EL PAIS › JUVENTUDES OPOSITORAS RECHAZAN QUE EL MATRIMONIO GAY SEA UN PROYECTO “OFICIALISTA”

“Buscan argumentos falsos”

En un comunicado conjunto, las juventudes del radicalismo, el socialismo y la Coalición Cívica se pronunciaron contra la idea de que el casamiento para personas del mismo sexo es “un proyecto K”. “Siempre reivindicamos los derechos de las minorías”, sostienen.

 Por Emilio Ruchansky

Mientras ciertos sectores opositores y de la Iglesia consideran que fue “frenada” la iniciativa de reforma del Código Civil para que puedan casarse parejas del mismo sexo y califican el proyecto de “oficialista”, las juventudes del partido radical, del socialismo y de la Coalición Cívica salieron ayer a desmentir esa afirmación. “De hecho, ninguna de las iniciativas de modificación del Código Civil pertenece a legisladores del oficialismo”, señalaron en un comunicado conjunto, donde insisten en que el matrimonio para parejas del mismo sexo no es “un proyecto K, como dicen en algunos medios”.

“Asimismo –agrega el comunicado–, hemos visto que algunos detractores de la Ley de la Igualdad utilizan como ‘argumento’ que ningún partido político ha contemplado en sus plataformas electorales la sanción de una ley de matrimonio para parejas del mismo sexo. Esto es falso. Nuestras plataformas no sólo han incorporado las reivindicaciones del colectivo LGBT, sino que nuestras fuerzas políticas han llevado en sus listas a reconocidos activistas por los derechos de la diversidad sexual.”

Anoche, casi sin respirar por el enojo, Juan Ignacio Marasco, de Jóvenes x la Igualdad, de Coalición Cívica-ARI, señaló a este diario: “Desde que apareció este proyecto, los sectores más conservadores y ligados a Iglesia Católica vienen repitiendo mentiras y falsedades. Ahora dicen que esta iniciativa es sólo oficialista, cuando nosotros siempre reivindicamos los derechos de las minorías y también de la comunidad gay, lésbica, bisexual y trans”.

El dirigente recordó que el proyecto presentado por la diputada Vilma Ibarra el año pasado tuvo como cofirmantes a varios legisladores del socialismo, la Coalición Cívica, la UCR, además del kirchnerismo. “Me da la impresión de que esto es algo de la Iglesia que sólo quiere generar leyes de apartheid y busca argumentos falsos para frenar esta ley que tiene consenso social, aunque los conservadores digan todo lo contrario”, señaló Marasco.

Desde la Juventud Socialista porteña ven con preocupación esta idea que se quiere instalar de que la iniciativa de igualar derechos de las minorías sexuales es “oficialista”. “Es una idea que hay que desterrar”, dijo el socialista Daniel Mojico, quien recordó que el primer proyecto sobre matrimonio para personas del mismo sexo lo presentó el legislador socialista Héctor Di Polino. “Cuando pierde estado parlamentario el proyecto de Di Polino, otra diputada del partido lo presenta: Silvia Augsburger. Cuando ese proyecto pierde, fue presentado uno similar por Vilma Ibarra”, enumeró.

Además, Mojico contó que en la Ciudad de Buenos Aires el socialismo viene trabajando, en coordinación con su Secretaría de Diversidad Sexual, en la elaboración de otros proyectos de ley relacionados con las minorías sexuales. “Hemos presentado iniciativas para que gays y lesbianas puedan donar sangre, por ejemplo. También trabajamos en un proyecto de identidad de género para travestis y transexuales. O sea, trabajamos en otras leyes y aspectos para terminar con la discriminación por orientación sexual”, dijo el joven del Movimiento Nacional Reformista del PS.

Para el presidente de la Juventud Radical porteña, Patricio Isabella, la Iglesia trata de instalar la idea de que es un “proyecto oficialista” para llamar la atención de los medios. “Es más fácil pegarle con este tema al oficialismo y de paso la Iglesia consigue la atención de medios locales y de otros países”, dijo Isabella. Según este dirigente, la Juventud Radical viene consensuando el tema desde hace más de un año y tomaron la decisión de apoyar la lucha por la igualdad de derechos.

“Venimos mandando comunicados, notas y manteniendo reuniones con los senadores del partido para que apoyen la ley. Tratamos de hacerles entender que es un tema de derechos humanos y les recordamos que nuestro partido luchó por el divorcio vincular y también por el voto universal y secreto”, señaló Isabella. Los senadores admiten que reciben presiones de la Iglesia en sus provincias. “Les dicen que van a perder cualquier elección si votan a favor o que no van a poder entrar a sus provincias. Nosotros tratamos de que pierdan el miedo, pero bueno... algunos están convencidos de que la familia tiene que ser heterosexual y no admiten otro tipo de pensamiento”, reconoció el dirigente.

Compartir: 

Twitter
 

Los jóvenes opositores dicen que “los sectores más conservadores vienen repitiendo falsedades”.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.