SOCIEDAD › DENUNCIAN QUE CONTRATARON A UN EX REPRESOR

Hay una mano dura en la CNEA

Se trata de un comisario echado hace diez años de la Bonaerense por Duhalde, después de reprimir a vendedores ambulantes dentro de tres facultades. Habría participado en centros clandestinos.

 Por Carlos Rodríguez

El comisario inspector Eduardo Tarantino, quien fue exonerado de la Policía Bonaerense en junio de 1997 y que, además, habría formado parte de las fuerzas que actuaron en los centros clandestinos de detención de la dictadura militar, está ahora cumpliendo tareas en la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). La denuncia fue difundida por la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), quien la recibió de fuentes cuyos nombres deben ser mantenidos en reserva. La abogada María del Carmen Verdú, de la Correpi, le confirmó a Página/12 que tiene el dato preciso de la presencia del comisario Tarantino en la CNEA, “donde fue designado gerente de Seguridad” por las actuales autoridades del organismo oficial. Verdú recordó que Tarantino fue echado de la fuerza, en junio de 1997, por decisión del ex gobernador Eduardo Duhalde “que en esos años realizó una purga tras otra en un intento por recomponer la credibilidad de la policía, luego del escándalo por la vinculación con la causa AMIA y por el asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas”.

El 20 de mayo de 1997, el comisario inspector Eduardo Tarantino era jefe del cuerpo de Caballería de la Bonaerense. Desde el mediodía, los agentes policiales reprimieron a los vendedores ambulantes, a los que querían desalojar de la céntrica Avenida 7, tras un pedido en ese sentido del intendente de La Plata, Julio Alak. El gobernador Eduardo Duhalde estaba de viaje en España y lo reemplazaba el vicegobernador Rafael Romá. Los vendedores, ante la violencia policial, se refugiaron en la sede del Canal 2 de televisión y en la Facultad de Humanidades, en 7 y 48.

La caballería, por primera vez desde el regreso de la democracia en diciembre de 1983, entró a los claustros y reprimió, sin respetar las normas en contrario que establece el artículo 31 de la Ley de Educación Superior. Alak calificó de “mafiosos” a vendedores y a estudiantes. Respetuosos de la propiedad privada, los policías no entraron al Canal 2, pero hicieron un desastre en tres facultades.

Ese día hubo decenas de heridos, muchos de ellos con balas de goma, y más de 60 detenidos. Los estudiantes recordaron, después, que lo más impresionante fue “el ruido de los balazos y de los cascos de los policías a caballo entrando en Humanidades, Derecho y Economía”. Al frente de los hombres de a caballo estuvo el comisario Tarantino. Ese mismo día se dispuso el relevo de sus cargos del jefe y subjefe de la Unidad Regional de La Plata, Rubén Araneo y Luis Echavarría.

Por esa razón Tarantino fue expulsado de la fuerza, en junio de 1997, por decisión del gobernador Duhalde. El entonces secretario de Seguridad, Carlos Brown, anunció el pase a retiro de 180 agentes y jefes de la Bonaerense. Uno de los echados fue el entonces director de Seguridad, Abel Miqueleitz, quien ocupaba el cuarto lugar en la escala jerárquica. El jefe de policía era el comisario Adolfo Vitelli, que había reemplazado al comisario Pedro Klodczyk, sospechoso de corrupción, quien falleció antes de llegar a ser juzgado. Duhalde había dicho de Klodczyk que era “el mejor jefe de la historia” de la Policía Bonaerense. La purga en la que cayó Tarantino fue la quinta, en apenas ocho meses, dispuesta por Duhalde.

Una fuente del gobierno nacional, respecto de la designación en la CNEA del comisario exonerado, recordó que las normas vigentes establecen que todo organismo estatal debe informar sobre este tipo de nombramientos de personal retirado de las fuerzas armadas o de seguridad. Eso permite que el designado pueda ser chequeado por la Secretaría de Derechos Humanos y por las autoridades del Archivo Nacional de la Memoria, como se llama ahora al legado que dejó la ex Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep).

La información extraoficial dice que a la CNEA habría llegado un informe negativo sobre el nombramiento de Tarantino, considerando sus antecedentes. Eso no habría sido tomado en cuenta por las autoridades de la CNEA, según la información reunida por Correpi.

En un comunicado, la Correpi recordó que Tarantino “se había hecho célebre” en mayo de 1997 “cuando con sus hombres a caballo reprimió” a vendedores ambulantes y estudiantes dentro de los claustros universitarios. La Correpi puntualizó que Tarantino, además, ya traía antecedentes de haber participado “en centros clandestinos durante la dictadura”. Sobre su designación, la organización sostuvo que la presencia de Tarantino como encargado de Seguridad en la CNEA “no se trata de un desliz o error, pues sus antecedentes constan en el expediente S01:0178253/2007 del Ministerio de Seguridad provincial, y son conocidos por las autoridades, que han impuesto silencio de hierro a los empleados de la Comisión” Nacional de Energía Atómica.

Compartir: 

Twitter
 

La represión a vendedores ambulantes de La Plata llegó hasta el interior de tres facultades.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.