EL PAIS › UNA NEVADA QUE HARA HISTORIA CAYO TODA LA TARDE SOBRE LA CIUDAD Y EL CONURBANO

El día en que Buenos Aires quedó blanca

Había ocurrido en 1918. Ayer sucedió de nuevo. Una persistente nevada cubrió el área metropolitana. Y la sorpresa se convirtió en juego para chicos y grandes. Los meteorólogos explican por qué sucedió. Anoche pronosticaban que nevaría hasta la madrugada de hoy.

 Por Pedro Lipcovich

Los porteños concretaron ayer un sueño que llevaba 89 años sin realizarse: como en París, como en Nueva York, nevó en Buenos Aires. En la tarde y la noche de ayer, los copos más grandes de la nieve propiamente dicha formaron una capa de blancura sobre los autos, los árboles y el césped de las plazas. Desde 1918 no sucedía un fenómeno similar, ya que la nevisca que cayó en 1973 no puede compararse con el logro casi primermundista de ayer. Las causas –explicadas por especialistas– residen en la inusual baja temperatura de las capas inferiores de la atmósfera: en realidad, sobre Buenos Aires nieva a menudo, sólo que los porteños no se enteran porque, al bajar, los copos se derriten en el aire para transformarse en mera lluvia; pero ayer, aun a pocos metros sobre la superficie, la temperatura se mantuvo pertinazmente bajo cero y los copos llegaron intactos. La causa de última instancia reside en un acontecimiento climático que abarca al Hemisferio Sur: el cese de los planetarios vientos del oeste, que abrió el camino al norte para las masas de aire polar. La inusitada nieve también llegó a Santa Fe, Córdoba, Catamarca, La Rioja. En Bariloche, la mínima cayó a 18 bajo cero, aunque allí estuvo despejado. Tres personas sin techo murieron de frío en Buenos Aires, Córdoba y Rosario.

Empezó en Buenos Aires antes del mediodía, pero nadie imaginaba que iba a nevar en serio. Era todavía aguanieve, “formada por copos pequeños: los cristales de hielo que la componen no son suficientemente compactos y, en cuanto tocan cualquier superficie, se derriten”, explicó Carlos Benítez, pronosticador de turno en el Servicio Meteorológico Nacional. Pero, entre las dos y media y las tres de la tarde, “la precipitación se fue haciendo más sólida que líquida”, precisó el meteorólogo, es decir que, con todas las letras, nevó sobre Buenos Aires, como no sucedía desde 1918. “Esa fue la última gran nevada sobre la Capital –aclaró Benítez–: en 1973, y algunas veces en la década del ’80, hubo algunas nevaditas débiles, sobre todo de aguanieve, pero de menor intensidad.”

El espectáculo de ayer, ¿superó al presenciado por el abuelo en 1918? “Todavía no se puede establecer –contestó, en la noche de ayer, el pronosticador del SMN–: es probable que nieve hasta la madrugada y la estimación recién podrá hacerse en los próximos días.”

¿Habrá que esperar otros 89 años para que vuelva a nevar en Buenos Aires? Quizá sí. Claudia Campetella –docente e investigadora del Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA) de la UBA– explicó que “este fenómeno se da cuando el aire es muy frío desde la superficie terrestre hasta los 5000 metros de altura: entonces, la ‘fase condensada’, la nieve que cae desde la nube no llega a derretirse, no se convierte en lluvia. Esto depende de condiciones en la superficie pero también de que se mantenga el aire muy frío entre los cuatro mil y los seis mil metros de altura”.

Carolina Vera –profesora e investigadora del CIMA– agregó que “el fenómeno es tan inusual porque, para que el copo de nieve no se derrita, la porción baja de la atmósfera debe mantenerse por debajo de cero grado durante bastante tiempo, y esto es lo infrecuente en la zona”.

¿Y por qué se ha presentado esta rara masa de aire frío, de miles de metros de altura? “Ya desde mayo venimos experimentando irrupciones de aire frío que viene de la zona polar, traído por un viento sur persistente –contestó Vera–. Esto se debe a un fenómeno que conocemos pero no podemos prever, que abarca al Hemisferio Sur.”

