EL PAíS › EL CANCILLER IRANI, MANUCHEHR MOTTAKI

“Acusar a Irán es repetir acusaciones anteriores”

El canciller Mottaki dio una entrevista a un grupo de medios argentinos que se encuentran en Teherán, entre ellos Página/12. Allí volvió a desligar cualquier responsabilidad iraní en el atentado a la AMIA y analizó la posibilidad de que el presidente Kirchner toque el caso en la ONU.

 Por Martín Piqué
desde Teherán

El edificio de la Cancillería iraní es una de las herencias arquitectónicas que dejó el régimen del sha Mohamed Reza Pahlevi. Las ventanas y los marcos de las puertas tienen la forma de las mezquitas, las paredes están decoradas con incrustaciones de color turquesa. Se suceden los colores rojo, blanco y verde de la bandera nacional y también los grandes cortinados, las alfombras de diseños abstractos (Irán es Persia, suelen machacar los locales) y las arañas de luces adornadas con cristales que parecen diamantes. Manuchehr Mottaki, el canciller, aparece por una puerta lateral y saluda con la mano. Es uno de los hombres más importantes del gobierno de la Revolución Islámica. Por supuesto, debajo del líder espiritual, Alí Khamenei, el presidente Mahmud Ahmadinejad y al ex presidente y titular del Consejo del Discernimiento, Ali Akbar Hachemi Rafsanjani, uno de los ocho imputados por el atentado a la AMIA según el dictamen del fiscal Alberto Nisman. Sin embargo, Rafsanjani, junto con el ex canciller Ali Akbar Velayati y el ex embajador en Buenos Aires, Haidi Soleimanpur, fueron excluidos de la circular roja de la secretaría general de Interpol por una normativa interna que busca evitar conflictos entre países miembros de Interpol.

“El periodismo es la cuarta columna de la democracia”, dice Mottaki en farsí (idioma que habla la mayoría persa del país). Lo traduce el médico Mehdi Bizari, quien acompaña a la delegación de periodistas argentinos que llegó desde Buenos Aires. Invitados oficialmente por Irán, en la entrevista colectiva participan varios periodistas argentinos de medios gráficos y radiales, entre ellos Página/12. A su izquierda y arriba hay dos cuadros que aquí se ven por todos lados: el ayatola Jomeini y el sucesor Khamenei. La entrevista es presenciada por seis funcionarios de la Cancillería iraní que toman notas y sacan fotos de los visitantes.

Hace menos de una semana, los familiares de las víctimas de la AMIA estuvieron reunidos con el presidente Néstor Kirchner en la Casa Rosada. De allí se fueron con la promesa de que el Gobierno seguirá hasta el final en la búsqueda de justicia. En octubre del año pasado, el fiscal Alberto Nisman solicitó el pedido de captura internacional de ocho ex funcionarios iraníes a los que acusó de organizar y planificar el atentado. Los imputados residen actualmente en territorio iraní. Mottaki no parece demasiado preocupado por la posibilidad de que el Presidente acuse a Irán ante la ONU. “Entendemos las presiones que se están aplicando contra el gobierno argentino. ¿Qué va a pasar si lo plantea? Tenemos un representante allá que subirá y contestará apropiadamente el discurso”.

–Irán ya ha dicho varias veces que no dejará juzgar a ciudadanos de su país fuera de su territorio aduciendo los códigos que rigen la República Islámica.

