EL PAIS › PANDO VERSUS LAS CHICAS “RIGHT”

La interna de las chicas

Las esposas, hijas y novias de militares que reivindican el terrorismo de Estado tuvieron que suspender su acto esta semana por peleas internas. El eje de la crisis es Cecilia Pando, a la que ven mediática y dura de más.

 Por Nora Veiras

“Las chicas se empiezan a pelear”, comenta, irónica, una crítica observadora del grupo de esposas, hijas y (ex) novias de militares que participaron y/o siguen reivindicando el terrorismo de Estado. Dentro de la Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos de Argentina, el excesivo protagonismo de Cecilia Pando y su crítica frontal al presidente Néstor Kirchner parecen empezar a hacer cosquillas a María Pía Schwab y su grupo. Creen que por ese camino se perderá la posibilidad de generar “solidaridades”. El debate también alcanza a otra de las ONG ad hoc, la Asociación Argentina por la Memoria Completa, que lidera una ex novia del degradado marino Alfredo Astiz, la bailaora Karina Mujica. El martes pasado, ambas asociaciones suspendieron el acto convocado bajo la consigna “No al resentimiento montonero. Defendamos a quienes arriesgaron su carrera para rendir un justo homenaje a las víctimas del terrorismo subversivo”, en apoyo a los uniformados sancionados por participar el 24 de mayo del mitin de plaza San Martín. El paréntesis, a la espera de la confirmación de mayores castigos, lo están usando para redefinir la estrategia. Está claro que las discrepancias son de forma, el fondo ultramontano las iguala sin matices.

Pando es la más mediática de las treinteañeras que logró notoriedad por su airosa defensa del obispo castrense Antonio Baseotto y su desenfadada crítica a la política de derechos humanos oficial. La semana en la que las Abuelas de Plaza de Mayo recuperaron la identidad de otro nieta –ya encontraron a ochenta y tres–, Pando siguió cuestionando la existencia de desaparecidos y relatizando el robo de bebés. Por no haberse diferenciado de esos dichos, en diciembre fue pasado a retiro su esposo, el mayor Rafael Mercado. El castigo castrense, en rigor, le vino bien a la prolífica madre de siete hijos. Consiguió conchabo como asesora del bloque de Luis Abelardo Patti, donde en estos días focaliza su hiperactividad en la oposición a la nueva norma que, la semana próxima, avanzará sobre la ampliación de métodos anticonceptivos quirúrgicos. También la habría cobijado la fundación de Bernardo Neustadt, que le entregaría un subsidio mensual en el marco del programa de formación de nuevos dirigentes. Hay que reconocer que el Tío Berny siempre fue un talento para detectar “talentos”.

La familia

La familia del teniente coronel retirado Héctor Mario Schwab amparó a Pando-Mercado desde un comienzo. Schwab goza de libertad en el país y hace buenos negocios con su agencia de investigaciones y seguridad Scanner SA –puestas a nombre de su mujer Ada María Palermo y su hija– pero tiene pendiente un pedido de captura internacional por terrorismo de Estado librado por el juez español Baltasar Garzón. En Scanner le dieron un primer empleo a Mercado y Pando da como domicilio legal un departamento en el octavo piso de Florida 868, que también pertenece a esa firma.

María Pía Schwab fundó con Pando la asociación que define como “presos políticos” a los represores detenidos por delitos de lesa humanidad y fue una de las convocantes al acto del 24 de mayo en plaza San Martín. El homenaje a los “muertos por la subversión” que trocó en defensa del terrorismo de Estado y provocó el sumario de seis generales, coroneles y tenientes coroneles retirados y la detención de otros seis en actividad. El más vehemente crítico frente a los micrófonos fue el general Juan Miguel Angel Giuliano, líder de la Unión de Promociones que representa a los retirados de esa fuerza. Casualmente, Schwab es el secretario general de esa organización como presidente de la Promoción 100. El hombre acostumbra a hacer homenajes a los “muertos por la subversión” en el Círculo Militar, el último lo realizó en octubre, donde asistió y habló, entre otros, el fallecido jefe de la fuerza Ricardo Brinzoni. En la plaza San Martín se mantuvo en la retaguardia, y si bien sus acólitos hicieron circular un mail en el que defienden el derecho de los retirados de vestirse de militares en esos actos –hasta recuerdan que Perón usó uniforme para hablar desde el balcón de la Casa de Gobierno–, Schwab apela al más discreto traje de civil.

