EL PAíS › HOY PROTESTAN MOVIMIENTOS SOCIALES Y DESDE MAÑANA PARAN LOS MUNICIPALES

Días agitados para el gobierno de Macri

El conflicto con los gremios por los trabajadores de la Ciudad cesanteados y por la intervención de la obra social seguirá con un paro de 72 horas organizado por Sutecba y ATE del martes al jueves. Ese día fue convocada la Legislatura. Para exigir la continuidad de los planes de ayuda, esta mañana marchan movimientos sociales.

El cumple-mes de Mauricio Macri al frente de la Ciudad no estará para festejos. El jefe de gobierno porteño enfrenta una semana agitada, donde se juega una difícil pulseada con los gremios que agrupan a los trabajadores de Buenos Aires. Aunque enfrentados, el Sindicato Unico de Trabajadores del Estado de la Ciudad (Sutecba) y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) coincidieron en la convocatoria a un paro de 72 horas, que arrancará mañana y se prolongará hasta el jueves, por la reincorporación de 2300 cesanteados a los que el gobierno no les renovó sus contratos. Sutecba ya salió a la calle, con el respaldo de la CGT y Hugo Moyano, cuando Macri resolvió intervenir la obra social Obsba, que el sindicato dirige desde hace más de 20 años, para luego desregular la prestación. ATE, que no avala públicamente la intervención pero ve con buenos ojos la desregulación de Obsba, marchará el jueves por la reincorporación de los contratados. Ese día, la Legislatura discutirá si aprueba o no la decisión de Macri. Antes, hoy mismo, los movimientos llevarán a la sede de la jefatura porteña sus reclamos de continuidad de los planes sociales.

Será una semana compleja para los porteños y mucho más para Macri. Para la conducción del Sutecba, el paro de 72 horas será sólo el comienzo del conflicto. Ayer, la dirigencia del gremio advirtió que “seguirán las medidas de fuerza” si el gobierno de la Ciudad no lanza una “convocatoria al diálogo” para destrabar el conflicto por la no renovación de 2300 contratos de empleados públicos. “Va a haber paros martes, miércoles y jueves. Lo lógico sería llamar a paritarias para rever las medidas y que haya diálogo, pero si no hay una convocatoria de este tipo, no tenemos otro remedio que seguir las medidas de fuerza”, insistió Aníbal Torreta, miembro de la comisión directiva del gremio que regentea el veterano Amadeo Genta.

Pero el dirigente de Sutecba trató rápidamente de deslindarse de la denuncia del macrismo sobre el supuesto saqueo de documentación de la obra social, cuya denuncia realizó el sábado ante la Fiscalía Correccional Nº 1 el interventor de Obsba, nombrado por Macri, Jorge Rey. “Vi fotos en un matutino, pero no hay (en las fotografías) integrantes de la organización sindical. No sé de qué se trata. El tema de la obra social lo vamos a manejar en la Justicia”, dijo, esquivo, Torreta. Hoy los sindicalistas le abrirían las puertas de la obra social a Rey, al que hasta ahora no le permitieron asumir sus funciones.

ATE también convocó a sus afiliados en la administración porteña al paro por tres días, en demanda de la reincorporación de los cesanteados. Aunque el anuncio lo harían oficialmente hoy, tras un plenario que se realizará por la tarde en la sede nacional del gremio, hasta ayer esperaban una señal del gobierno porteño que no llegaba. “Quedaron que entre viernes y lunes se iban a comunicar” para intentar destrabar el conflicto, admitió el secretario general de ATE, Rodolfo Arrechea, pero reconoció que no hubo contactos. Arrechea esquivó tomar partido en la denuncia de Rey sobre el robo de documentación de Obsba, que involucra al otro gremio. Al dirigente de ATE le resultó “extraño” el episodio y también dijo que la Justicia es la que debe determinar lo sucedido. Si no hay novedades, los trabajadores de ATE marcharán el jueves hasta la sede del gobierno porteño para reclamar las reincorporaciones.

No serán los únicos que llegarán movilizados hasta la Jefatura de la Ciudad. Hoy, varios movimientos sociales demandarán al titular de Desarrollo Social, Esteban Bullrich, un petitorio de quince puntos que el ministro de Macri no contestó. A la convocatoria realizada por la ONG Proyecto 7, Gente en Situación de Calle y el comedor comunitario Hablemos con la Boca Llena, también adhieren organizaciones barriales, agrupaciones universitarias y de trabajadores. Estos movimientos habían acordado con Bullrich y su viceministro Carlos Regazzoni una mesa de diálogo para buscar soluciones a los problemas de la gente en situación de calle. “Pero Bullrich no sólo faltó a una reunión pactada sino que tampoco cumplió con los tiempos acordados” entre ambos sectores, dicen las organizaciones a través de un comunicado de prensa en el que anuncian su movilización.

Bajo la amenaza de tener paralizados los servicios por tres días y la Jefatura de Gobierno cercada por manifestantes, el macrismo redobló la apuesta y se juega a que la Legislatura apruebe el decreto de necesidad y urgencia (DNU) con el que se interviene la obra social por 180 días, prorrogables por igual cantidad de tiempo. En busca de consenso para la intervención, Macri también prometió la posterior desregulación de la cobertura. Una medida que distintos sectores de los trabajadores –en especial docentes y médicos– reclaman hace años y que les permitiría optar por la obra social en la que quieren atenderse y destinar sus aportes.

El jefe de Gobierno convocó a la sesión extraordinaria para este jueves y confía en que reunirá el quórum para sesionar. El PRO está cerca de lograrlo. Tiene una bancada propia de 28 legisladores, apenas tres menos para el quórum necesario y cree contar con la adhesión de otros bloques que habilitarían el debate. Entre ellos, los diputados de la Coalición Cívica, que respaldan la idea de desregular Obsba. En tanto, el kirchnerismo anticipó que no será su bloque el que dé quórum para sesionar y que esperarán que el macrismo reúna los 31 legisladores necesarios, para recién allí “bajar al recinto para dar debate”.


“Rehenes de una pulseada”

Las primeras gestiones de Mauricio Macri al frente del gobierno de la Ciudad continúan desatando apoyos y rechazos. Ayer, el socio del macrismo bonaerense, Francisco De Narváez, salió a respaldarlo incondicionalmente en su confrontación con los gremios: “La gente votó a Macri para gobernar, para administrar la ciudad” y remarcó que los porteños esperan “una administración exitosa y no la continuidad de la campaña política”. En tanto el jefe del bloque de la Coalición Cívica en la Legislatura porteña, Enrique Olivera, difundió a través de un comunicado su respaldo a la desregulación de la obra social de los trabajadores del gobierno porteño, aunque advirtió que no se debe convertir a los trabajadores en “rehenes de una pulseada política”. Mientras, el legislador y economista de la CTA Martín Hourest, por su parte, cuestionó la decisión de Macri de vetar la ley que permitiría la producción estatal de medicamentos y lo acusó de defender a “monopolios y sectores privados”.

Compartir: 

Twitter
 

“Si no hay una convocatoria al diálogo, no tenemos otro remedio que seguir las medidas de fuerza”, advirtieron los gremialistas porteños.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.