EL PAíS › NUEVOS PROYECTOS PARA CERRAR VIEJAS HERIDAS

Un banco que incluya a todos

 Por Raúl Dellatorre

De un lado aparecía el impulso dado por propuestas de una audacia hasta ahora desconocida en el ámbito del Mercosur, como la creación de un banco de desarrollo regional, la emisión de un título de deuda multinacional independiente de tutorías de organismos internacionales o la búsqueda de consensos para elevar planteos conjuntos ante la próxima asamblea del FMI. Desde otro lado, aparecían los reflejos de viejos problemas de arrastre de un bloque comercial pensado más en beneficio de las multinacionales, cuyas inversiones se quería atraer, que en función del bienestar de los pueblos. Ambas posturas quedaron reflejadas, y confrontadas, en la Reunión de Ministros de Economía y Presidentes de Bancos Centrales del Mercosur y Estados asociados, celebrada por la mañana en el Predio Ferial de Córdoba.

Danilo Astori, ministro de Economía de Uruguay, le puso un toque de atención al encuentro cuando insistió con su interés en procurar acuerdos comerciales bilaterales con otros países, por afuera del Mercosur. La manifestación de esta postura provocó más disgusto que debate, ya que no fue presentado como un pedido de autorización para hacerlo, sino como un comentario al pasar, cuando aún Felisa Miceli no ocupaba la cabecera del salón. El tono de provocación utilizado por Astori debió ser corregido, con diplomacia pero con contundencia, por el canciller Reynaldo Gargano.

El estiletazo no alcanzó para desviar el eje de las propuestas, a esa altura manejadas casi en forma exclusiva por Miceli y su par brasileño, Guido Mantega. La batería de propuestas que trajeron los dos socios fuertes históricos iban desde el diseño del Banco de Desarrollo del Mercosur, hasta la propuesta de consensuar una postura común ante la próxima asamblea del FMI, en septiembre en Singapur. Argentina y Venezuela también invitaron a los otros tres miembros plenos del Mercosur a participar del lanzamiento del bono del sur o título de deuda multilateral, que a principios de mes anunciaran ambos países en Caracas.

La demanda de los socios menores por la falta de atención a las asimetrías que los perjudican también tuvo respuesta, al convocarse a una futura reunión para tratar específicamente la cuestión en 30 o 60 días. Para entonces, se les solicitó a Uruguay y Paraguay que elevaran un punteo con “los problemas concretos” que perciben. “Es una forma de decir que nos pongamos a trabajar de una vez y ponerles punto final a las amenazas”, tradujo uno de los negociadores argentinos.

La propuesta de creación del banco del Mercosur va tomando fuerza. Argentina le agregó ayer el condimento de ofrecerse como futura sede de la entidad. La posibilidad de que los países de la región coloquen parte de sus reservas internacionales en la nueva entidad, para que éste convierta ese capital en instrumentos de deuda de los países miembro, entusiasma a los convocados. La delegación venezolana echó a correr la idea de que su país podría invitar a los miembros de la OPEP (exportadores de petróleo) a que inviertan en el nuevo banco, “ahora que están retirando activos de las entidades de Europa y Estados Unidos por temor a embargos”.

El lunes, Mantega viajará a Buenos Aires para seguir analizando la factibilidad del proyecto con Miceli, entre otros temas de agenda. Si Brasil se suma, el proyecto banco de desarrollo ya contará con el núcleo fuerte que lo impulse. Será el momento de prepararse de los embates en contra que, sin duda, vendrán.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.