–El conjunto de eventos que sucedieron en la Argentina, uno de los cuales fue la explosión, deberían ser investigados por especialistas en Argentina. Esa es nuestra opinión. Acusar a Irán en esto es un repetición de acusaciones anteriores. Vemos claramente al sionismo detrás de ese evento. Muchos eventos parecidos en el mundo ya se han aclarado y ya se descubrió que eran una mera acusación contra Irán. Los atentados en el FBI, los atentados en Nueva York, en Arabia Saudita, en Escocia... Ahora, la pregunta fundamental sería, ¿los que acusaron a Irán falsamente y dañaron su imagen ante la opinión mundial, que generaron tanto daño, qué respuesta tendrán para dar al mundo entero? Nosotros invitamos al pueblo argentino a ser inteligente, a tener cordura, y ver más allá qué manos están detrás de esto. En ese aspecto estamos totalmente a la orden de los argentinos para intercambiar opiniones. Nosotros hemos apoyado el proceso de investigación de Interpol. Gracias a esa colaboración en las reuniones consultivas han descartado ya a algunas personas anteriormente acusadas y ya han sido eliminados de la lista de Interpol. Si alguien cobró coimas para traicionar al pueblo argentino tiene que responder por lo que hizo.

–¿En cuánto afecta desde el punto de vista institucional el hecho de que el gobierno argentino vaya a hacer una presentación ante organismos internacionales?

–No tiene ninguna importancia. En primer lugar todavía Argentina no lo hizo. Lo que efectivamente Argentina está haciendo son gestiones ante Interpol. Interpol hasta ahora ha condenado la posición argentina. Además ya excluyó a algunas personas diciendo que las alegaciones argentinas no tienen validez. Estamos convencidos que en sucesivos pasos del expediente la causa quedará aclarada.

–Desde el punto de vista político es diferente que Interpol diga una cosa a que un Presidente vaya a la Asamblea de las Naciones Unidas a denunciar a Irán. ¿Hay alguna respuesta del Estado iraní?

–Nosotros entendemos las presiones que se están aplicando contra el gobierno argentino. Y entendemos la dinámica interna de Argentina, en su país están ante inminentes elecciones. Ustedes saben que el presidente de los Estados Unidos, cada año en su discurso anual ante las Naciones Unidas, plantea las acusaciones falsas contra nosotros. Me pregunto, ¿qué resonancia han tenido las declaraciones del presidente de Estados Unidos? Ninguna. ¿Qué va a pasar si (Kirchner) lo plantea? Bueno, nosotros tenemos un representante allá que subirá y contestará apropiadamente el discurso. Un discurso tendrá como respuesta otro discurso.

–¿Irán tiene información que hasta ahora no ha difundido sobre quién estuvo involucrado en el atentado a la AMIA?

–Suponemos que los enemigos de su Nación han provocado este hecho. Pero nosotros no sabemos cómo fue el mecanismo y las manos que estuvieron detrás. No, no lo conocemos.

–Hoy las relaciones entre Argentina e Irán están en su punto más bajo. ¿Puede producirse una escalada mayor del conflicto diplomático?

–Nuestro pueblo tiene un buen conocimiento del pueblo argentino. Conocen a los futbolistas de Argentina. Las capacidades económicas de su país, los granos, diferentes eras de su historia, los militares. Seguimos con atención la dirección que tienen las autoridades porque en el contexto de los eventos que están ocurriendo en América latina, es un país muy importante. Creemos que América latina está viendo con una visión crítica el sistema hegemónico que está establecido desde hace décadas. Y en la escena política de la región, en las elecciones presidenciales, quien es más crítico hacia esa hegemonía establecida tiene más posibilidades de ganar. Están en una nueva era, buscando independencia, autosuficiencia. Ya pasó la época de las deudas millonarias. En nuestra visión sobre la Argentina el primer punto positivo que vemos es la capacidad de la gente, el segundo es la buena capacidad económica. Y además de esto la posición muy importante contra la hegemonía que tienen algunas autoridades argentinas.

–¿Qué valor le asigna su país a la relación con Hugo Chávez?

