DEPORTES › UNA ENCUESTA MIDE LAS ACTITUDES ARGENTINAS HACIA EL FUTBOL

Pasión, optimismo y odios

Al setenta por ciento de las mujeres no le interesa y a la mitad de la población, tampoco. Un 60 por ciento cree que Argentina gana, y si no, no quiere a ingleses o brasileños.

 Por Raúl Kollmann

El fútbol avanza como fenómeno en toda la sociedad, pero a siete de cada diez mujeres les interesa poco y nada, y para la mitad de la población el Mundial de Alemania produce un distanciamiento en las parejas. Desde el punto de vista deportivo, el optimismo es notorio: el 60 por ciento cree que Argentina llega a la final y tres de cada diez pronostican que será campeón. Los argentinos mencionan tres países que no quieren que ganen el mundial: Inglaterra, Brasil y Estados Unidos, en ese orden. Y si Argentina no sale campeón, una parte quiere que la copa se la lleve cualquier equipo sudamericano y otros verían muy bien que el campeón fuera un africano.

Más allá de la pelota, los argentinos creen que hoy el fútbol no tiene capacidad para tapar problemas, aunque sostienen que históricamente los políticos han intentado usar la pelota a su favor. Las conclusiones surgen de una encuesta realizada especialmente para Página/12 por la consultora Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM), que lidera Enrique Zuleta Puceiro. En total fueron entrevistadas 1100 personas de todo el país, respetándose las proporciones por edad, sexo, nivel económico-social y lugar de residencia. El trabajo abarcó la Capital Federal, el Gran Buenos Aires, varias ciudades del interior del país, incluso de menos de 50.000 habitantes. La coordinación estuvo a cargo de Julián Lisa e Isidro Adúriz. “Para el argentino medio, ya no existe una identificación entre los resultados del fútbol y la potencia o la autoestima del país –afirma Zuleta–. Es más, la mitad de los consultados sostuvo que es poco o nada importante que Argentina salga campeón mundial, mientras que la otra mitad afirma que es muy o algo importante. Parece no haber drama como antes, o al menos el ciudadano común no quiere que el encuestador que lo entrevista lo vea como un loco por la pelota. Hubo épocas en que, por ejemplo, el régimen nazi, los equipos españoles, la dictadura argentina, Mussolini en Italia, aparecían muy mezclados con el deporte. Ya el fútbol ha perdido esa capacidad de movilización política de masas.”

Para Zuleta, “ese fenómeno de distancia con el fútbol es muy marcado en las mujeres y, aunque la inmensa mayoría dice que va a ver los partidos de Argentina en el Mundial, al mismo tiempo considera que no es importante y que Alemania 2006 va a traer más frialdad en las parejas. A la gran mayoría les parece interesante y aceptan, por ejemplo, que les permitan a sus hijos ver los partidos en la escuela (57 por ciento), pero no tienen la pasión que yo me esperaba por las publicidades del Mundial, ya que el 57 por ciento dice que no son más entretenidas que las publicidades habituales”.

En lo deportivo, la encuesta refleja que el enemigo tradicional, Inglaterra, es el que no se quiere ver campeón, seguido muy de cerca por Brasil, por la fuerte rivalidad que existe. “En la encuesta se ve en forma marcada que lo brasileño les gusta a los porteños, su música, sus mujeres, tal vez las playas, pero en el interior lo ven como un competidor que no les gustaría para nada que saliera campeón. El tercero en la lista de los menos deseados es obvio: Estados Unidos”, razona Zuleta.

“Hoy el fútbol es interés, tal vez pasión, pero no opio de los pueblos”, concluye Zuleta. “El ciudadano común percibe el negocio y que el jugador ya no es una persona del montón. Se trata de personas ricas, mezcladas con modelos y vedettes, y una enorme exhibición televisiva.”

Compartir: 

Twitter
 

Un fenómeno claro en la encuesta es que el fútbol moviliza, pero no se mezcla con la política.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.