EL PAíS

Confirman en España que Emmanuel es hijo de Rojas

A pesar del hallazgo, la entrega del niño a la familia Rojas no es automática porque la familia del padre también puede reclamarlo. Otros cinco niños podrían ser rehenes de las FARC.

Mientras un laboratorio español confirmaba ayer la identidad de Emmanuel, el hijo de la ex candidata vicepresidencial Clara Rojas secuestrada por las FARC, Colombia investiga si hay otros Emmanuel. Se trata de cinco chicos que acompañan a José Crisanto Gómez, el poblador que recuperó al hijo de Rojas luego de que las FARC se lo entregaran. Si la Justicia comprueba que los presuntos hijos de Gómez no son suyos, el testigo clave que dice haber sobrevivido a las amenazas de la guerrilla podría perder la paternidad de los niños.

El niño había nacido hace tres años y seis meses en cautiverio en medio de la selva. Su padre es un guerrillero apodado “Rigo”. En enero de 2005 una pareja bajó de una lancha en el departamento de Guaviare y le entregó a Crisanto un niño con un brazo fracturado que luego resultaría ser el hijo de Clara Rojas y “Rigo”, según informó la semana pasada el propio poblador a la revista colombiana Semana. Crisanto lo inscribió con el nombre Juan David Gómez. El gobierno del presidente colombiano Alvaro Uribe fue el primero en comprobar mediante un test de ADN que Gómez era Emmanuel. Y ayer se disiparon todas las dudas en torno a su identidad cuando el laboratorio de la Universidad española de Santiago de Compostela reconfirmó los resultados de la prueba genética, según informó Radio Caracol de Colombia.

“El dictamen evidenció total coincidencia entre las letras del genoma del menor Juan David Gómez y las de su abuela, Clara González de Rojas (la madre de la rehén)”, indicó la radio. Caracol aseguró que el resultado del examen fue comunicado en forma verbal a la Fiscalía colombiana y que el laboratorio lo anunciaría hoy oficialmente. Ahora González de Rojas debe notificar por escrito su intención de recuperar al niño al Instituto de Bienestar Familiar (IBCF), donde se encuentra actualmente Emmanuel bajo custodia del gobierno. Sin embargo, como lo anunció ayer a Página/12 el ministro de Interior, Carlos Holguín, la entrega del hijo de Rojas a su abuela materna no sería inmediata. El proceso de petición de la custodia del hijo de la secuestrada podría demorarse hasta cuatro meses.

No obstante, de comprobarse que Emmanuel tiene familiares por parte de su padre, el guerrillero “Rigo”, los abuelos paternos gozarían del mismo derecho que la madre de Rojas, informó a la prensa local una experta en derecho administrativo y de familia. Según versiones de habitantes del sur de Bogotá, “Rigo” tiene una hermana que vive en el barrio Policarpa de esa región y además posee dos hermanos varones, que junto a él, salieron de esa zona durante la época del exterminio por parte de grupos paramilitares a los miembros del partido de izquierda Unión Patriótica.

Mientras tanto, la Fiscalía Nacional colombiana está investigando si los otros niños que se encuentran en manos de la familia adoptiva de Emmanuel también fueron entregados por las FARC. Se trataría de cinco chicos de 7 a 11 años. Según informó el diario bogotano El Tiempo, los niños acompañan al testigo clave de toda esta novela, Crisanto, en el Programa de Protección de Testigos. El y su familia pidieron protección después de recibir varias amenazas de muerte. “Me dolió mucho que el doctor Uribe no protegiera mi identidad y la de mi señora, algo que me puso de mal genio porque ya no lo sabían pocos, sino el país y el mundo entero y aún yo no tenía seguridad”, dijo recientemente a la prensa local. “El presidente dijo algo que yo no hice. Yo no fui jamás a reclamar al niño como papá. Sí dije que estaba en grave riesgo y que la guerrilla muy posiblemente me iba a matar”, señaló. “Luego llegó la policía para prestarme seguridad, me dieron mucha tranquilidad”, añadió.

Sin embargo, la Justicia colombiana todavía no descarta que los presuntos hijos de Crisanto puedan ser descendientes de guerrilleros o niños secuestrados por las FARC. Según adelantaron fuentes de la Fiscalía, el Instituto Médico Legal ya tiene luz verde para realizar una serie de pruebas de ADN para confirmar el vínculo entre Crisanto y sus supuestos hijos. Si ellas revelan que alguno de los niños no es su hijo, Crisanto podría perder la paternidad y los chicos quedarían bajo la protección del IBCF. Además, la Fiscalía ya lo está investigando por sus presuntos vínculos con las FARC, relación que él había reconocido en un principio para luego retractarse.

Compartir: 

Twitter
 

Mónica Mendoza y su hijo hoy ocupan la vivienda donde habría vivido Emmanuel.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.