–La orientación general de los eventos en América latina es antihegemónica. La orientación es generar una zona unida, un nuevo esquema económico. Nosotros estamos muy cerca de ese pensamiento. El denominador común entre América latina y esta región es pedir justicia social. Irán es un país con capacidades muy, muy importantes. Tenemos cien años de conocimiento en la industria petrolera. Y también en la tecnología del gas y la parte industrial. La industria iraní está presente, con precios muy competitivos y alta calidad, en muchos mercados. Además somos un mercado consumidor: estamos comprando por miles de millones de dólares productos de América latina. El presidente Chávez estuvo la semana pasada en Teherán, tuvo una visita a la zona del Golfo Pérsico y vio las vastas inversiones petroquímicas que tenemos allá. Hemos convenido con Venezuela hacer dos inversiones conjuntas, de proyectos petroquímicos.

–¿Existe riesgo de un ataque militar estadounidense a Irán?

–En nuestra región, Oriente Medio y el Mediterráneo, con solamente moverse una nave de guerra norteamericana se cambiaban dos gobiernos y venían dos nuevos. Hoy es todo muy diferente. En Irak hay 170 mil efectivos norteamericanos. Pero no pudieron garantizar la seguridad en Irak, no pueden garantizar la seguridad del pueblo iraquí. Y ni siquiera pueden asegurar su propia seguridad. Tienen 500 mil millones de dólares ya invertidos en Irak, alrededor de cuatro mil efectivos han perdido su vida en Irak, hay treinta mil heridos, cientos de miles de iraquíes asesinados, cuatro millones de desplazados que se fueron de Irak. El presidente Bush da un discurso sobre una nave en el Golfo Pérsico y da por terminada la guerra. ¿Si hace cuatro años terminó la guerra, qué es lo que está aconteciendo en Irak? ¿Qué nombre le ponemos? Las pérdidas humanas de ambos bandos, tanto iraquíes como estadounidenses, se han multiplicado en los últimos meses. Y todos los días nos mandan mensajes invitándonos a los iraníes a negociar. Considerando el beneficio del pueblo iraquí, desde Irán hemos aceptado negociar con nuestro enemigo. Y hemos ido a recordarles sus políticas equivocadas.

–En Teherán el gobierno iraní organizó un polémico encuentro que congregó a religiosos e intelectuales que niegan el Holocausto que sufrió el pueblo judío. ¿Cómo se explica?

–El nazismo es una mancha de vergüenza en la historia humana. Planteamos una pregunta fundamental. Decimos que el exterminio de los pueblos durante la segunda guerra mundial fue un horrible crimen en el que decenas de millones de personas fueron abatidas, asesinadas. Una parte eran judíos, el número que digan es correcto. No estamos discutiendo la cantidad. Lo que preguntamos es, ¿dónde ocurrió ese crimen? En los países europeos. ¿Quiénes cometieron ese crimen? Un gobierno europeo. ¿Las víctimas quiénes son? Europeos. Lo que nosotros planteamos es por qué son los pueblos de Oriente Medio los que tienen que pagar ese crimen. Los que sobrevivieron, sus hijos, sus familiares, su sangre es europea. Hace sesenta años que están imponiendo un Estado, basándose en la declaración de Balfour, que ni siquiera tiene aceptación entre vecinos inmediatos y los vecinos más lejanos. El sha de Persia tenía excelentes relaciones con dos regímenes racistas: régimen racista de Israel, sionista, y el régimen racista de Sudáfrica. Cuando triunfó la revolución islámica en Irán hemos declarado que no reconoceríamos ninguno de los dos regímenes. Resultó que el pueblo sudafricano hizo posible un proceso democrático y con un referéndum cambió el régimen y puso un nuevo gobierno. Ese es el derecho de la gente en Palestina, de los dueños de ese terreno: los musulmanes, los judíos, los cristianos, pero los que son originarios de esa zona. Hay cinco millones de palestinos en diáspora, están fuera de su territorio, tienen que volver. Que vuelvan ésos, autóctonos del lugar, y que junto con los musulmanes, palestinos y cristianos de la zona, convoquen a un referéndum. Cualquier gobierno que elijan nosotros lo reconoceremos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.