces en el Gran Rex y generaron la risa agradecida del candidato que siguió exponiendo. “Nos persiguen porque llevamos como eje de discusión la tarea de la inclusión, no quieren el programa Progresar ni el Pro.Cre.Ar, les molesta la estatización de las AFJP, YPF, el voto a los 16 años, las 48 leyes laborales. Pretenden hacernos tomar sopa cuando se les antoje, ni lo sueñen”, gritó plantando bandera frente a los grupos económicos y políticos del establishment.

Mientras cuentan los días para la elección interna en la que dirimirán con la fórmula que integran el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, la presencia de casi todo el gabinete nacional hizo que los precandidatos sintieran el apoyo oficial, al que se sumó a los referentes de La Cámpora Eduardo “Wado” De Pedro, Axel Kicillof y Mariano Recalde, agrupación que no se había mostrado en el cierre de Domínguez. Además el secretario general de UPCN y adjunto de la CGT oficial, Andrés Rodríguez, junto al líder de los trabajadores de la construcción, Gerardo Martínez, y Omar Plaini de los canillitas se sentaban en las primeras filas de asientos, donde también se encontraba el líder de la CTA Hugo Yasky. A unos metros, Hebe de Bonafini y las integrantes de la Asociación Madres de Plaza de Mayo también acompañaron a los dirigentes.

“Cómo se lo extraña”, apuntó Fernández en referencia al santacruceño Néstor Kirchner cuando lo parafraseó y dijo: “También vengo a proponerles un sueño, la lucha política creyendo en los valores y en las convicciones”, recordando el discurso de asunción de Kirchner el 25 de mayo de 2003. Surgió entonces de la tercera bandeja del teatro el clásico “oh yo soy argentino, soy soldado del pingüino” al que se fueron sumando todos los presentes. “No nos quedaremos un segundo quietos hasta que esta provincia sea la locomotora de verdad del país que lo reclama”, insistió Fernández que no se privó de citar el rap del grupo Calle 13, El Hormiguero, al recitar en una declaración de principios: “Entre las patas nunca escondo el rabo, prefiero morir como rebelde que vivir como esclavo. Apuesto que los tuyos se rinden primero, porque los soldados míos no pelean por dinero”.

Antes de comenzar el acto se proyectaron todos los spots de campaña de la fórmula, hasta que finalmente salieron al ruedo. Frente a los intendentes Pablo Bruera, de La Plata, Lucas Ghi, de Morón, Darío Díaz Pérez, de Lanús, y Julio Pereyra, de Florencio Varela, entre otros, salieron enfundados en la canción de Los Redondos, “Un ángel para tu soledad”. El primero en tomar la palabra había sido Sabbatella, que apuntó contra la oposición y “la derecha porque representan un sector que tiene la bronca de ser los que pierden los privilegios”. Siguió apuntando contra los representantes de la derecha y el establishment, a quienes acusó de “militar para que al país le vaya mal porque quieren una democracia para pocos. Aunque les duela, el proyecto nacional está más fuerte que nunca, el gobierno nacional está más fuerte que nunca y la presidenta está más fuerte que nunca. Eso es lo que les da bronca”, señaló y se proclamó como “el primer militante del proyecto”, antes de apuntar que “Néstor levantó las banderas de nuestra historia para no bajarlas nunca más”.

A esa altura los dos integrantes de la fórmula ya se habían encolumnado y cerrado filas detrás del binomio presidencial del FpV, Daniel Scioli y Carlos Zannini. El final llegó con papelitos plateados volando sobre las cabezas y otra vez la canción de Los Redondos, para que los candidatos y quienes los apoyaron terminen abrazados en el escenario.

Compartir: 

Twitter
 

Aníbal Fernández y Martín Sabbatella competirán en la interna con Julián Domínguez y Fernando Espinoza.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.