PIRULO DE TAPA

FAVORITA

Ayer toda Francia estuvo pendiente de los Premios César, el equivalente local de los Oscar. Al brillo habitual de la ceremonia se le sumaron visitas ilustres como los directores Quentin Tarantino y Roman Polanski y una de las actrices del momento, Scarlett Johansson. Pero no fueron ni ellos ni los ganadores los que concentraron la atención de periodismo y público. Todas las miradas fueron para una nominada, que aunque era favorita finalmente no ganó: Julie Gayet, centro general de la atención desde que se le atribuyó un romance con el presidente Hollande.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.