EL PAíS › COLETAZOS DEL DESPLAZAMIENTO DE D’ELIA

Palabras cruzadas en la CTA

 Por Diego Schurman

El desplazamiento de Luis D’Elía de la conducción de la CTA abrió un fuerte debate en el seno de esa central alternativa. Néstor Piccone, miembro fundador de la organización y compañero del piquetero en la Federación de Tierra y Vivienda, consideró que la medida es “discriminatoria” y que contradice los principios que supo enarbolar Víctor De Gennaro como secretario general.

“Después de tantos años es una lástima que repitamos lo que hacen algunos sectores progresistas de no integrar a los que piensan diferente. En los ’90, la CTA abrió las puertas a los desocupados y el máximo referente de ellos fue D’Elía. Ahora resulta que no puede estar por pensar diferente. Y lo vetan”, se quejó Piccone.

D’Elía ostentaba una secretaría social y era el tercero en jerarquía en la conducción de la CTA. En la Lista Germán Abdala, que se terminó de confeccionar esta semana para renovar las autoridades de la central, al piquetero y subsecretario de Tierras para el Hábitat Social no le asignaron ni siquiera una vocalía.

Hugo Yasky, el hombre designado para reemplazar a De Gennaro al frente de la CTA, aseguró que la decisión, lejos de tratarse de un tema personal con el funcionario kirchnerista, se tomó para mantener el principio de autonomía de la central sindical.

“No hay discriminación. No se trata de un juicio de valor respecto a D’Elía, ni siquiera un juicio de valor respecto del Gobierno: simplemente queremos mantener la autonomía. La FTV puede tener un cargo en la CTA, el que no puede es D’Elía”, señaló a Página/12.

En rigor, D’Elía dejó el jueves la conducción, enojado por considerarse “marginado” de la nueva lista de candidatos. Pero hasta entonces mantenía su cargo y nadie lo había conminado a dejarlo, pese a que hace meses que ocupa un lugar en el Gobierno.

Piccone, quien fue por una década secretario de prensa de CTA y hoy es coordinador del sistema nacional de medios públicos, recordó que en la central conviven dirigentes que comulgan con el Gobierno, con el ARI, y otros que años atrás supieron estrechar vínculos con la Alianza, y que, sin embargo, nunca se había producido un hecho similar.

En efecto, hay representantes de la CTA en el Poder Legislativo alineados con el kirchnerismo, como Edgardo De Petri, o con el ARI, como Martha Maffei, pero antes de D’Elía nunca hubo representantes en el Ejecutivo.

“De Gennaro dijo ‘es D’Elía o yo’ en un gesto de intolerancia que contradice toda su historia”, detalló Piccone.

–De Gennaro no es una persona con ese afán de protagonismo que usted recalca –señaló este diario.

–...salvo que Víctor tenga un proyecto político incompatible con lo que estamos haciendo desde el kirchnerismo –respondió.

Aludió así al nuevo rol que tendría De Gennaro cuando deje la conducción de la CTA para incorporarse a la Secretaría de Relaciones Institucionales. Desde allí, según admitieron extraoficialmente en la central, trabajaría en el armado de un movimiento político.

De Gennaro nunca aceptó propuestas que le acercaron para convertirse en candidato del Gobierno. Más aún: fue muy crítico con Néstor Kirchner por su negativa a otorgarle la personería gremial a la CTA. Sí, en cambio, participó del Encuentro de Rosario, un espacio que reunió a religiosos, radicales, socialistas, y de la Federación Agraria, entre otros.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.