EL PAíS › OFICIALISMO Y OPOSICION SE MIDEN HOY EN LAS ELECCIONES A GOBERNADOR DE TUCUMAN

Para empezar a palpitar la pelea de fondo

Los candidatos anotados son siete, pero la disputa por la gobernación se reduce a dos: el vicegobernador y ex ministro de Salud Juan Manzur, del Frente para la Victoria, y el radical José Cano, cuya postulación tiene el respaldo de la mayoría de los opositores.

 Por Miguel Jorquera

Desde San Miguel de Tucumán

Siete fórmulas competirán hoy en las urnas por la gobernación de Tucumán, donde 1.119.704 ciudadanos habilitados definirán con su voto quién será el sucesor de José Alperovich, quien cumple su tercer mandato consecutivo como gobernador de la provincia. Aunque la disputa se ciñe a sólo dos aspirantes a quedarse con el premio mayor: el candidato del oficialista Frente para la Victoria, actual vicegobernador y ex ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, y el diputado radical José Cano con el respaldo del grueso de la oposición tucumana –UCR-PJ disidente, PRO, FR y Progresistas– en la alianza Acuerdo para el Bicentenario. El resultado no sólo impactará entre los habitantes del sexto distrito electoral más importante del país, en lo que será el primer test provincial tras las PASO nacionales y el penúltimo (falta Chaco) de las elecciones generales del 25 de octubre para elegir presidente. Por eso los principales aspirantes presidenciales, el gobernador bonaerense y candidato oficialista Daniel Scioli, y el alcalde porteño y candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, tienen todo listo para viajar a San Miguel y plegarse a los festejos locales en caso de que gane su candidato, pero uno de los dos quedará varado en Buenos Aires.

Manzur apoya su optimismo triunfador en el fresco antecedente de las PASO nacionales de apenas 15 días atrás. Entonces, Scioli se impuso por 37 puntos de diferencia sobre Macri y todo Cambiemos, y por 40 puntos sobre Sergio Massa y UNA. el condimento meramente local y las principales fuerzas opositoras detrás de su principal adversario presagian un final algo más ajustado, aunque los sondeos propios le auguran una holgada ventaja.

El candidato del FpV –que lleva como compañero de fórmula al diputado nacional y ex ministro de Gobierno de Alperovich, Osvaldo Jaldo– confía en el respaldo del grueso del peronismo provincial que contabiliza doce años al frente de la gestión. También en el entorno de Manzur afirman que el candidato a intendente de la capital tucumana, el ministro de Salud provincial y discípulo del vicegobernador, Pablo Yedlin, fue un acierto para “emparejar” la disputa tras la fuga del actual intendente peronista Domingo Amaya, que después de coquetear con el massismo pasó a ser el compañero de fórmula de Cano.

Desde el comando de campaña de Cano insisten en que la disputa con el oficialismo es “cabeza a cabeza”. Un pronóstico que evalúan auspicioso pero lejano al optimismo que siguió a la estrategia del radical, que logró en la provincia unir a toda la oposición, incluido el massismo, y sumar como compañero de fórmula al díscolo Amaya que abandonó el FpV para confluir con el armado de los opositores, quienes firmaron frente a la Casa Histórica –como dicen los locales a la Casa de Tucumán– el Acuerdo para el Bicentenario.

Por entonces, Cano lideraba todas las encuestas de intención de voto. Ahora, Cano quiere borrar de la memoria el resultado de las PASO en Tucumán y hasta agitó el fantasma del fraude. Su apuesta es jugar hoy todo a la “fiscalización del comicio”. Afirma que dispone de más 3500 fiscales para 3474 mesas y aspira a tener más de un fiscal por mesa en los lugares más “conflictivos”, que sitúan en el este de la provincia.

Las candidaturas a la gobernación se completan con fórmulas de Mario Koltan-Juan Pablo Brodersen (Unión y Progreso Social); Renzo Cirnigliario-Pablo Bayo (Partido Laborista); Gumersindo Parajón-Angel Paliza (Alianza Alternativa Popular); Daniel Blanco-Juan Luis Véliz (Frente de Izquierda y de los Trabajadores); y Ricardo Bussi –hijo del genocida Antonio Domingo Bussi–, que va junto a Raúl Topa (Fuerza Republicana).

Estos últimos, aunque con mucha menos chances de aspirar a la gobernación, también buscan obtener su propia cuota de poder en la provincia. Están en disputa las 49 bancas que representan la renovación total de la Legislatura provincial, 19 intendencias y 93 delegaciones comunales (comunas rurales), además de centenares de concejalías.

En todos ellos habrá una fuerte disputa: sólo para los 19 municipios en juego hay 154 candidatos.

La multiplicidad de boletas (ver aparte, “Acople”) en el cuarto oscuro (que en algunos municipios superan las 100) conspira contra un recuento rápido y la definición de una tendencia definitiva de lo escrutado estará disponible –según los especialistas de la carga informática– recién en la madrugada del lunes. Algo que también mantendrá en vilo a los aspirantes presidenciales que no quieren perderse una foto con el ganador en Tucumán pensando en octubre.

Compartir: 

Twitter
 

Además de gobernador, en Tucumán se vota la renovación de la Legislatura y de 19 intendentes.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.