ESPECTáCULOS › “VIDAS PRIVADAS”, LA OPERA PRIMA DE FITO PAEZ, LLEGA AL MERCADO DEL DVD CON UN NUEVO FINAL

“Ahora muchos me dicen que la película no era tan mala”

El próximo martes, el músico y realizador presentará en público una nueva versión de su primer film, protagonizado por Cecilia Roth y que, en su estreno, fue castigado por un sector de la crítica. Páez devuelve los golpes.

 Por Mariano Blejman

La película Vidas privadas, ópera prima como director cinematográfico del músico Fito Páez, sigue dando que hablar, aun luego de haber sido estrenada comercialmente hace un año y después de haber llegado al video: ahora, en el formato digital DVD, existirá la posibilidad de ver un nuevo final. Vidas privadas se metió con la cuestión de los desaparecidos durante la dictadura militar 1976-1983, de un modo desprejuiciado y alejado de la corrección política que suelen acompañar estos temas. El martes próximo –en el complejo Village Recoleta–, Fito Páez presentará al público el DVD con nuevo final, que corresponde al guión original, redactado junto al escritor Alan Pauls y que fue cambiado a último momento. “Cuando estábamos haciendo el DVD me contaron cómo era el sistema, cómo se hacía el armado interactivo, observé que teníamos posibilidad de reeditar la película sin pasarla a 35 mm y entonces les dije: ‘¿Por qué no cambiamos el final?’”, cuenta Páez a Página/12. “Y cuando lo vi, me encantó.”
La película en su nuevo formato será distribuida en Estados Unidos y América latina en esta versión, que difiere de la estrenada en la Argentina. En verdad podrán verse los dos finales. La edición del DVD en la Argentina –a cargo de AVH– incluye un making off con entrevistas a los actores y al director, una galería de fotos, escenas que Fito Páez no incluyó en la versión estrenada acá, un video musical y subtítulos en portugués y en español, para hipoacúsicos. Está a la venta desde el 18 de junio.
El DVD, cuenta Páez, “me permitió jugar con el material. Lo comparo con el remix de un álbum o incluso con la música de una canción. Hace un tiempo, Luis Eduardo Aute me mandó una canción para que versionara. Era una canción en inglés que tenía dos acordes, La y Re. Tomé el texto y le cambié la música, la armonía, los arreglos y quedó otra cosa. Algo así pasará con el film”. Fito había desistido de enviar a las salas el trabajo con su primer final, ante las recomendaciones de algunos productores. “La idea del cambio surgió porque se estrenó en un momento de mucha presión y tensiones internas, con productores y con el editor. Se decidió entonces un final muy clásico, contundente, seco y sin opiniones”, cuenta el artista.
La historia que cuenta Vidas privadas habla de Carmen (Cecilia Roth), una mujer de una familia aristocrática, exiliada desde hace 20 años en Madrid y que visita ocasionalmente Buenos Aires. Mantiene una actitud distante con sus padres (Chunchuna Villafañe y Héctor Alterio), se aleja también de su hermana Ana (Dolores Fonzi) y es hostil también con el médico Alejandro Rosemberg (Luis Ziembrowski). La historia cambiará con la aparición de un taxi boy de lujo, Gustavo Gana (Gael García Bernal), quien comienza a conocer las tinieblas de Carmen de su pasado como detenida-desaparecida durante la dictadura.
“El final que habíamos pensado con Alan Pauls inicialmente era más siniestro. Hay algo en uno de los personajes que se modifica mucho en un momento del film, pero el final conocido aquí no tenía la gravedad y la contundencia del que pusimos ahora”, cuenta Páez. “El DVD es una opción de mostrar la interna que tuvimos. Y creo que ahora me gusta más así. El espectador decidirá cuál le gusta más.”
En ocasión de su estreno en abril del año pasado, la oópera prima de Páez fue castigada por buena parte de la prensa local, tal vez porque su director llevaba nombre de músico. O porque muchos pensaron que “no tenía derecho a meterse con los desaparecidos”, o porque hacía de los desaparecidos lo que no debía hacerse: convertirlos en personajes perversos. “La película fue injustamente criticada. Sin embargo, ahora andan diciendo que no era tan mala como creían. Eso lo estoy viendo en todos lados.” El músico, a esta altura, cuenta con cierta experiencia a la hora de resistir a los que llama “los cuervos”, cuando algunos críticos musicales “destruían discos míos que ahora se cantan en los estadios de fútbol. El tiempo es sabio: hay que ser más inteligente o menos soberbio a la hora de opinar sobre una obra de arte, a menos que la crítica sea una cosa muy filosa o tan dedicada como el objeto de observación”.
Es cierto que el tema de los desaparecidos no es un asunto fácil de llevar. Pareciera que este aspecto de la historia del país debería quedar exclusivamente para quienes han sufrido de cerca alguna clase de terrorismo de Estado. Sin embargo, Páez responde: “Nunca intenté ser transgresor, ni provocar a nadie, ni generar ninguna discusión intencionalmente. Muchos de los que me criticaron no vieron la película, no me conocen. La idea era contar la historia del lugar donde vivo desde una óptica no habitual. Pero aquí parece que hay que hacer las cosas que se ‘pueden’ hacer. Pareciera que no podés hacer cosas que supuestamente no sabés: porque la policía de acá dice que no podés. Y como yo me cago en eso, siempre me cagué en ellos, uno sabe que el enemigo me va a tirar con sus dardos”.
El problema, opina Páez, no está en el público que ahora comienza a darse cuenta de que la película “no estaba tan mal”, sino en la crítica especializada. “En algunos diarios lamentablemente tengo enemigos. Sostengo desde hace años que en muchos diarios no se trabaja el pensamiento crítico y me odian por ello. Cuando uno ve que Susan Sontag analiza mejor una película que alguien que vive haciéndolo día a día, les da bronca que uno se los diga, pero es la verdad. La crítica debe saber observar y acompañar una mirada sobre la obra. Cuando salió mi película, todos los ‘críticos’ sabían de antemano qué iban a decir, en casi todos los diarios usaban palabras calcadas. Parecían puestos de acuerdo.”
Vidas privadas siguió su recorrida por algunos festivales internacionales. “Hace poco llamó un distribuidor francés que estaba interesado en la película. Se la mandé con el final cambiado, el que está en el DVD, sin avisarle, y me contestó que le había gustado. En Estados Unidos también se va a distribuir con el final nuevo”, afirma Páez, quien entre la presentación del DVD andará de gira musical por Mendoza, Chile, México y Colombia. Y, esta vez, ni se preocupa por cuestiones de derechos que puedan implicar los cambios en el guión: “Soy productor independiente. Hago lo que quiero con mi obra: para eso hipotequé mi casa”.

Compartir: 

Twitter
 

“El final que habíamos pensado con Alan Pauls inicialmente era más siniestro”, dice Páez.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.