LA VENTANA › MEDIOS Y COMUNICACIóN

Arte y prácticas sociales

Andrés Dunayevich sostiene que es posible mirar cada proceso social como un hecho artístico y describe la experiencia de producción colectiva apoyado en la certeza de que la fuerza de un relato tiene poder de transformación de las experiencias sociales.

 Por Andrés Dunayevich *

El arte no es sólo para artistas, es para todo el mundo. Todos queremos ser artistas para sentirnos vivos, saber que hicimos algo en este paso por el mundo. Incitamos a que cada proceso social sea un hecho artístico colectivo en sí mismo. Un ejercicio de creatividad para la resolución de los conflictos sociales. Esa creatividad social que transforma los espacios comunes, el tiempo y que nos da la sensación de pasar a otra dimensión.

Ahora bien, la pregunta que nos hacemos es ¿cómo podemos competir con la adrenalina que produce la violencia urbana? El sentido de pertenencia de los grupos delictivos, la salida económica que conlleva ciertas prácticas ilegales o reacciones distintas ante la falta de equidad y justicia.

Justamente de eso se trata: de entender esos mismos mecanismos aglutinantes de la espiral de la violencia urbana para utilizarlos en sentido inverso creando y promoviendo el surgimiento de nuevas prácticas sociales. Prácticas que brinden, principalmente a los jóvenes, un sentido de pertenencia, un objetivo común. El estímulo de cambiar una realidad adversa, de transformar un problema en forma colectiva, junto con otros, y de ser reconocidos. En definitiva, será el héroe colectivo (el de El Eternauta) el que logre transformar la realidad.

La comunicación es esencial para lograrlo: mirar y escuchar es parte de la propuesta. Desde la Asociación Civil El Agora intentamos usar el lenguaje audiovisual para transmitir las prácticas sociales.

El Agora, en su carácter de Nodo del Cono Sur del Foro Iberoamericano y del Caribe de Mejores Prácticas, selecciona, difunde y valida las iniciativas que han de ser presentadas desde Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile al programa de Hábitat de Naciones Unidas.

Consideramos que el lenguaje audiovisual, además de contener elementos artísticos, permite comunicar experiencias que narran historias de lugares, gente, problemas y soluciones que por su riqueza y amplitud nos permiten reflexionar sobre transformación social.

De esta manera, la cámara interviene y si somos cuidadosos y respetuosos con la gente el documental se transforma en una práctica en sí misma. Un dispositivo participativo que permite que todos formen parte del audiovisual.

A su vez, intentamos que el resultado contribuya a revalorizar y potenciar lo que la comunidad está haciendo. Esperando que sean reconocidos y, así, lograr el respeto de la sociedad. No obstante, la forma en que se cuente esta historia es muy importante, porque se puede lograr el efecto contrario o bien el rechazo a la participación.

Es relevante enfatizar que en este tiempo la cultura urbana se encuentra atravesada –en gran parte– por lo audiovisual y muchas veces la difusión de estas prácticas se ven dificultadas por mecanismos vigentes en los medios de comunicación que, por la manera que tradicionalmente han asumido las noticias, centran su mirada en los aspectos negativos de la realidad, lo que los lleva a caer en lugares comunes como la queja y la denuncia sin propuestas, por un lado, o la victimización de la pobreza y el determinismo social, por otro.

Mejorar la comunicación de los proyectos sociales tiene que ver con la necesidad de romper el aislamiento y la fragmentación social.

En nuestros documentales no hay un líder, sino un articulador y muchos actores que forman parte de una historia, de un sistema que fluye, lazos que se fortalecen, aun sabiendo que en la repartición de poder puede que emerjan conflictos. En la búsqueda de la transformación siempre aparecen dos conflictos. El del problema a resolver y el propio conflicto de lo humano, de lo organizativo y los vínculos que se tejen cuando se trabaja en equipo.

Finalmente tomamos la frase de Néstor García Canclini: “... el objetivo final no es representar la voz de los silenciados sino entender y nombrar los lugares desde donde sus demandas o su vida cotidiana entran en conflicto con los otros”. No porque no nos interese visibilizar otras realidades que se encuentran ocultas. Sino porque desde El Agora nos interesa mostrar mediante la fuerza de un relato, el poder de transformación social de las experiencias sociales. Porque los seres humanos aprendemos mejor de historias. Como las historias que nos contaban de chicos, que siempre contenían una fábula de la cual aprender.

* Licenciado en Comunicación. Productor periodístico y audiovisual. Coordinador del área de comunicación de la Asociación Civil El Agora.

Links a videos

https://vimeo.com/user10099767/videos

http://www.elagora.org.ar/site/audiovisual.html

http://www.elagora.org.ar/site/rugby.htm

Compartir: 

Twitter
 

 
LA VENTANA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.