EL PAíS › CRISTINA KIRCHNER ENVIO UNA CARTA A BAN KI-MOON CON CRITICAS AL GOBIERNO

Para que se regule a los buitres

En el mensaje, la ex presidenta advirtió sobre la “capitulación” argentina al permitir ganancias usurarias a los buitres. Le pidió al secretario general de la ONU la creación de un marco legal para la reestructuración de las deudas, como se aprobó en 2014.

Cristina Kirchner envió un mensaje al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.
Imagen: DyN.

La ex presidenta Cristina Kirchner le envió una carta al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la que repasó los avances en las regulaciones sobre el accionar de los fondos buitres, advirtió sobre las consecuencias de “la capitulación” argentina al permitirles “obtener ganancias usurarias” durante el gobierno de Mauricio Macri y le pidió que relance en el marco de la Asamblea General de la ONU la creación de un “Marco Legal Multilateral para Procesos de Reestructuración de Deudas Soberanas”, como se decidió en 2014. “Se hace cada vez más urgente y necesaria” para “evitar los impactos negativos sobre los pueblos del accionar egoísta de los fondos buitres”, advirtió.

La ex jefa de Estado repasó el endeudamiento entre 1989 y 2001, que desembocó en la crisis que eyectó al gobierno de Fernando de la Rúa, y el intento de avanzar en un “ordenamiento de pasivos externos” priorizando el crecimiento económico y las condiciones de vida. Marcó como hitos los canjes de deuda en 2005 y 2010, la cancelación de la deuda con el FMI, el acuerdo con Repsol por la nacionalización del 51 por ciento de las acciones de YPF y la reestructuración de la deuda con el Club de París.

A partir del fallo del juez Thomas Griesa, Argentina y muchos otros países que integran la ONU decidieron avanzar en la búsqueda de medidas y regulaciones para achicar el vacío legal y reducir el margen de acción de los buitres. Elogió a la Asamblea General como “el foro mejor capacitado para tratar esta amenaza, que no es sólo hacia países en términos individuales sino hacia el sistema financiero internacional”, explicó que “todos los países participan en pie de igualdad”, que incluye “la perspectiva de los derechos humanos” y, a diferencia del FMI, “no tiene ningún conflicto de intereses”. Luego repasó resoluciones, a su entender, valiosas. En 2014, con el impulso del G-77 + China, la 68/304 para “elaborar y adoptar un marco legal multilateral” para reestructurar deudas; luego la 69/247 sobre su implementación; en septiembre de 2015 la 69/319 que estableció los “Principios básicos para los procesos de reestructuración de deudas soberanas”, aprobada por 136 países con apenas seis negativas y 41 abstenciones.

Tras esos avances “la discusión ha perdido momentum”. Sugiere como causa que “mi país ha dejado de impulsar esta agenda” a partir de “una nueva concepción de la vinculación con el mundo, caracterizada por la aceptación pasiva de las reglas de juego impuestas por los grandes poderes internacionales”. La capitulación no afecta sólo a la Argentina pues “los efectos dañinos de las estrategias de los fondos buitres son extensivos a todas las futuras reestructuraciones”, ya que “desalientan la participación” al dar “el mensaje equivocado a los acreedores de buena fe de que eventualmente van a cobrar el 100% de sus créditos”. La decisión del gobierno de Macri fue una “victoria económica, política y diplomática” de los buitres, “con el consiguiente abandono de las condenas internacionales y el intento de perfeccionar los enfoques existentes para la reestructuración de deudas”. Es en este nuevo contexto que la ex presidenta le pide a Ban Ki-moon avanzar en la creación del “marco legal multilateral”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.