ESPECTáCULOS › EL COMFER MULTO A AMERICA POR AFIRMACIONES DE GERARDO ROMANO

“Yo no voy a censurar al invitado”

La frase del título es de Diego Gvirtz, productor del programa, ante la multa de 200 mil pesos al canal a causa de conceptos vertidos por el actor en la emisión del lunes. “Yo no estoy de acuerdo con algunas cosas que dijo, pero doy la vida por defender la libertad de expresión”, señaló Gvirtz.

 Por Emanuel Respighi

Como si no bastaran los problemas económicos, políticos y sociales que invaden al país, el mundo de la televisión no deja de producir sus propios escándalos. Luego de los rebotes del “caso Echarri” y el conflicto público que enfrentó a Claudio Villarruel con Alejandro y Sebastián Borensztein, un nuevo problema se suma a la lista: el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) decidió sancionar a América por los comentarios que Gerardo Romano realizó en la emisión del lunes pasado de “Televisión registrada”. El actor, que participaba como crítico invitado del ciclo conducido por Fabián Gianola y Claudio Morgado, atacó ese día al gobierno nacional al tratarlo de “mafioso, ilegítimo y asesino”. Además, cargó contra la Iglesia argentina, afirmando que justificó a “una dictadura militar que mató a 30 mil personas”. Por estas apreciaciones el área de Fiscalización del Comfer multó al canal en 200 mil pesos. La asociación Periodistas rechazó ayer “enérgicamente” la decisión del organismo y lo instó a “rever su postura”, mientras llamaba a la sociedad a exigir el cambio de la actual Ley de Radiodifusión, que, recordó, proviene de la dictadura militar. “La normatura vigente constituye una permanente amenaza que coacciona a las emisiones a ejercer una censura previa sobre los entrevistados o los protagonistas de los hechos que transmiten”, subrayó la entidad.
Desde que comenzó a emitirse, en el último trimestre de 1998, los productores decidieron incorporar a un invitado para comentar el programa. Si bien en un comienzo los invitados fueron periodistas especializados en TV, el correr del tiempo amplió ese espectro, alcanzando a modelos, actores, periodistas y opinólogos. Pronto las opiniones superaron las fronteras del programa y los invitados comenzaron a realizar apreciaciones sobre los informes de actualidad de “TVR”. En la visión de los productores y el mismo Romano, cada uno tiene pleno derecho a decir lo que quiere o le parece sobre la situación del país.
Haciendo valer ese derecho ciudadano, Romano criticando a la Iglesia, a raíz de un informe sobre el padre Grassi. “Yo veo tantos culitos humildes violados por curas hijos de puta, tanto obispo pedófilo, tan desacreditada la Iglesia, que ya es una porquería en la Argentina”, dijo. Luego, añadió: “Mucho peor que cogerte a un chico que estás cobijando, y que es menor, desde tu condición de religioso, mucho peor es justificar una dictadura que mató a 30 mil personas, que fue lo que hizo la Iglesia argentina”. Bloques después, Romano calificó al gobierno de “mafioso e ilegítimo, ¿me entiende? Le digo para ampliar más el tema: mafioso, ilegítimo y asesino”.
El miércoles, con mucha rapidez, Comfer anunció la sanción. El “informe de evaluación”, expresa que “resulta posible comprobar que las expresiones vertidas conllevan significaciones de agravio e insulto hacia las instituciones de la República y menoscaba el respeto hacia los valores del sistema democrático”. Según explicó a Página/12 el interventor Carlos Caterbetti, las palabras de Romano infringen los artículos 5º y 17º de la Ley Nacional de Radiodifusión. Por tal motivo, América fue sancionado bajo la calificación de “falta leve”. Pero como el régimen de infracciones funciona con efecto multiplicador, el monto no depende del grado de la infracción cometida, sino de la cantidad de multas que acumula en lo que va del año. Las multas van de los mil a los 200 mil pesos, cifra máxima que se cobra una vez superada las ocho faltas anuales.
El productor ejecutivo de “TVR”, Diego Gvirtz, dijo que lo que parece en debate es la libertad de expresión. “Nosotros –señaló– no somos nadie para censurar a los invitados, que son incluidos para que no seamos los que tienen la última palabra. Lo que quiero aclarar es que el invitado habla por sí mismo y sus dichos no forman parte de nuestra línea. Yo no estoy de acuerdo con varias de las cosas que dijo Romano. Pero por más desacuerdo que tenga, hay algo que tengo claro: daría la vida por que cadainvitado exprese lo que piensa. Por algo estamos en una República democrática”.
Consultado sobre si la sanción podría hacerle repensar el formato del ciclo, el productor afirmó que “eso no va a ocurrir, ya que ‘TVR’ es un periodístico de humor que critica lo que tiene que criticar: a las personas corruptas”. Los invitados seguirán teniendo la misma libertad de expresión, “moleste a quien moleste”, dijo. Por último, Gvirtz señaló que “espero que la medida no sea una campaña del gobierno para intentar callar las voces críticas”.

Compartir: 

Twitter
 

Los conductores de “Televisión registrada” no podían detener la verba de Romano.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.