EL PAíS

“Prisionera de principios dogmáticos”

 Por Adriana Meyer

¿Cómo interpretan sociólogos y politólogos el reciente desempeño electoral de la izquierda? Página/12 consultó al decano de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA), Federico Schuster, y al consultor Ricardo Rouvier. Ambos fueron críticos del accionar partidario.

“La izquierda no puede estar al margen de lo que ocurre en el mundo en las últimas décadas, sin embargo piensa y actúa como si estuviéramos en los ’60 o los ’70. Un principio básico del marxismo es la lucha por la interpretación objetiva de la realidad sobre el idealismo. Y la izquierda se ha convertido en idealista. Puede no gustarme el triunfo del capitalismo y la caída del socialismo real, pero no es marxista negarlo”, analizó Rouvier. “La izquierda argentina en términos políticos vive prisionera de sus principios dogmáticos, que no tienen aplicación en la vida actual del capitalismo. Y esos principios la llevan a una fragmentación permanente y a una competencia intraizquierda. Hay que replantear crudamente el lugar de las izquierdas. Primero deberían establecer un diagnóstico de la situación internacional y nacional para luego definir estrategias y tácticas. Sólo así tendrían un lugar en el escenario político argentino, que hoy no tienen por su propia exclusión de la dinámica popular”, completó el sociólogo.

“Hay un camino errado de los partidos de izquierda respecto de los procesos de construcción política. La gran oportunidad se gestó después de 2001, la izquierda era la única fuerza que no había gobernado, en el escenario del ‘que se vayan todos’ había condiciones para que naciera una fuerza importante. En ese momento la izquierda creció pero en proporciones menores a la expectativa de poder. Y a medida que las condiciones de 2001 se fueron apagando no construyó en forma colectiva y se desdibujó como opción”, evaluó Schuster. “La izquierda debe pensar cuál es su rol. Su forma de construcción es la toma de decisiones en contextos pequeños y tienen poca capacidad de generar instancias constructivas. Además del FRAL estuvo el FITS, pero esos partidos eran parte del viejo MAS, y si les agregás MST y alguna fracción suelta volvés a tener un partido político. Así es muy difícil porque privilegian la diferencia y no buscan generar una construcción que pueda representar a la clase obrera”, agregó este politólogo.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • “Prisionera de principios dogmáticos”
    Por Adriana Meyer
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.