EL PAíS › ASAMBLEAS, FESTIVALES Y TOMAS DE ESCUELAS

Estudiantes movilizados

La semana signada por una intensa movida estudiantil en la ciudad terminó ayer con una marcha que movilizó a los jóvenes desde el Ministerio de Educación de la Nación hasta la cartera educativa porteña, con paso por la Jefatura de Gobierno. Convocada por la Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios (CUES), esta medida formó parte, junto a las seis tomas de colegios y a los dos cortes de calle del jueves último, de un “plan de lucha” en reclamo de un aumento del presupuesto para la educación, mejoras edilicias, incremento de becas y viandas para los alumnos.

Pese a las sugerencias oficiales de judicializar la protesta, los estudiantes no dieron marcha atrás con su reclamo. Algunos de pie y otros sentados frente al edificio de la cartera educativa porteña, sobre la avenida Paseo Colón, los estudiantes escuchaban a sus compañeros en una asamblea en la que se decidió finalmente continuar con la medida y convocar a un nuevo debate para hoy. En tanto, el Centro de Estudiantes del colegio María Claudia Falcone hará hoy un festival en la puerta de lo que fue su sede (Malabia 2100), desactivada desde 2006 por graves problemas edilicios.

Las tomas se realizaron hasta ayer en los colegios Mariano Acosta, Manuel Belgrano, Lengüitas, Mariano Moreno, Normal 5, Confederación Suiza y Normal 6. Estudiantes de esas escuelas y otras llegaron hasta la sede de la cartera educativa con la esperanza de ser atendidos por alguna de las autoridades del sector, pero el encuentro no se concretó. Los pedidos fueron expresados una vez más: “Aumento de presupuesto para la educación, lo que engloba todos los otros reclamos como las obras de infraestructura, viandas de calidad, becas y aumento del salario docente”, enumeró a Página/12 Juan Fortunato, presidente del centro de estudiantes del Mariano Moreno. Esta situación “muestra que (el jefe de Gobierno, Mauricio) Macri no está dispuesto a mejorar la educación y que su forma de proceder es a través de políticas antisociales”, manifestó el estudiante.

El tránsito sobre Paseo Colón no fue interrumpido porque los manifestantes se ubicaron en dos de los carriles. Los carteles y los megáfonos reproducían el reclamo del alumnado, centrado en la protección y el mantenimiento de las escuelas. Los estudiantes repudiaron las “medidas represivas y de castigo” expresadas por el ministerio. “El ministro (Esteban Bullrich) en ningún momento habló de soluciones para los problemas de los colegios. En cambio, sí habló de lo mal que se portan los alumnos”, lamentó Fortunato, que concluyó: “Las listas negras y la extensión de las clases son manotazos de ahogado de un gobierno que no puede manejar la situación y que tampoco ofrece respuestas”.

El estado edilicio, la falta de gas en algunas escuelas, problemas eléctricos, la caída de mampostería, la suspensión y retraso de las obras de infraestructura son algunos de los problemas que forman parte de los reclamos por parte de la comunidad estudiantil de la ciudad. La suma de esos inconvenientes, además de las demandas específicas de cada establecimiento, desencadenó las tomas generalizadas, que se iniciaron el jueves 12 de agosto con la ocupación del colegio Manuel Belgrano, al que le siguieron el Mariano Acosta, el Normal 6, la escuela Confederación Suiza, el Lengüitas y el Cornelio Saavedra.

Según los relatos, los problemas edilicios parecen repetirse. Matías Botana, presidente del centro de estudiantes del Belgrano, indicó que la toma continúa y que para levantarla esperan que las autoridades abran la instancia de diálogo, porque “si la levantamos antes de que se dé ese compromiso, nos van a seguir pateando”. Botana necesitó hacer una aclaración frente a la denuncia del rector de la escuela, Eduardo García del Río, quien manifestó que los alumnos hicieron una fiesta en el establecimiento, con alcohol, y permitiendo el ingreso a personas ajenas a la institución: “Nosotros no hicimos ninguna fiesta, ponemos música porque somos jóvenes. Y las personas que ingresan son alumnos de otras instituciones que vienen a participar de talleres y debates que armamos para aprovechar el tiempo. Y no consumimos alcohol”, resaltó.

Informe: Rocío Ilama.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.