EL PAíS › GUILLERMO SUAREZ MASON Y EL TURCO JULIAN FUERON INTERROGADOS

Quedó detenido el dictador Galtieri

En la causa que investiga el secuestro y la desaparición de los militantes montoneros que participaron de la llamada “contraofensiva”, quedaron presos Leopoldo Fortunato Galtieri y otros cuarenta civiles y militares. Los familiares de las víctimas mostraron su satisfacción por la medida del juez Bonadío.

 Por Victoria Ginzberg

El dictador eligió entregarse en el Regimiento de Granaderos a Caballo. Leopoldo Fortunato Galtieri entró en la guarnición militar y quedó formalmente detenido e incomunicado. El juez federal Claudio Bonadío ordenó su arresto y el de otros 41 represores el miércoles en la causa en la que investiga los secuestros, torturas y homicidios de militantes montoneros a fines de 1979 y principios de 1980. El magistrado indagó ayer a dos acusados: el ex general Carlos Guillermo Suárez Mason, quien perdió por ahora el beneficio de prisión domiciliaria y fue trasladado a la sede de Gendarmería de Campo de Mayo, y a Julio Simón, conocido como El Turco Julián.
Pese al hermetismo con el que el juzgado está llevando la investigación, trascendió que hasta ayer por la noche todos los imputados, a excepción de dos personas, estaban a disposición del magistrado. Los militares optaron, como Galtieri, en presentarse en los regimientos. Los que faltan serían dos oficiales que viven en el interior, uno en Córdoba –presumiblemente José Santiago Hoya– y otro en Formosa. Galtieri esperará ahora su turno de ser interrogado. Estará acompañado por el general Jorge Olivera Rovere, quien también está en Granaderos a Caballo, en Palermo.
Bonadío comenzó a interrogar a los acusados. Y empezó por dos que ya están presos en diferentes causas por robo de bebés. Suárez Mason, que está procesado por el plan sistemático para apropiarse de hijos de desaparecidos, perdió luego de presentarse ante Bonadío la posibilidad de estar encerrado en su domicilio. El juez ordenó que fuese llevado a Campo de Mayo. Su defensor oficial –que tuvo que cambiar porque la primera se negó a representarlo (ver aparte)– se opuso a esa medida con el argumento de que el represor necesita concurrir tres veces por semana al hospital debido a que está bajo un tratamiento médico.
“Jamás torturé a nadie”, aseguró Simón, conocido por sus víctimas como el Turco Julián, durante la declaración que dio ante Bonadío. Existen numerosas pruebas que contradicen esta afirmación. Testimonios de sobrevivientes describen con detalles la crueldad del torturador, quien además se ensañaba con los prisioneros de origen judío. Pero basta lo que el mismo Simón declaró ante las cámaras de televisión: “Usted me preguntó en qué forma interrogábamos a la persona. De acuerdo a la premura, a la hora en que caía, se aceleraba el interrogatorio. Por ejemplo, si caía a las dos de la tarde, se tenía que acelerar el interrogatorio, porque podía tener una cita en una hora y media, y para no perder esa cita había que acelerar el interrogatorio mediante la tortura, el shock eléctrico”, admitió.
Simón se limitó a reconocer haber estado en el centro de detención clandestino conocido como “El Olimpo” y haber “presenciado” un “tiroteo” entre policías y montoneros en la calle Belén, en el barrio de Floresta. Mencionó a una joven de nombre Silvia a quien se le encomendó custodiar. Se trataría de Silvia Tolchinsky, quien estuvo secuestrada en una quinta cercana a Campo de Mayo y vio allí a algunos de los detenidos que habían sido apresados en Brasil a principios de 1980, cuando intentaban volver al país como parte de la “contraofensiva” de la agrupación Montoneros.
Simón aparece doblemente vinculado en esta causa, ya que además de haber tenido contacto con los desaparecidos de 1980 que estuvieron en Campo de Mayo, también estuvo destinado al Regimiento de Infantería de Paso de Los Libres, uno de los pasos fronterizos donde fueron detenidos Lorenzo Ismael Viñas y el padre Jorge Adur. Ambos fueron apresados del lado brasileño, en Uruguayana. De hecho, con la llegada de la democracia y ante las numerosas denuncias que lo señalaban como secuestrador y torturador, se refugió en Brasil, donde trabajó como guardaespaldas del manosanta Garrincha.
Después de su indagatoria, el Turco Julián fue trasladado al penal de Marcos Paz, donde está arrestado por su responsabilidad en la apropiación, ocultamiento y supresión de identidad de la menor Claudia Poblete, ytorturas y homicidio de sus padres José Liborio Poblete y Gertrudis Hlaczik.
Hoy, Bonadío seguirá interrogando a los detenidos. Tiene previsto escuchar a Juan Antonio Del Cerro (a) “Colores” –detenido en la misma causa que Simón– en el hospital en el que está internado. No trascendió cuándo será interrogado Galtieri, aunque fuentes judiciales explicaron que el magistrado dispone de tiempo, ya que esta causa tramita con el código viejo que permite prolongar los días en los que un detenido puede estar en esa situación sin que se le tome declaración.
En el Juicio a las Juntas, Galtieri fue acusado por el fiscal Julio César Strassera y fue condenado a doce años de prisión, pero el indulto del ex presidente Carlos Menem lo salvó. Necesitó esa ayuda una vez más para zafarse de la investigación por la Guerra de Malvinas.
Mientras la causa avanza, los familiares de las víctimas se sumaron a la satisfacción de Claudia Alegrini –viuda de Viñas– y su abogado Ricardo Monner Sans. Edgardo Binstock, esposo de Mónica Pinus, y Cristina Zucker, hermana de Ricardo Zucker, manifestaron su confianza en el equipo judicial que lleva adelante el caso. “Estamos contentos. La medida demuestra el interés en la causa”, afirmó Zucker.

Compartir: 

Twitter
 

El dictador Leopoldo Fortunato Galtieri se mostró sonriente en el Día del Ejército.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.