EL PAíS › UN ESTUDIO SOBRE EL MAGRO PRESUPUESTO DE VIVIENDA Y SU SUBEJECUCION

La vivienda desfinanciada

La gestión PRO ejecutó solo el 74 por ciento del presupuesto que la Legislatura aprobó para el IVC, que en términos reales fue inferior al de 2012. El programa para urbanización de villas –entre ellas, la 20– fue desfinanciado.

 Por Eduardo Videla

La toma de un terreno puede ser un delito, si se mide el hecho sólo con la fría vara de la ley, pero si se analiza lo hecho por el Estado porteño en materia de vivienda en los últimos años, pueden encontrarse otras explicaciones. En 2013, por ejemplo, el Gobierno de la Ciudad no gastó el 26 por ciento del presupuesto que había aprobado la Legislatura para el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), y de lo que tenía disponible sólo utilizó para obras el 41 por ciento, de acuerdo con un informe elaborado por Rocío Sánchez Andía, legisladora porteña (mandato cumplido) de la Coalición Cívica. Pero el dato más grave que revela el estudio –realizado en base a datos del IVC– es que el Programa de Rehabilitación, Integración y Transformación de villas (PRIT), que debe ocuparse de la urbanización, fue desfinanciado: ni siquiera se le había destinado presupuesto para 2013 y se ejecutaron 700.000 pesos, menos del 1 por mil del total.

“Ese programa sería el encargado de urbanizar la Villa 20 y las otras villas, pero el PRO desguazó la política de vivienda, creó distintas bocas de ejecución, como la Corporación del Sur y la Secretaría de Hábitat, y los resultados están a la vista –dijo Sánchez Andía a Página/12–. De hecho, Hábitat es la encargada hoy de la urbanización de la Villa 20, pero no tiene presupuesto ni se conoce el programa.”

Según el estudio, en el programa de créditos para familias en situación de crisis habitacional (Ley 341), el IVC ejecutó menos de la mitad de lo disponible, el 47 por ciento. Y del que apunta a relocalizar las villas de la costa del Riachuelo, cuyo cumplimiento lleva dos años de atraso, se hizo efectivo solo un 39 por ciento.

Para el año que pasó, la Legislatura había destinado al IVC un total de 913,8 millones de pesos. Pero a ese monto, el Ejecutivo porteño le serruchó en el curso del año, para derivar a otros destinos, algo más de un 12 por ciento, 115,6 millones de pesos. Según el informe, de lo que quedó, la gestión PRO sólo ejecutó 679,5 millones, el 74 por ciento de lo que había sido aprobado.

Pero no todos los gastos fueron destinados a viviendas. Unos 200 millones, el 30 por ciento del total, fue consumido en gastos de funcionamiento del organismo y sólo el 70 por ciento fue a utilizado para los programas propiamente dichos.

El informe analiza cada rubro del presupuesto y concluye que del total aprobado, sólo el 41 por ciento fue ejecutado en obras (374,5 millones) y el 10 por ciento en créditos (94,7 millones) mientras que el 23 por ciento fue asignado a gastos en personal, contratos e insumos de oficina. El 26 por ciento restante, como se dijo, no se utilizó.

Un dato revelador es la fuente de financiamiento del gasto realizado en vivienda. Del dinero que realmente utilizó el año pasado el IVC, más de la mitad (el 55 por ciento) proviene de recursos de asignación específica, es decir, que sí o sí debían destinarse al organismo: son los recursos provenientes del juego, del Fonavi, del Plan Federal de Construcción de Viviendas y del Plan Federal Plurianual de Viviendas (los tres últimos, fondos del Estado nacional). Por lo tanto, sólo el 45 por ciento de los recursos ejecutados por el IVC pertenecen al Tesoro de la Ciudad.

El informe analiza la ejecución presupuestaria en cada uno de los programas del Instituto y llega a las siguientes conclusiones:

- El denominado programa Hotelados, destinado a resolver el problema de familias que viven transitoriamente en hoteles, tenía un presupuesto de 100 millones, para dar solución definitiva a una 100 familias, pero sólo ejecutó 289 mil pesos, beneficiando a una familia solamente.

- En cuanto a los créditos para vivienda, el IVC sólo implementa el correspondiente a la Ley 341, para “hogares de escasos recursos en situación crítica habitacional”. En este rubro, sólo otorgó el 47 por ciento del presupuesto que tenía asignado a créditos (individuales y para cooperativas).

- Respecto al PRIT, ya mencionado, se ejecutaron apenas 700.000 pesos.

- El programa de Viviendas con Ahorro Previo, que es el encargado de cumplir con los compromisos de la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar) con la Corte Suprema de Justicia para la liberación del camino de sirga, tuvo una ejecución del 39 por ciento. En cuanto a las metas físicas, el incumplimiento es aún mayor: sobre un total de 113.353 metros cuadrados proyectados, tan solo se cumplió con 11.773, menos del 11 por ciento.

- El único programa que tuvo mayor ejecución que lo aprobado fue el de Rehabilitación de La Boca (Casa Amarilla) y el de Conjuntos Urbanos (Complejos Piedra Buena y Soldati, entre otros).

El informe revela que el Gobierno de la Ciudad viene manteniendo una coherencia en la gestión sobre el tema vivienda: el presupuesto es bajo pero además, se subejecuta. Si se comparan los datos del año pasado con los de 2012, se observa que la subejecución fue mayor en 2013: se gastó el 74 por ciento de lo previsto, mientras que el año anterior se había ejecutado el 84 por ciento. El Gobierno de la Ciudad utilizó en proporción menos recursos del Tesoro en 2013 que un año antes: el 45 por ciento del total contra el 51 por ciento. Finalmente, el IVC gastó en 2013 apenas 43 millones más que en 2012, un 7 por ciento más, porcentaje “muy inferior a la inflación anual de 2013, estimada por el Gobierno de la Ciudad en un 24,2 por ciento”.

Compartir: 

Twitter
 

El programa para la urbanización de villas, entre ellas, la de Villa Lugano, no tuvo presupuesto en 2013.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.