EL PAíS

El millón de Rached

 Por Horacio Verbitsky

El senador Emilio Rached reveló una curiosa oferta de soborno: mientras en el Senado se debatía el proyecto oficial de retenciones móviles recibió un mensaje de texto. Decía “Pedí lo que quieras”. Como era anónimo y no sabía a quién cobrarle, Rached votó en contra. Esta denuncia de Rached forma parte de la campaña de lanzamiento de un libro, según anticipó el domingo Nelson Castro en su columna “Bienvenidos al shopping”, publicada en el bisemanario Perfil: el senador “privilegió el resguardo de su dignidad y mantuvo su voto, que fue negativo”, escribió. La dignidad de Rached es una conjetura tan incomprobable como el alegado intento de soborno anónimo:

- este ex vicegobernador radical de Santiago del Estero llegó al Senado en 2007 en la lista de la Concertación, que llevó como candidata a la presidencia a CFK.

- el proyecto de su bloque, al que se opuso, beneficiaba a los pequeños productores santiagueños.

- luego de su sorpresivo voto, Rached dijo que “hoy tengo un millón más de amigos”, expresión que no requiere aclaraciones.

Ex intendente de Pinto, Rached firmó un acuerdo de hermandad con la localidad homónima de España, cuyo alcalde, Antonio Fernández González, debía entregarle más de un millón y medio de euros como ayuda humanitaria. Pero con esos fondos una empresa del ex alcalde de la Pinto española compró una vasta extensión de tierras en la Pinto argentina, ocupadas desde tiempo inmemorial por campesinos. Su desalojo violento fue ordenado por Rached, con la finalidad de trasladarlos a tierras fiscales, según denunció el Movimiento Campesino de Santiago del Estero, MOCASE. El 29 de febrero de 1988, Rached fue detenido e incomunicado por la violación de la menor Eliana Elizabeth Cárdenas, de 16 años. Según publicaciones santiagueñas Rached consiguió la exención de pena a cambio de una promesa de matrimonio, como permite el artículo 132 del Código Penal. El enlace nunca se celebró porque la muchacha murió en un misterioso accidente de tránsito. El senador dijo que fue un intento de persecución por parte del juarismo. Pero el gobernador de entonces no era Carlos Juárez, sino su principal enemigo, César Iturre, y en esta página se reproduce la prueba documental de su detención. Luego de que el bloque oficialista del Senado se presentara a la justicia para pedir que se investigaran las acusaciones de sobornos, Rached modificó su relato. Dijo que había recibido “mensajes de un sector y de otro”. ¿Hace falta que aclare cuál fue más persuasivo?


El documento policial sobre la detención del senador Emilio Rached por violación de una menor en 1988.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El millón de Rached
    Por Horacio Verbitsky
  • Delaware
    Por Horacio Verbitsky
  • Ejemplaridad
    Por Horacio Verbitsky
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.