PIRULO DE TAPA

REDES

Tomó treinta años, pero ayer Carmen Machín logró por fin volver a ver a sus nietas Meztli y Fidelia Herrera Machín, perdidas en 1983 cuando un comando paramilitar secuestró a sus padres durante la cruel guerra civil en El Salvador. La Comisión Nacional de Búsqueda de Niñas y Niños Desaparecidos las reunió después de meses de investigación para establecer el vínculo entre las hijas de Joel Herrera y Gloria Machín, secuestrados por el Ejército Secreto Anticomunista. Sus cadáveres fueron tirados en un estacionamiento, con señales de tortura. Sus hijas fueron apropiadas y recién el año pasado se conectaron con la Comisión a través de redes sociales. Este año se realizaron los análisis genéticos que confirman el parentesco.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.