SOCIEDAD

La chica que salió del shopping y terminó con un balazo en la cabeza

Tenía 21 años y era empleada en el Soleil de San Isidro. El viernes pasado salió de trabajar, pero el sábado a la mañana apareció baleada en Ingeniero Maschwitz. En un principio se creyó que era un secuestro, aunque ahora la hipótesis es la del robo.

 Por Horacio Cecchi

Sandra Robledo, de 21 años, empleada en el shopping Soleil del barrio La Horqueta, San Isidro, apareció con un balazo en la cabeza en un potrero ubicado en el límite entre Garín e Ingeniero Maschwitz, a 20 cuadras de su casa. La joven desapareció el viernes pasado por la noche –la vieron por última vez en la parada del colectivo que la llevaba a su vivienda–, y fue hallada por un vecino, el sábado por la mañana. Fue trasladada en coma 4 a una clínica de Belgrano, donde anoche presentaba una leve mejoría. Nadie sabe si llegó a tomar el colectivo, ni dónde fue baleada. Entre los investigadores, después de analizar la posibilidad de un caso pasional, la hipótesis más firme es la del robo, teniendo en cuenta que le habían quitado la campera y la cartera. De todos modos, los investigadores reconocen que, por el momento, la falta de testimonios no permite trabajar sobre una pista concreta.
La joven había sido contratada no hace mucho tiempo en una casa de productos regionales cordobeses, en un local del shopping Soleil Carrefour, de Boulogne. Habitualmente, a la salida del trabajo, su jefe la llevaba en su auto hasta la casa, en Manuel Alberti. Pero el viernes pasado, como debía dirigirse a otro local, también de su propiedad, en Morón, la acompañó hasta la parada de la línea 60, ubicada en el cruce de Camino Real Morón y Ruta Panamericana.
Según su testimonio, la dejó en la parada alrededor de las diez de la noche. “No se quedó a esperar que llegara el colectivo –señaló una fuente judicial a este diario–, por lo que no pudimos saber si llegó a tomarlo o no.” La joven había combinado con su padre que la esperara en la parada de Maschwitz, pero al pasar las horas, el padre presentó una denuncia en la comisaría local. La policía inició la búsqueda, pero recién al día siguiente fue hallada, baleada, en una canchita de fútbol ubicada junto al arroyo Garín, en el límite entre la localidad de ese nombre y Maschwitz.
“Estimamos que el hecho ocurrió entre las 23 y 24 del viernes –señaló la misma fuente–. Estaba en una canchita de fútbol, sobre la colectora Oeste, que tiene de un lado un country y del otro una casa de familia de dos pisos. En ese lugar no se pudo encontrar nada. Hasta el momento no hay ningún testimonio que nos lleve a una hipótesis concreta. Estamos trabajando preferentemente sobre dos líneas de investigación, aunque no descartamos nada. No sabemos si llegó a tomar el colectivo. Hablamos con los choferes de la línea y no la reconocen en la foto. Pero eso no indica nada cierto. Analizamos una cuestión pasional. Averiguamos y el ex novio vive en Suiza. La hipótesis que por ahora pesa más es la del robo. Le faltaban la campera, la cartera y unos anteojos. Es posible que haya subido al colectivo y, desconociendo el trayecto porque nunca había viajado, es también posible que se hubiera pasado, y que al regresar se metiera en una zona complicada y la hubieran asaltado.”
Aún no se logró determinar dónde recibió el disparo que penetró por el parietal derecho. El orificio aparentemente es de un calibre 22, pero nadie próximo a la parada del shopping ni a la del potrero oyó un disparo. Tampoco se puede definir el calibre ya que los médicos decidieron que era más riesgosa una intervención quirúrgica.
Según la directora del Hospital Municipal de Escobar, Gabriela Lourtau, donde fue trasladada Robledo el sábado por la mañana, “ingresó en estado de coma con convulsiones, por herida de bala en la cabeza. Tras realizar una tomografía computada, se estableció que presentaba una lesión cerebral no quirúrgica, por lo que se decidió internarla en un centro especializado para que tuviera un estricto control neuropsiquiátrico”.
La joven fue trasladada entonces a la clínica Loiácono, ubicada en Dragones y La Pampa, Belgrano. Su estado, durante la tarde, había mejorado levemente, pasando del coma 4 al coma 3. El problema mayor, según el parte médico, fue la muy fuerte hipotermia sufrida por la baja temperatura que soportó, que derivó en una neumonía y agravó su estado de salud. Interviene la fiscalía de Zárate-Campana, a cargo de Alejandro Irigoyen.

Compartir: 

Twitter
 

Sandra Robledo está internada en la clínica Loiácono, donde su estado sigue siendo delicado.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.