EL PAíS › ANIBAL FERNANDEZ Y LOS INCIDENTES DE LA QUINTA

Polémica por la seguridad

Los incidentes de San Vicente y las responsabilidades sobre la seguridad del acto siguen generando rispideces entre funcionarios del oficialismo. Esta vez fueron el ministro del Interior, Aníbal Fernández, y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, los que se trenzaron en un entredicho que luego quedó en un supuesto malentendido.

En su primera aparición pública después de la accidentada ceremonia, el ministro Aníbal Fernández aseguró que no tenía responsabilidad sobre la pelea de San Vicente porque su cartera sólo debía garantizar la custodia del traslado del féretro y la cureña que llevaba los restos mortales de Perón desde el cementerio de la Chacarita hasta la quinta 17 de Octubre en la localidad bonaerense de San Vicente.

“No nos hemos hecho cargo porque no nos corresponde. El poder de policía local les pertenece a los gobiernos locales”, señaló por la mañana en declaraciones a Radio América, y agregó que dentro del predio las tareas de resguardo le correspondían al gobierno provincial, ya que “la Ley de Seguridad Interior establece que para que el Estado nacional actúe en jurisdicción de una provincia, tiene que haber autorización expresa y un comité específico”.

Unas horas más tarde el gobernador Solá salió a responder esas acusaciones después de un acto en el que inauguró las instalaciones de una Unidad Sanitaria en la localidad de Ensenada. Consultado por la prensa acerca de los dichos del ministro, señaló que no se sentía responsable por no haber evitado los desmanes que protagonizaron sectores de los gremios de camioneros y de la construcción, y que no hablaría más del episodio.

“Resulta que tenemos que bancarnos a los patoteros porque son parte del paisaje y yo digo: un carajo nos vamos a bancar a los patoteros”, señaló enfáticamente el gobernador. Solá agregó: “Vamos a ir uno por uno contra ellos, vamos a denunciar a los violentos para que el pueblo tenga derecho a ser dueño de sus actos políticos cuando quiere homenajear a uno de los líderes más importantes de Latinoamérica”.

Los dichos de uno y otro fueron leídos como parte de la interna kirchnerista, máxime cuando Fernández es uno de los que aspira a ocupar el lugar de Solá en la gobernación. Al promediar la tarde, fuentes oficiales bajaron el tono de la polémica señalando que los destinatarios de los dichos del ministro eran los dirigentes de la oposición, en especial los radicales, quienes le habían pedido explicaciones a Fernández por los incidentes.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro de Interior y el gobernador bonaerense.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.