¿Qué tuvo que suceder en todo el Hemisferio Sur para que ayer nevara sobre Buenos Aires? “En condiciones normales, alrededor de los 50 grados de latitud sur se registra un viento del oeste muy intenso; es como un río en el aire, que va hacia el este a lo ancho del hemisferio; en la Argentina, es la latitud correspondiente a Tierra del Fuego; son los vientos del Cabo de Hornos, que los navegantes saben respetar –contó Vera–: este viento limita el desplazamiento hacia el norte de las masas de aire polar. Pero a veces el viento del oeste se debilita: esto se llama bloqueo y promueve los vientos del sur: así viene sucediendo en las últimas semanas”.

¿Puede ser que la mudanza de Página/12 –que ayer trasladó su redacción a Garay y Solís– haya causado de algún modo esta nevada? “Para mí que sí”, contestó un comunicólogo que se negó a identificarse, mientras danzaba entre los copos blancos con esa ebriedad leve que embargó ayer a los porteños.

Lo cierto es que la nevada abarcó gran parte del país. Así sucedió en las ciudades de Pergamino, Carmen de Areco y Colón, de la zona norte bonaerense. También se cubrieron de blanco varias localidades cercanas a Rosario: Venado Tuerto, Villa Cañás, Cañada de Gómez. En Córdoba ya había empezado a nevar en la noche del sábado, y la diversión de ayer fue fotografiarse en el parque Sarmiento, cubierto de nieve. No nevaba tanto en la provincia desde 1975. La Ruta 8 quedó bloqueada por 15 centímetros de nieve a la altura de Río Cuarto, donde más de 500 pasajeros estaban ayer varados en la terminal de micros. En San Luis, la Ruta 7 quedó obstruida por el hielo; en la capital provincial, las calles estaban cubiertas por diez centímetros de nieve y no circulaba el transporte público; la acumulación llegaba a 30 centímetros en rutas provinciales, todas las cuales quedaron obstruidas.

También nevó en Tucumán, en las localidades serranas de San Javier y en Raco, a 25 y 35 kilómetros de la capital provincial, con una temperatura de tres grados bajo cero. Nevó en toda Catamarca, donde la temperatura mínima fue de cero grados. Nevó desde la mañana en la ciudad de La Rioja, donde no caía nieve desde 1976.

En Santa Rosa, La Pampa, la mínima llegó a 11 grados bajo cero y el agua escarchada en las calles dificultaba la circulación. En San Carlos de Bariloche, la mínima fue de 18 grados bajo cero, con una térmica de 22. En Bahía Blanca, la mínima cayó a nueve bajo cero, con 15 bajo cero de térmica. En Mar del Plata hubo un grado bajo cero y cuatro bajo cero de térmica. En Entre Ríos, si bien no nevó, se registró el día más frío del año, con una sensación térmica de seis grados bajo cero.

Por lo menos tres personas murieron ayer por efectos del frío. A las cinco de la mañana, con tres grados de temperatura y uno de térmica, un hombre, precariamente tapado con cartones, fue encontrado muerto en la esquina porteña de Chacabuco e Independencia. A las siete, en Alvear y 27 de Febrero, Rosario, un hombre de unos 60 años fue hallado muerto por “hipotermia”, establecieron los médicos. En el barrio General Urquiza, ciudad de Córdoba, un hombre de 55 años, conocido como “El Porteño” Oscar, apareció muerto de frío.

El Servicio Meteorológico preveía que la nevada en Buenos Aires continuara hasta la madrugada de hoy. Ya en la mañana, “dejará de nevar por disminución en la nubosidad, pese a que la temperatura bajará todavía más: se prevé un grado bajo cero en la zona urbana de Capital, y tres bajo cero en la zona suburbana, con una máxima de siete grados en ambos casos”.

Compartir: 

Twitter
 

Plaza de Mayo cubierta de nieve, una postal que no se veía desde hace 89 años.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared