EL PAíS › ENTREVISTA CON SILVIA TOLCHINSKY SOBRE SU CAUTIVERIO EN PASO DE LOS LIBRES

“Ellos tenían decenas de fotos de militantes”

Es testigo clave en la causa de la contraofensiva. Aquí cuenta sobre su detención en Paso de los Libres, el lugar donde estuvo durante la dictadura el ex jefe de Gendarmería.

 Por Victoria Ginzberg

Silvia Tolchinsky estuvo secuestrada en Paso de los Libres entre julio de 1981 y marzo de 1982. Llegó allí después de pasar por dos centros clandestinos en Mendoza y tres quintas de la zona de Campo de Mayo. A la frontera fue llevada por el Turco Julián con el objetivo de obligarla a reconocer a militantes que intentaran reingresar al país. Mientras ella estuvo ahí, nadie fue detenido, pero su testimonio da cuenta de los operativos que se montaban en el puente para secuestrar a personas. Por esos hechos fue relevado el ex jefe de Gendarmería Pedro Pasteris.
Tolchinsky estuvo desaparecida durante más de dos años. Fue secuestrada en el paso fronterizo Las Cuevas, en Mendoza, cuando intentaba regresar a Argentina. Después fue llevada a una serie de quintas situadas en las inmediaciones de Campo de Mayo. Allí vio a Lorenzo Viñas y pudo escuchar los gritos bajo tortura de quien cree era el padre Jorge Adur, quienes habían sido secuestrados en junio de 1980 en Uruguayana. Ese dato la convirtió en testigo clave de la causa en la que se investigan estos secuestros, junto con los de una veintena de militantes montoneros que intentaron volver al país en el marco de la contraofensiva.
Desde que huyó de Buenos Aires en medio de su “libertad vigilada”, vive en Barcelona, donde convive con Claudio Gustavo Scagliuzzi, quien fue personal de inteligencia del Ejército y que estuvo imputado –hoy está desprocesado– en el mismo expediente judicial del que Tolchinsky es testigo principal. Como en otra entrevista realizada por Página/12 hace dos años, Tolchinsky reconoce que es una relación difícil de explicar y de entender pero explica que es él quien se pasó de vereda, y no al contrario. Y le cree cuando su esposo le dice que no estuvo involucrado en secuestros o torturas.
Luego del relevamiento del jefe de Gendarmería, el relato de Tolchinsky recobra actualidad. Aunque la mujer no vio a Pasteris ni presenció ningún operativo en el puente, su caso ejemplifica la metodología utilizada por los represores. Aquí se explaya sobre su paso obligado por la frontera.
–¿Qué recuerda de su detención en Paso de los Libres?
–Estuve en una casa en la calle Brasil, a dos cuadras de la calle principal. El único detenido que sé que estuvo ahí fue Héctor Archetti. Era una casa pequeña, tenía un patiecito atrás y daba a la vereda. Al puente me llevaban todos los días en coche, pero no era muy lejos. Allí estábamos en una oficina, que era una habitación chica y con una mesa y dos sillas. Yo estaba sentada en una de las sillas, había un álbum con fotos de decenas de militantes y había una maquinita cuadrada con una luz azul que decían que detectaba los documentos falsos. Desde ahí se veía a los que entraban al país. Miraba por una mirilla o por una persiana que estaba un poco levantada, no recuerdo bien.
–Ahora se sabe que hubo un centro clandestino en la zona al que llamaban La Polaca, ¿pudo haber estado ahí?
–No creo. Yo estuve en una casa en el centro. A La Polaca la describen como una chacra.
–¿No supo si en la zona había otro centro de detención?
–No.
–Mientras estaba en Migraciones, ¿estaba todo el día sola?
–Siempre con un custodio o con las carceleras o el carcelero. Prácticamente todos los vecinos sabían que yo era una detenida y también el personas de Migraciones.
–¿Vio a Pasteris?
–Vi las fotos pero no lo reconozco. Para mí, el jefe era Antonio Herminio Simón (jefe del destacamento de Inteligencia 123 de Paso de los Libres), que está preso en la causa de la contraofensiva.
–Pero los que estaban en el Puente debían saber qué ocurría.
–No sé qué pasaba fuera de esa oficina. Mi ángulo de visión era muy estrecho. Ellos hacían parar el autobús en la ventana. Y además, sólo se veía a los que entraban al país. Paso de los Libres tenía, por lo menos en ese momento, dos calles, y en el medio estaban las dependencias de migraciones. Yo estaba en un lateral, no veía lo que pasaba en la otra calle, donde estaban los que salían del país. Cuando entraban los autobuses, los empleados de migraciones los hacían parar ahí y te traían los documentos de la gente.
–¿Ellos le llevaban los documentos?
–Ellos no entraban. Los del destacamento 123 estaban afuera y recibían los documentos y los traían. Adentro estaban los del Batallón 601, el Turco Julián.
–Mientras estuvo allí, ¿hubo algún operativo en la frontera?
–No, no se secuestró a nadie. No sólo por marcar o no marcar, sino tampoco porque ellos descubrieran algo. Pero la sensación que me da cuando se habla de “marcadores” es que los represores han logrado imponer en el lenguaje los significantes que usaban para designarnos. Estos significantes disfrazan el delito y además nos transfieren la responsabilidad a nosotros. Parece que ellos no eran los que secuestraban, eran “los marcadores”. Nosotros no lo elegíamos, a mí no me dieron para elegir. Es el traslado de la culpa y del acto. Este lenguaje encubre, me hace pensar en la desaparición de la víctima, como el “algo habrán hecho”. Ahora nos vuelven a nombrar como “marcadores” o “paquetes”.
–¿Cree que en su caso es especial por su relación con una persona que fue personal de inteligencia?
–Claro. Supongo que eso lo facilita. Pero creo que no es tanto por mi relación con Gustavo sino que no me pasé del otro lado y que él se movió de su lugar.
–En Campo de Mayo usted vio a Viñas, que había sido secuestrado en esa frontera. ¿El le contó cómo había sido su detención?
–No. Cuando lo vi hacía tres o cuatro meses que estaba preso y lo vi un ratito. Hablamos de la nena, me mostró la foto de su hija, pero del secuestro no hablamos. Después, el día que lo “trasladaron”, lo pusieron frente a la puerta y me saludó, pero nada más.

Compartir: 

Twitter
 

Silvia Tolchinsky estuvo ocho meses en Paso de los Libres.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.