EL PAíS › EL CANDIDATO A PRESIDENTE DE UNA HABLO ANTE LOS EMPRESARIOS DE IDEA

Lavagna, entre la inflación y el pacto

El ex ministro de Economía estimó que la “inflación en Buenos Aires está en el 20 por ciento” y consideró que “es la enfermedad más grave”. Propuso un pacto social que elimine superpoderes y los DNU.

A poco más de un mes de las elecciones, Roberto Lavagna volvió a distanciarse de la política económica kirchnerista, advirtió sobre el riesgo de una eventual recesión e identificó a la inflación como “la enfermedad grave” que padece la Argentina. “El índice está en el 20 por ciento en Buenos Aires y en el 23 por ciento (anual) en el interior”, acotó el ex ministro de Economía de Néstor Kirchner y candidato a presidente por UNA, dejando en claro con esos datos que los registros oficiales enmascaran el problema de los precios. Frente a unos 160 empresarios, esbozó también su propia versión de lo que podría ser un pacto social. Este debería contemplar la “eliminación de superpoderes, decretos de necesidad y urgencia y ley del Consejo de la Magistratura”.

La idea de ese acuerdo entre empresarios, trabajadores y el gobierno es uno de los caballitos de batalla de la candidata oficialista, Cristina Fernández de Kirchner. La senadora y postulante a presidente por el Frente para la Victoria inauguró hace un par de semanas estos encuentros que los ejecutivos del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina organizaron con algunos de los candidatos antes de la elecciones presidenciales y de su coloquio anual, previsto entre el 7 y 9 de noviembre en Mar del Plata.

Bien sea por su lugar de preeminencia en las encuestas, bien porque era la primera vez que una voz oficial de esa jerarquía se escuchaba en un cónclave organizado por IDEA, lo cierto es que Cristina K logró convocar a casi el triple de empresarios, quienes no quisieron perderse de escuchar en forma directa el discurso de la primera dama en un escenario poco habitual. Lavagna quizá despierta más simpatía en la tribuna patronal y, es al mismo tiempo, una figura más familiar para los ejecutivos, ya que nunca tuvo la renuencia de los Kirchner a acudir a las citas con entidades que representan el núcleo de empresas más poderosas.

Desde el salón colonial del Hotel Marriott Plaza, en Retiro, Lavagna se esforzó por diferenciarse de la estrategia instrumentada por el Gobierno. “Nadie puede decir seriamente que si no se modifican algunas cosas no nos podemos encontrar con una recesión”, alertó el ex ministro quien, entre otras cuestiones a revisar, sugirió “desmantelar la política de subsidios”, básicamente al transporte, reemplazando este esquema por el de una tarifa social.

“No se puede prometer en el exterior una suba de tarifas, porque el 70 por ciento de la población está en condiciones de pagar una tarifa distinta. Pero el 30 no”, sentenció el candidato de UNA, para quien la clave está en instrumentar un esquema de precios diferenciales para ese tercio menos pudiente. Los recursos podrían venir en parte de la subvención al transporte público, que hoy se otorga con “escasísima transparencia”.

Junto con su compañero de fórmula, Gerardo Morales, Lavagna remarcó ante los empresarios que un pacto social debería realizarse a “quince años vista” e incluir a los trabajadores que no están representados en los grandes gremios. La condición previa de mejora en la calidad institucional es “que el Poder Ejecutivo no pase por encima del Legislativo y el Judicial”.

El combate de la inflación, identificada por el otrora titular del Palacio de Hacienda como una de las grandes enfermedades, “no es ir a una política populista, ni el control de precios con actitudes de patovica”, en elíptica alusión a los acuerdos de precios y la presión que ejerce sobre algunos productores la Secretaría de Comercio Interior con el afán de contener los precios. Si llegara a la Rosada, según prometió, reincorporaría a todos los funcionarios despedidos del Indec en los últimos meses.

Lavagna fue el segundo postulante a la Presidencia que tuvo ocasión de exponer sus ideas y responder las preguntas ante los empresarios de IDEA, luego de Cristina y antes de Elisa Carrió. La candidata del ARI se comprometió a compartir un desayuno con los principales ejecutivos el 10 de octubre.

Compartir: 

Twitter
 

El candidato a presidente de UNA, Roberto Lavagna.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.