EL PAíS › BIELSA SE ADJUDICO LAS CULPAS POR LA DERROTA EN CAPITAL

“Estoy por echarme a mí mismo”

Pensó, habló, meditó y volvió a decirlo: “Toda la culpa la tengo yo”, repitió Rafael Bielsa a lo largo del día de ayer, como si fuera la conclusión principal después de su durísima derrota en las elecciones del domingo. De distintos modos, con matices o algunas variaciones, el canciller y ahora ex candidato a diputado nacional por el Frente para la Victoria campeó la derrota con un mea culpa personalísimo: “Estoy por echarme a mí mismo”, confesó. “Yo no tengo pretextos, en algo no debo haber comunicado como corresponde lo que ha hecho este gobierno.” En esa línea, calificó su derrota en Capital como “demoledora”, adjudicó los resultados a su “inexperiencia” y a la talla de sus competidores y el fracaso de la “izquierda” a su “fragmentación”.
Aunque al final del día se hallaba abatido y había decidido pasar a retiro, el canciller Rafael Bielsa arrancó la mañana con la entereza de los buenos derrotados. “Hay una cosa maravillosa que dice Churchill –dijo durante una entrevista radial–: ‘En la guerra, resolución; en la victoria, magnanimidad; en la derrota, nitidez, orgullo y en la paz, buena voluntad’”.
Cuando tuvo que definir exactamente cómo se sentía y qué significaba la derrota para un candidato rodeado de ganadores, el canciller no respondió en forma directa, pero repitió una y otra vez que buena parte del problema se debió a su debut en la danza electoral, a los porteños y la reciente historia urbana de los peronista: “Mire, era mi debut electoral –dijo temprano, en otra intervención–, tenía enfrente a dos presidenciables, no es una ciudad a la que le guste mucho el discurso oficialista. Dentro del Frente para la Victoria teníamos que hacernos cargo de la historia reciente del Partido Justicialista de la ciudad: era una cancha barrosa –y pidió–, reconózcame”.
Hasta el día de las elecciones, dijo Bielsa, “estábamos convencidos de que ganábamos: era mi experiencia con la gente, la evaluación de mi grupo de colaboradores, de todo el equipo de candidatos a diputados nacionales y locales”. Ahora –indicó enseguida– “estoy por echarme a mí mismo, porque el responsable siempre es el que pone la cabeza”. Las culpas, sus culpas, las responsabilidades o los supuestos errores de campaña también formaron parte de la lista de evaluaciones del día. Habló de “deficiencias ostensibles” y cuando le pidieron algún ejemplo bromeó con el perfil “tan fino” del electorado porteño. “Algunas (deficiencias) debo haber tenido –apuntó–, en el discurso, en expresarme adecuadamente para el oído tan fino de esa sociedad.” Y sin mencionarlo con todas las letras, incluyó entre los factores que lo llevaron a la derrota, la denuncia impulsada contra el ARI en los últimos días de campaña. “Los últimos tramos de la campaña –dijo– fueron tramos muy duros, muy complejos. No sé si esa rispidez es apetecible por el oído electoral de la ciudadanía porteña.”
A la tensión de los últimos tiempos de campaña, Bielsa le sumó otros factores para explicar su derrota. Entre otros, la talla de los candidatos. “No se baja a la arena electoral por primera vez frente a dos presidenciables –señaló en una ocasión–, sin pagar un costo de experiencia por ello. En ese sentido, como dicen los técnicos, toda la culpa la tengo yo.” Consideró a Mauricio Macri como el nuevo dirigente del espacio de centro derecha y los resultados de las elecciones generales como “el pase a retiro” de los viejos dinosaurios de la política.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.