EL PAíS › ANUNCIO QUE LAS FARC LE DIERON LAS COORDENADAS DE ENTREGA DE LAS REHENES

Hugo Chávez retomó el operativo rescate

Luego de la fallida misión humanitaria de Año Nuevo, el presidente venezolano recibió de la guerrilla las coordenadas y de Colombia la autorización para ir a recibir a las secuestradas Clara Rojas y Consuelo González en algún lugar de Guaviare. El gobierno de Alvaro Uribe no descartó una veeduría internacional.

Y volvieron a largar. Después de la fallida entrega de rehenes de fin de año, el presidente Hugo Chávez anunció ayer que ya tiene las coordenadas del lugar en donde las FARC liberarían a Clara Rojas y Consuelo González. Con una velocidad inédita, el gobierno venezolano consiguió la autorización de Colombia, el apoyo de la Cruz Roja Internacional y dejó listos los helicópteros que llevarían hoy a la misión humanitaria a algún lugar de Guaviare, un departamento selvático al sur de Villavicencio. Bogotá sólo puso una condición: sólo participarán representantes del gobierno venezolano y de la Cruz Roja. Sin embargo, más tarde, el gobierno de Alvaro Uribe no descartó una nueva misión internacional, como la que dirigió Néstor Kirchner hace dos semanas. La Cruz Roja ya adelantó que la misión humanitaria incluirá al embajador cubano en Caracas, Hernán Sánchez Otero.

Los últimos detalles de la negociación los difundió la delegada de la Cruz Roja, Barbara Hinckerman. La trabajadora humanitaria le comunicó anoche al ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, que la zona de entrega estará dentro de los municipios de San José del Guaviare, El Retorno y Miraflores, todos en la zona selvática del sureste colombiano que controlan las FARC. Según el diario El Tiempo, la Cruz Roja también le adelantó al gobierno colombiano que los que viajarán con la misión serán el embajador cubano en Caracas; el ministro del Interior venezolano, Ramón Rodríguez Chachín, y un asesor de prensa del Palacio de Miraflores. La comitiva partiría a las 6.30 de la mañana (9.30 hora argentina) y estaría llegando a San José del Guaviare antes del mediodía. Las negociaciones que continuaban al cierre de esta edición habían comenzado a la tarde, cuando Chávez sorprendió al mundo con su anuncio.

Decenas de periodistas, funcionarios y personalidades del deporte venezolano habían colmado desde temprano el gimnasio cubierto de la Escuela de la Fuerza Armada. Estaban allí para felicitar a los equipos de voley femenino y masculino, que un día antes habían conseguido dos triunfos históricos y el pase a las Olimpíadas de Beijing. Chávez los felicitó, jugó un rato con ellos y, antes de terminar su largo discurso, cambió su expresión y dio uno de sus timonazos. “Quiero informar que hemos recibido esta mañana de parte de la comandancia de las FARC, ahora sí, las coordenadas donde se encuentran Clara (Rojas) y Consuelo (González), porque gracias a Dios el niño Emmanuel está bien, y en Bogotá”, aseguró.

La sorpresa del inusual auditorio aumentó aún más cuando Chávez dejó en claro que esta vez no habría largas esperas. “Ojalá que mañana por la mañana puedan partir los helicópteros. Esperamos que en las próximas horas estén libres y que todas las personas que están en una situación dramática logren la paz”, señaló. Eso fue todo. A partir de ese momento, el resto de la historia se sucedió a puertas cerradas.

En las cancillerías de los dos lados de la frontera sólo confirmaban una cosa: “Los teléfonos no paran de sonar, especialmente el del ministro”. Mientras los funcionarios se cuidaban de no hablar de más y encender una nueva chispa entre Bogotá y Caracas, la confirmación llegó de la mano de la incontenible alegría de los familiares de los rehenes. “Estamos muy, muy felices, muy contentos. Si Dios quiere, mañana Clarita y mi mami podrán estar libres nuevamente”, aseguró a la televisión venezolana Patricia Perdomo, una de las hijas de Consuelo González, la ex congresista colombiana que sería liberada junto a Clara Rojas.

Perdomo, al igual que la madre y los hermanos de Rojas, siguen en Caracas. Después del fracaso del 31 de diciembre, todos los familiares reivindicaron el trabajo de Chávez y se comprometieron a acompañarlo hasta que tuviera éxito. Sus esperanzas finalmente mostraron sus frutos ayer. “Nos lo dijeron un tiempito antes del discurso. Nos dijeron que ya está todo listo para que mañana (jueves) sea el gran día”, relató la defensora de víctimas del conflicto colombiano y miembro de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación.

La otra confirmación la dio el garante del proceso, la Cruz Roja Internacional. La organización humanitaria aseguró que volverá a participar del operativo y que pondrá su emblema en los helicópteros venezolanos que partirían hoy de Caracas hacia la selva colombiana. Según el vocero de la ONG en Bogotá, Ives Heller, Chávez todavía no les comunicó las coordenadas del lugar donde se realizaría la entrega. Sin embargo, confía en que terminarán de afinar los detalles pronto. “Eso sí, nosotros no podemos asegurar que mañana (jueves) mismo se dé el rescate”, aclaró el vocero, distanciándose del optimismo del Palacio de Miraflores.

Recién a la noche, el gobierno colombiano oficializó el operativo. “Estamos brindando todas las garantías y confiamos en que muy rápidamente se logre la liberación de las dos rehenes”, informó en una conferencia de prensa el Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo. “Hemos avanzado en algunos detalles operativos sobre cómo se adelantaría esta acción humanitaria. Existe el mejor espíritu de colaboración entre los dos países y en este momento avanzamos en las tareas operativas que permitan, con la mayor rapidez, la liberación”, explicó.

Desde la oficina de Restrepo no quisieron adelantar si algún representante del gobierno colombiano participará de la entrega de rehenes. Sin embargo, dejaron bien en claro que el que tendrá la última palabra en temas de coordinación será Bogotá. Anoche el propio comisionado lanzó una advertencia, seguramente dirigida a Chávez. “La misión humanitaria debe siempre mantener el respeto al gobierno colombiano y manejarse con discreción y permanente comunicación”, sostuvo.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente Chávez tiene en sus brazos a Juliana, la nieta de la rehén Consuelo González de Perdomo; a su izquierda, la madre de la niña.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.