EL PAíS › RUBEN BERAJA AMPLIO SU DECLARACION INDAGATORIA EN EL JUICIO POR EL ENCUBRIMIENTO DEL ATENTADO A LA AMIA

La estrategia de la victimización

“Yo también soy una víctima”, dijo Beraja. Aseguró que Alberto Nisman hubiera sido un “testigo calificado” a su favor, aunque el fiscal fallecido fue uno de los que lo acusaron.

El ex presidente de la DAIA Rubén Beraja intentó ayer, en una extensa declaración, despegarse de la imputación de haber actuado en conjunto con el aparato político-judicial del menemismo en el desvío de la causa por el atentado a la AMIA. El dirigente comunitario le echó la culpa de la acusación a familiares de las víctimas, a un periodista de este diario, al fallecido abogado de Memoria Activa y a Cristina Fernández de Kirchner. Hasta exhibió un video del discurso del año pasado de la ex presidenta ante las Naciones Unidas para sostener que el expediente “se politizó”. El ex líder de la DAIA dijo que el fiscal Alberto Nisman hubiera sido un buen testigo a su favor, pero justamente Nisman fue uno de sus acusadores. Sobre el final, trató de refutar uno de los hechos más notorios en los 22 años transcurridos desde el atentado: El 18 de julio de 1997, cuando los familiares denunciaron al gobierno menemista porque no se estaba investigando, Beraja concurrió a la Casa Rosada a pedir disculpas por los dichos de los familiares. El dirigente sostuvo ahora que eso no fue cierto, pero otro líder de la comunidad judía, Oscar Hansman, dijo a la salida de la Rosada: “Vinimos a manifestar nuestra discrepancia con las ofensas realizadas al Presidente, a los ministros.”

Beraja está imputado por participar de las maniobras encubridoras que impidieron a familiares de las víctimas y a la sociedad conocer la verdad sobre el atentado y dar con los responsables. “Por momentos, me he sentido agraviado en lo afectivo porque percibo un monopolio del dolor”, empezó, en clara alusión a que no sólo los familiares de las víctimas tienen derecho a sufrir. Y siguió: “Los familiares no pueden monopolizar el dolor, yo también soy una víctima, un sobreviviente. Me considero sobreviviente de la tragedia y reclamo mi derecho a ser respetado”. El acusado relató que por tal sufrimiento tuvo que acudir a terapeutas a los que terminó abandonando porque, en sus palabras, “ni el psicólogo entendía el dolor”.

Beraja buscó fuertemente contradecir los dichos del periodista Raúl Kollmann, quien en su declaración testimonial, semanas atrás, había acusado al ex presidente de la DAIA de formar, junto al ex juez Juan José Galeano y a los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia “un conglomerado”. En su ampliación de indagatoria de ayer, Beraja intentó defenderse al decir que “se pretende construir una imagen deformada de mi persona con literatura periodística. Un personaje insensible con actitudes antisociales, propenso a enredarse en trámites burocráticos”.

Además, desmintió sin muchas pruebas que haya ido en 1997 a la Casa Rosada a pedir disculpas por los discursos de los familiares en el acto aniversario del atentado. “Nos citaron y fuimos a hablar con (el ex ministro del Interior Carlos Corach. Nunca pedimos disculpas pero cuando salimos, los medios pusieron eso en el zócalo. Fue una operación de prensa”, denunció, aunque hay un video donde Hansman admite que fueron a decir que no compartían las “ofensas” de los familiares de las víctimas.

Beraja utilizó en reiteradas ocasiones el argumento de que su imputación se debió a “la politización de la causa”. Para sustentar su afirmación, mencionó varias veces a Pablo Jacoby, abogado de Memoria Activa desde 1997 hasta su fallecimiento un mes atrás. Entre otras pruebas sobre su “política imputación”, mencionó el decreto 812/2005 firmado por el ex presidente Néstor Kirchner en el cual se reconoce la responsabilidad del Estado en la falta de seguridad, verdad y justicia en la causa AMIA. También presentó el video de la inauguración de las sesiones parlamentarias del 1 de marzo de 2015, discurso en el cual Cristina Fernández se refirió al imputado como “encubridor” y “vaciador de bancos”. A esa altura los presentes no daban crédito a lo que escuchaban: Beraja incorporó su procesamiento en la causa del vaciamiento del Banco Mayo, actualmente en instancia de juicio oral, en sus argumentos de defensa.

Antes, había declarado Roberto Dios, un abogado que estuvo a cargo de las grabaciones de la SIDE en el juzgado de Galeano y ahora trabaja como comerciante en Paraguay. “Vino personal de la SIDE a instalar las cámaras. Vi cómo lo hacían por curiosidad y, como sabía usarlo, me encargué”, afirmó sobre videos del juzgado. Entre las cuestiones que no recordó y que sí había mencionado en sus declaraciones previas, se encuentra su afirmación respecto a haberle mostrado a Beraja la grabación de la entrevista de Galeano a Carlos Telleldín del 1 de julio de 1996.

Compartir: 

Twitter
 

El retrato de Rubén Beraja realizado durante la audiencia de ayer.
Imagen: Gentileza Dibujos Urgentes en el juicio por encubrimiento del atentado a la AMIA.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.