EL PAíS

La CGT reclama que se investigue “hasta las últimas consecuencias”

El líder del sindicato de los taxistas confirmó que harán una presentación judicial sobre los incidentes de San Vicente. También respaldó a Moyano. Lo mismo hizo el dirigente del gremio de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri. Barrionuevo lo criticó.

Si tuviera que definir las reacciones, las declaraciones, las idas y vueltas que siguieron a la batalla campal que rodearon el segundo entierro de Juan Domingo Perón, el cantautor Joan Manuel Serrat no tendría dudas. Diría que para los organizadores “la culpa es de otros cuando algo les sale mal”. El taxista Omar Viviani estuvo cerca de darle la razón al catalán. Confirmó ayer que la central sindical hará “una presentación judicial para que se investiguen los incidentes –ocurridos en la Quinta de San Vicente– hasta las últimas consecuencias”.

El taxista aseguró que junto al escrito judicial aportarán “todos los elementos” de que disponen. Entre ellos, dijo, los videos registrados por las cámaras de filmación de los gremios. El sindicalista, que había acompañado la cureña con los restos de Perón en su peregrinaje por las autopistas urbanas y los senderos del Gran Buenos Aires, no dudó en despegar a la CGT del enfrentamiento. “Ningún dirigente sindical puede llevar sus disputas con otros dirigentes sindicales a un enfrentamiento armado”, sostuvo. Por ello concluyó que la violencia la llevaron adelante “vándalos pagados”. No dijo por quién o quienes, pero el planteo se inscribe en la teoría de los infiltrados. Una cuota de conspiración era el condimento que faltaba. “Los hechos bochornosos de violencia tienen un trasfondo político. Hay autores materiales e intelectuales”, aseguró. Por las dudas, Viviani desmintió haberle pedido al Ministerio de Seguridad bonaerense que retirara a los efectivos policiales del interior de la quinta. “Nunca pedí que no hubiera policía, no hablé nunca con León Arslanian porque estaba comprometida la presencia del presidente Néstor Kirchner”, sostuvo Viviani.

El titular de los taxistas aprovechó también para respaldar al camionero Hugo Moyano como líder de la central obrera. “Aunque algunos creen que éste es el certificado de defunción del compañero Hugo Moyano, él es el conductor natural de la CGT. El compañero Moyano va a seguir”, dijo. El camionero ayer sumó otros respaldos. Entre ellos, el que provino del secretario adjunto de la central, el dirigente del gremio de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, cuyo nombre sonaba entre los posibles sucesores de Moyano. “Desmiento y descarto cualquier hecho que perturbe el normal funcionamiento de la Confederación General del Trabajo”, dijo Lingeri al desmentir las versiones. El titular del Smata, José Rodríguez, también respaldó a Moyano. La nota la dio el gastronómico Luis Barrionuevo, que le pidió al camionero “pagar los errores ya que el hombre que disparó el arma está ligado al Sindicato de Camioneros, y los errores en eventos de esta naturaleza no tienen perdón de Dios”, dijo.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de los taxistas, Omar Viviani, junto a Juan Manuel Palacios y Hugo Moyano.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.