De impecable traje circula por el séptimo piso de los tribunales de la calle Talcahuano cuando merodea para averiguar el estado de la causa por extorsión en la que está imputado a raíz de una denuncia de empleados tercerizados de la ex Movicom y actual Movistar. Schwab aprendió sus “persuasivos métodos” como lugarteniente de Antonio Domingo Bussi, y según está investigando el juez de Instrucción Ignacio Belderrain, habría seguido utilizando esos saberes en Scanner –contratado por la telefónica– para convencer a ex empleados de la necesidad de desistir de las denuncias contra la empresa. Amenazas, persecuciones, pinchadura de teléfonos y tareas de inteligencia fueron detalladas por la larga lista de testigos en la causa que se inició en el 2001 y que Página/12 difundió hace un mes. El juez dictó la falta de mérito para Schwab, Angel Esainz y Hugo Saavedra, los otros dos integrantes del grupo disuasivo, pero la Cámara del Crimen le ordenó a Belderrain reabrir la investigación.

Como todo tiene que ver con todo, Roberto Durrieu, el ex subsecretario de Justicia de Jorge Rafael Videla y presidente del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, asumió ahora la defensa directa de Schwab. El teniente coronel declaró en la causa que Scanner hacía trabajos para el estudio de Durrieu y fue por ese antecedente que lo contrató Movicom. El año pasado la empresa pasó de manos de la estadounidense Bellsouth a Telefónica de España, que habría desembolsado seis mil millones de dólares por la operación. En el paquete también compró los juicios pendientes, entre ellos el de Schwab. Paradójicamente, un juez español pidió la captura internacional del represor y una empresa del estado español, ahora Movistar, tiene que defender su contratación, una decisión autorizada en su momento por el gerente de Asuntos Legales de Movicom, Luis Federico Kenny. En Madrid, las impensables derivaciones de la causa llegaron ya a oídos del secretario general y asesor jurídico de Telefónica Móviles, Antonio Hornedo Muguiro.

Más vínculos

Aunque militan en organizaciones distintas, Pía Schwab y Karina Mujica se conocen de distintas andanzas. Las dos comparten sus buenas relaciones con oficiales de Inteligencia de la Marina y sus críticas a la revisión del terrorismo de Estado. En una entrevista con la revista Veintitrés, Mujica dijo la semana pasada que “Alfredo Astiz es un chivo expiatorio, jamás fue condenado por la Justicia argentina por su actuación militar y vive en prisión virtualmente perpetua sin sentencia alguna” y abundó en que “Kirchner tiene como política de Estado la revancha y el rencor, eufemísticamente llamada ‘política de derechos humanos’”.

Las chicas esperan ahora que la justicia militar avance con los sumarios contra los retirados y los oficiales en actividad sancionados. En el Ejército aseguran que estos sectores son absolutamente irrepresentativos de la fuerza y confiesan su “desazón” porque Kirchner al decir “no les tengo miedo” en la ceremonia del Día del Ejército en el Colegio Militar no explicitó esa diferencia. “Podría haber dicho no les tengo miedo porque sé que todos ustedes me acompañan y sé que defienden la democracia y eso hubiese sido justo”, se quejaba un alto oficial el viernes. Horas después, la ministra de Defensa, Nilda Garré, y el jefe de esa arma, Roberto Bendini, pronunciaron discursos orientados en ese sentido. La expectativa está puesta en los nuevos movimientos de estas mujeres que se empiezan a disputar el protagonismo de un sector marginal que pugna por sumar voluntades a contramano de la historia y la justicia.

Compartir: 

Twitter
 

Pando, en una de sus marchas de remera y banderita.
Imagen: Enrique Garcia Medina
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.