EL PAíS › EN LAS FUERZAS DE IZQUIERDA

Piso que complica

 Por Werner Pertot

El piso del tres por ciento que plantea el proyecto de reforma política del oficialismo puso en guardia a los partidos de centroizquierda e izquierda. Todos plantearon que el requisito de que 540 mil personas vayan a la interna del partido daría por tierra con muchos de los nuevos espacios. Los referentes del EDE, Martín Sabbatella; de Proyecto Sur, Pino Solanas, y del SI, Eduardo Macaluse, se opusieron. En el Congreso buscarán que el kirchnerismo elimine ese piso. Por su parte, los partidos de izquierda se reunirán esta semana y lanzarán una campaña en contra.

A un mes de asumir como diputado, Sabbatella indicó a Página/12 que coincide “en términos generales” con la idea de una reforma política, “aunque la prioridad es lo social”. “Nos parece bien fortalecer los partidos, pero otra cosa es cristalizar el sistema actual. No puede haber un sistema que imposibilite el nacimiento de fuerzas nuevas y que implique un acuerdo del PJ y la UCR para sostener el statu quo.” “Pareciera ser que hay exigencias para el nacimiento de partidos que son claramente restrictivas. Conspiran en darle nacimiento a esas fuerzas, tanto para los que tenemos vocación de mayoría como para los que quieren expresar una parte.” “El centroizquierda tiene que intervenir en el debate público y recuperar la negociación política desde la perspectiva de mejorar el proyecto”, dijo Sabbatella, que se reunirá con sus aliados para fijar una posición común. Además de plantear la oposición al piso del tres por ciento, en el EDE hay voces que cuestionan que la interna sea abierta: piensan que deben votar los afiliados de cada partido. En cambio, en Proyecto Sur no ven mal esa posibilidad.

“El reclamo de internas abiertas y simultáneas es legítimo. Lo que es inaceptable es lo que esconde esta iniciativa, que es eliminar a todas las fuerzas jóvenes para restablecer un sistema bipartidista. Esta reforma no es democrática, es una trampa mortal”, planteó Solanas ante este diario. De viaje por Jujuy, el diputado electo de Proyecto Sur consideró que “el país está esperando mayor transparencia del sistema electoral, después de las candidaturas testimoniales y el robo de boletas de 2007”. “La medida es para regimentar el PJ y asegurar el camino de Néstor Kirchner al 2011. Y también les ofrece bailar un buen tango al corral radical, que está bastante fragmentado”, opinó Solanas. “La prioridad de la Argentina no es la reforma política: si están empecinados en hacerla con tanta urgencia es porque quieren sacarla malévolamente antes del 10 de diciembre”, advirtió Solanas, quien afirmó que si logran aprobarla “será un estímulo más para que todas las fuerzas surgientes acrecienten su unidad. Toda medida perversa termina como un boomerang contra el que la lanza”.

“Esta modificación está hecha para cubrir las necesidades electorales del Gobierno. Es la tercera vez que modifican la ley para resolver la interna del PJ. Hay muchos temas de redistribución de la riqueza que son prioritarios antes que este”, coincidió el diputado del SI Eduardo Macaluse. “Este proyecto está hecho a la medida de un país bipartidista, para restringir las fuerzas alternativas. Posibilita a muchos intendentes votar en las internas de sus opositores. Nosotros no estamos de acuerdo”, remarcó. Como ejemplo, indicó que “Pino Solanas fue por consenso en la Capital. Mucha gente no hubiera ido a votar a la interna, porque no había otro candidato. Por lo tanto, hubiera quedado fuera de la elección una persona que sacó la cuarta parte de los votos en la ciudad”. El SI y Proyecto Sur discutirán su estrategia parlamentaria en su interbloque, pero se descarta la oposición al proyecto como está planteado.

La izquierda también rechazó el proyecto: los distintos partidos tendrán un encuentro cerca del fin de semana y es probable que convoquen a una manifestación en contra. “Más que los ‘candidatos a dedo’ lo que quieren eliminar es a todo partido salvo al PJ y a la UCR. Los supuestos abanderados de la ‘nueva política’ ahora pretenden imponer el viejo bipartidismo que el pueblo viene rechazando desde el 2001. Es falso que en Uruguay o en Santa Fe rija el piso de tres por ciento en las primarias, que es proscriptivo y sobre todo para la izquierda”, sostuvo la dirigente del MST Vilma Ripoll. “Este tema del tres por ciento, de orden práctico, es menor. Estamos en contra de que el Estado reglamente la vida de los partidos”, sostuvo el referente del Partido Obrero, Jorge Altamira. Por su parte, el dirigente del PTS, Christian “Chipi” Castillo, advirtió que es “un proyecto antidemocrático y proscriptivo, que permite que los gerentes de Kraft y hasta genocidas en libertad puedan votar cuáles serán los candidatos de un partido de izquierda”.

Compartir: 

Twitter
 

Solanas: “Una trampa mortal”.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.