EL PAíS › OPINIóN

Agonía o muerte

 Por Verónica Torras *

El giro discursivo del candidato presidencial del PRO, Mauricio Macri, duró un suspiro. Si no ha podido sostenerse, ni siquiera como retórica especulativa, no se debe tanto al ejercicio liso y llano de contradicción al que lo sometieron sus oponentes, sino fundamentalmente a la falta de cobijo por parte de sus propios aliados: no me refiero a quienes gritaron “No” el mismo día que fue pronunciado, sino al más rampante discurso del poder económico (Etchevehere, Broda, Melconian, Espert), que lo depone mediante sus dichos de viva voz o “en confidencia”, y de su brazo mediático, que ansía pulverizar cualquier posible vínculo de confianza basado en la palabra pública.

Como en la tragedia griega de Eurípides, el coro resulta corrido hacia atrás en el escenario para que den un paso adelante los actores. Y junto con el coro queda atrás la maravillosa música de aquello que el pueblo quiere oír, para dar lugar a violentos silogismos plagados de palabras como shock, agonía, muerte, miedo, ACV, narcotráfico, asesinos a sueldo.

Lo que hace este momento particularmente difícil para los sectores de poder es el extraordinario consenso del anti-ajuste y el apoyo de las mayorías a las políticas de inclusión de estos doce años que las han beneficiado y dignificado, ¿cómo se las convence de que en realidad están viviendo en una agonía y que lo que deberían hacer es elegir su propia muerte, como propició en su elocuente extremaunción colectiva Broda antes de saber que Macri iba a intentar hacer, contra todo pronóstico, lo políticamente correcto? ¿Cómo persuadirlas para que acepten “ser explotadas y oprimidas en paz, y con diálogo y consenso”, según rezan las ordas oligárquico-burguesas de la reciente creación de Saborido y Capusotto, “El Loco Evita”? ¿Aceptarán si son puestas bajo amenaza?

Frente al odio de pacotilla que pretenden exhumar los spots televisivos de Sanz y de Massa, he aquí el odio sin máscara, que socava la fugaz dulcificación en el discurso de Mauricio Macri. Mientras el partido de la derecha discute en público si la política se hará democráticamente o a los golpes, el pueblo, que no ha atravesado en vano las experiencias traumáticas del terrorismo de Estado, los noventa y el 2001, deberá resguardar activamente todos esos aprendizajes, en estos días y en los tiempos que vendrán.

* Licenciada en Filosofía por la UBA. Doctoranda en Derechos Humanos de la UNLA.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.