EL PAíS › MAURICIO MACRI RECIBIO A TODOS LOS MANDATARIOS PROVINCIALES EN LA RESIDENCIA DE OLIVOS

Foto con gobernadores para llenar el álbum

El Presidente se reunió con los jefes provinciales y abordó varios temas aunque “sin definiciones concretas”. Fue un encuentro “cordial” con promesas de “trabajo en equipo”.

 Por Nicolás Lantos

El presidente Mauricio Macri recibió ayer, en la residencia de Olivos, a los gobernadores de las veintitrés provincias y al jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en un primer almuerzo a dos días de comenzar su mandato. Con asistencia perfecta, los mandatarios provinciales, el jefe de Estado nacional y algunas piezas clave de su gabinete dialogaron durante casi dos horas, mientras probaban el primer asado en la quinta presidencial de la nueva gestión.

El mensaje de Macri “abordó por arriba algunas cuestiones” que formaron parte de su discurso de campaña, como la lucha contra el narcotráfico y una futura reforma electoral, pero “no hubo definiciones concretas” respecto de planes de gobierno o en materia económica, según coincidieron asistentes al encuentro ante la consulta de Página/12. Sí hubo promesas de “un mayor trabajo en equipo”, aunque no se avanzó en un cronograma ni se acordaron reuniones entre los técnicos de Nación y de cada provincia.

A su turno, cada uno de los gobernadores planteó sus preocupaciones. Un tema que se repitió en esta instancia fue la pregunta sobre qué pasaría con el quince por ciento de fondos coparticipables que se derivaban a la Anses contra los que falló la Corte Suprema de Justicia este mes, en un caso presentado por tres provincias. No hubo, tampoco, una respuesta concreta del Presidente ante este asunto.

En la conferencia de prensa posterior, Macri consideró inoportuno ingresar en este momento en un debate sobre el reparto de fondos entre la Nación y las provincias. “Hay muchas cosas que resolver antes de poder plantear una nueva Ley de Coparticipación, que a veces parece tan difícil de abordar. Pero quedamos muy comprometidos, los gobernadores con mi equipo, para ir resolviendo todos los temas”, prometió.

El almuerzo comenzó alrededor de la una del mediodía, en Olivos, con asistencia perfecta, muchos sacos pero pocas corbatas, varios pares de mocasines (sin medias) y un porcentaje elevado de camisas celestes. A Macri lo acompañaron su vicepresidenta, Gabriela Michetti; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio; y el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

En su mensaje a los mandatarios locales, el Presidente prometió “restablecer el federalismo” e hizo mucho énfasis en que sus prioridades serán la lucha contra la pobreza, el combate al narcotráfico y una mejora en la calidad institucional del país. Algunos gobernadores, del sur y de provincias mesopotámicas, le recordaron que más allá de esos grandes ejes hay realidades provinciales muy distintas que deben ser atendidas, y pusieron sobre la mesa el asunto de los recursos de Anses.

“Nosotros ratificamos nuestro compromiso con una Argentina federal, en la que vayamos a un equilibrio en la distribución de los ingresos”, respondió Macri a ese planteo, según informó en la conferencia de prensa posterior. También prometió impulsar un ambicioso plan de infraestructura “que le permita crecer a todas las provincias” y anunció que miembros de su equipo “tendrán reuniones con los gabinetes de cada provincia” para analizar las necesidades, aunque los gobernadores presentes dijeron que no hubo definiciones concretas en ninguno de esos dos aspectos.

“La transición no sólo fue corta sino que casi no existió”, se excusó Macri, que dijo no ser capaz de dar más precisiones por estar “enterándose día a día de cuál es la situación real” en la que asume su cargo. Los mandatarios provinciales se comprometieron a “colaborar” con el nuevo gobierno y “no poner palos en la rueda”, tanto en la relación entre la Casa Rosada y cada distrito como en el Congreso. Al respecto, el jefe de Estado nacional dijo que “por ahora no está previsto” que se convoque sesiones extraordinarias.

Tras el almuerzo, Macri estuvo acompañado por los gobernadores Juan Manuel Urtubey (Salta, Partido Justicialista), María Eugenia Vidal (Buenos Aires, PRO), Alfredo Cornejo (Mendoza, Unión Cívica Radical) y Miguel Lifschitz (Santa Fe, Partido Socialista) en la conferencia de prensa. Allí, Lifschitz valoró la “instancia de diálogo” y pidió “caminos razonables que permitan restablecer el federalismo y cumplir con las disposiciones de la Corte”, en alusión al fallo sobre el régimen de coparticipación.

En tanto, Vidal habló de “una nueva etapa en el vínculo entre gobernadores y el gobierno nacional” que permitirá “salir de una lógica de urgencia y de desigualdad en la distribución de los recursos”. Por su parte Urtubey respaldó a Macri con respecto a que hay “otras cuestiones” que deben resolverse “antes que la coparticipación”, y pidió “que las respuestas para el federalismo no se deben alcanzar por vía judicial”; Cornejo dijo que el encuentro “demuestra que hay un cambio de ciclo” y “un cambio de cultura política”.

Al salir de la quinta de Olivos, otros mandatarios provinciales expresaron sus impresiones. “El presidente bosquejó sus ideas para que Argentina progrese. Más allá de las pertenencias políticas todos coincidimos en la necesidad de dialogo y trabajo conjunto”, dijo el cordobés Juan Schiaretti (PJ Federal). Por su parte, el sanjuanino Sergio Uñac (PJ) destacó que “se va a seguir en el camino del diálogo”; la catamarqueña Lucía Corpacci (PJ) describió el encuentro como “breve y cordial”, mientras que el riojano Sergio Casas (PJ) lo clasificó como “fructífero”.

Compartir: 

Twitter
 

Asistencia perfecta en Olivos: estuvieron los 23 gobernadores provinciales y el jefe de Gobierno porteño.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.