EL PAíS › MARGARITA STOLBIZER, PRECANDIDATA A PRESIDENTA DE PROGRESISTAS

“Creo en un Estado fuerte”

La diputada del GEN aspira a que su precandidatura sirva para unificar al progresismo. Dice que tras las primarias de este domingo sumará, sobre todo, el voto de radicales desencantados y confía en llegar a las generales en mejores condiciones.

 Por Miguel Jorquera

Con su precandidatura presidencial, Margarita Stolbizer se propone que Progresistas sea “el mojón” para volver a unificar al progresismo. Entusiasmada por la campaña, dice que tras las PASO puede recoger el voto de los que ven “la debilidad de Mauricio Macri para enfrentar al oficialismo”, a los radicales desencantados y a quienes rechazan una propuesta “conservadora y reaccionaria” de Sergio Massa, y hasta arriesga que puede ingresar a un eventual ballottage. Rechaza la propuesta de macristas y radicales de dividir el territorio bonaerense porque considera que es la provincia “más grande y más rica de la Argentina pero mal gestionada”. Como otros presidenciables firmó su “compromiso con el campo”, pero asegura que su postura es a favor de los pequeños productores y no adhiere a las “propuestas demagógicas de los que dicen que hay que eliminar impuestos” porque “creo en un Estado fuerte con capacidad recaudatoria”.

–¿Cuál es el objetivo de Progresistas en estas PASO?

–Cuando tomamos la decisión de asumir este desafío, nos propusimos plantar un mojón, en un momento en que uno ve cómo se van entregando banderas, principios, historias, en el altar del pragmatismo, sin ideas y sin valores, donde las conveniencias aparecen sobre las convicciones. Decidimos plantarnos en nuestras convicciones, en la coherencia de mucho tiempo de trabajo político para defender eso, aun cuando parecía que todo se inclinaba para un costado de la pantalla. Además de esto que es plantar un mojón hacia adelante y dejarles un lugar donde pararse a las generaciones más jóvenes, hoy también hay desafíos y queremos hacer un buen papel electoral y tener presencia. Aspiramos a terminar con una representación importante y no descartamos un ingreso al ballottage.

–Por el lugar del que parte Progresistas, parece demasiado optimista.

–En 2011 nosotros partimos en la PASO en el cuarto lugar y llegamos segundos a la elección general. Las PASO aparecen como una gran encuesta donde no se resuelve nada; se resuelve en octubre y consideramos que llegamos a octubre con más tiempo y en mejores condiciones de pelear otro lugar. Sobre todo porque vemos cómo se van desgajando los otros. Creo que lo que se intentó hacer con Macri demuestra cada vez más su debilidad. Macri no es un candidato fuerte para enfrentar al oficialismo y muchos de los que tomaron la decisión de acompañarlo se van dando cuenta de eso y que para ellos no fue un buen acuerdo. Esto le dio tiempo al oficialismo para que apareciera como recuperándose. A partir de la pelea del PJ en la provincia de Buenos Aires se va a ver más su propia incapacidad para seguir en el Gobierno. La gente quiere un cambio, pero que no implique retroceso ni pérdida de las conquistas.

–¿En esa pérdida opositora cree que usted puede sumar el voto radical?

–Tenemos muchos radicales que nos vienen acompañando, hay otros que a partir de las contradicciones de Macri se vuelcan hacia lo nuestro. Y creo que va a haber muchos de ellos que después de las PASO, porque muchos están comprometidos con el partido, pero una vez que no esté más el candidato radical en la lista, creo que ahí vamos a tener un mayor acompañamiento.

–¿Este mojón del que habla es para intentar unificar al progresismo o acotarlo a determinadas fuerzas?

–Hablo de convertirnos en una fuerza convocante que puede reunir a todo el progresismo. Nuestro espacio está compuesto por tres partidos políticos, pero hay gente que acompaña este proyecto desde distintas experiencias políticas y sociales, de la academia, la intelectualidad, la cultura y el mundo sindical. Estamos ocupando una vacancia progresista que no existe, porque en algún momento el radicalismo representó la socialdemocracia, que ahora no la representa; y en algún momento el kirchnerismo instaló un relato que lo vinculaba al ideal del progresismo, pero todo el mundo sabe que la corrupción y el enriquecimiento injustificado va en contra de esos ideales. Por eso pensamos que es un espacio que va a ir creciendo.

–Martín Lousteau, que forma parte de Cambiemos, dijo que la votaría a usted si el candidato radical se queda en el camino de las PASO, porque representa a la socialdemocracia. Pero también dijo que en la provincia el mejor candidato es Felipe Solá. ¿Cómo lo intrepreta? Teniendo en cuenta el objetivo de reunir a todo el progresismo.

–Creo que tiene que ver con que Lousteau fue funcionario de Solá, ministro de la Producción y director del Bapro en una gestión mucho más progresista de lo que Solá es ahora. Solá no representa al progresismo. Hoy Solá es la expresión bonaerense de una opción más conservadora y reaccionaria, que es la que plantea Massa. Solá fue firmante del Acuerdo por una Seguridad Democrática y hoy su discurso va a contramano de eso.

–Massa criticó el proyecto de nuevo Código Penal en el que habían trabajado juristas de todos los partidos. ¿Usted lo comparte?

–No comparto para nada con la posición de Massa en ese punto. Necesitamos una reforma del Código Penal. Massa hizo una manipulación muy fuerte de la condición de las víctimas y eso no es bueno. La discusión del Código Penal debe ser mucho más académica, no electoralista y menos parada en la situación de las víctimas. Hay que trabajar seriamente en una reforma que les dé un mayor equilibrio a las penas, lo que implica la reforma presentada por la Presidenta que planteaba la eliminación de la reincidencia o de la prisión perpetua.

–¿Qué le parece la idea de dividir la provincia de Buenos Aires?

–Antes hay que garantizar la resolución de los problemas de la gente. Hoy dividirla en 4 o 20 da exactamente lo mismo si la gente sigue con las mismas problemáticas que tiene. Que no traten de buscar soluciones mágicas a problemas que se resuelven con buena gestión, honestidad y con recursos. Nuestra provincia no es pobre, es la más grande y la más rica de la Argentina pero muy mal gestionada.

–Usted visitó la Exposición Rural y ha firmado lo que se dio en llamar Compromiso con el Campo. ¿Comparte la eliminación de las retenciones?

–Firmamos nuestro compromiso en Chacabuco con representantes de los pequeños productores, donde hay en las economías regionales en situaciones angustiantes y de emergencia que sí necesitan una eliminación lisa y llana de las retenciones a productos que no tienen demasiado impacto en la recaudación. El sistema impositivo no resiste más esta situación, pero tampoco parches ni propuestas demagógicas de los que salen a decir que hay que eliminar impuestos. Creo en un Estado fuerte que tenga una capacidad recaudatoria importante, donde los que más paguen sean los que más tienen y los que más ganen y no lo que producen, que a veces tienen dobles o triples imposiciones por un sistema impositivo muy complejo. Tenemos que ir a un sistema más simple, de menos impuestos, más eficientemente cobrados y que el Impuesto a las Ganancias, que conceptualmente es un buen impuesto, no sea sobre el ingreso sino sobre el excedente.

Compartir: 

Twitter
 

Stolbizer afirma que su “compromiso con el campo” es a favor de los pequeños productores.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.