EL PAíS › A TRAVES DE UN VOCERO, IRAN RESPONDIO A LOS RECLAMOS QUE LE HIZO KIRCHNER

“Está presionado por los sionistas”

A través del portavoz de la Cancillería, Irán respondió en duros términos al reclamo que había hecho Kirchner por falta de colaboración con la causa AMIA. Consideró su reclamo “irracional” y dijo que actuaba bajo presión. En la comitiva argentina que acompaña al Presidente en Nueva York prefirieron no salir a responder para no escalar en el conflicto.

 Por Fernando Cibeira

Con tiempos orientales, el portavoz de la Cancillería de Irán, Mohamed Ali Hoseini, salió ayer a responder las recriminaciones por falta de colaboración en la investigación al atentado a la AMIA que lanzó a ese país el presidente Néstor Kirchner durante su discurso del martes pasado en la Asamblea General de las Naciones Unidas. “Al haber repetido estas declaraciones irracionales, Kirchner indica que, o bien su información no está actualizada, o bien ha hecho esos comentarios por la influencia de la situación actual de su país, con unas elecciones próximas y bajo las presiones de grupos sionistas”, sostuvo, suelto, el portavoz, en declaraciones citadas por la agencia de noticias iraní IRNA y reproducidas por las agencias internacionales. El gobierno argentino, con su plana mayor todavía en Nueva York, prefirió no avivar una escalada con el régimen de Mahmud Ahmadinejad. “Vamos a esperar la resolución de la Interpol en Marruecos”, respondieron, en referencia al ámbito donde se resolverá la suerte del pedido de detención de cinco ex funcionarios iraníes y un libanés requeridos por la Justicia argentina.

Por otro lado, Hoseini sostuvo que si la pesquisa por el atentado a la AMIA no avanza no es por culpa de su gobierno sino “por la corrupción del sistema judicial de la Argentina”. Aunque sus declaraciones evidentemente no buscaban distender, el vocero culpó a “grupos belicistas sionistas” de pretender crear una “situación política tensa” con la Argentina, de manera de mantener “congelada” la relación bilateral.

El conflicto con Irán envolvió desde el principio el viaje de Kirchner a Nueva York. Primero, con los representantes de la comunidad judía argentina advirtiendo que sólo accederían a acompañar al Presidente a la Gran Manzana si le daban garantías de que habría una reconvención pública a Irán. Luego, con el encargado de negocios de Irán en Buenos Aires, Mohsen Baharvand, considerando que una referencia de Kirchner contra su país en el marco de la ONU se debería interpretar como que estaba “a favor de la guerra”.

El entuerto colocó al gobierno argentino en una situación delicada, que podía palparse anoche en el silencio que rodeaba a la comitiva argentina alojada en el hotel Four Seasons. Por un lado, la Casa Rosada considera justo su reclamo por la falta de respuestas de Irán a los pedidos realizados por los jueces argentinos. Por otro, no desea tomar parte en el conflicto de Medio Oriente ni romper la tradición argentina de no intervención.

La forma que encontró el gobierno de Kirchner fue enmarcar su reclamo en lo estrictamente judicial, buscando restarle condimentos políticos a su posición. El martes, cuando habló ante la Asamblea de la ONU, Kirchner dijo: “Hasta hoy, lamentablemente, la República Islámica de Irán no ha brindado toda la colaboración requerida por la Justicia argentina para el esclarecimiento de los hechos”. Y agregó: “Esperamos que la República Islámica de Irán, en el marco del derecho internacional aplicable, acepte y respete la jurisdicción de la Justicia argentina, y colabore eficazmente con los jueces argentinos para lograr el sometimiento a juicio de las personas imputadas en aquellos hechos”.

La repetición de expresiones como “justicia”, “jueces” y “juicio” eran muestra de las intenciones presidenciales. Después de Kirchner, en el estrado de la ONU le siguió Ahmadinejad, pero no hizo ninguna referencia a lo que acababa de decir Kirchner y se dedicó a su guerra –por ahora verbal– con Estados Unidos.

La sensación en la comitiva argentina era de satisfacción. Los dirigentes de las organizaciones de la comunidad judía argentina, invitados por el gobierno a la Asamblea, expresaron en Nueva York su emoción por las palabras de Kirchner.

Sin embargo, no quedó todo allí. Ayer, en un gobierno donde la distribución de la información suele manejarse bajo un rígido control, un funcionario de segundo rango como ser el portavoz de la Cancillería se encargó de la respuesta.. Y si bien la intención del gobierno argentino había sido circunscribirlo a lo jurídico, el portavoz lo sacó ampliamente de ese marco. Consideró “irracional” la dirección de las palabras de Kirchner y evaluó influido por la campaña electoral o por los “grupos belicistas sionistas”. Mencionó como “medida humanitaria” que Teherán se había mostrado dispuesto a formar un “comité judicial conjunto” para esclarecer el hecho.

La salida no tuvo ayer respuestas de parte del gobierno argentino, que noquería entrar en una escalada con Irán. Luego de causar gran revuelo durante su paso por Nueva York, Ahmadinejad inició ayer una rápida visita a América del Sur a sus amigos Evo Morales y Hugo Chávez. El presidente iraní nunca hasta ahora se ha referido al caso AMIA y siempre se expresó a través de sus funcionarios.

“Nos queremos mover con prudencia”, explicaba una fuente de la comitiva argentina. La idea alrededor de Kirchner era no contestar y esperar a noviembre, cuando la asamblea de la Interpol en Marruecos resuelva qué postura tomará frente al pedido para dar prioridad a la captura de los cinco iraníes y un libanés que la Justicia argentina quiere interrogar para que dé explicación de su vinculación con el ataque a la mutual judía.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente Néstor Kirchner habló el martes en la ONU justo antes del iraní Mahmud Ahmadinejad.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.