SOCIEDAD › EL PROYECTO DEL MACRISMO PARA NOMBRAR JUECES Y FISCALES SIN CONCURSO

Dedazo en la Justicia de la ciudad

Dos proyectos fueron presentados en la Legislatura para ampliar la cantidad de jueces, fiscales y defensores y designarlos sin concurso previo. El plan tiene el apoyo del bloque K. Los nuevos cargos se repartirían entre macrismo y kirchnerismo.

 Por Werner Pertot

El reparto de cargos judiciales entre macristas y kirchneristas ya tiene su versión por escrito. Dos proyectos, uno de un legislador de PRO y otro de uno K, se presentaron a la Legislatura para avanzar en la designación de jueces, fiscales y defensores sin un concurso previo. En los tribunales porteños, en tanto, circulan los nombres de quienes ocuparán los cargos por cada partido. El legislador de Diálogo por Buenos Aires, Aníbal Ibarra, salió a cuestionar la iniciativa. “Gabriela Michetti instruyó a una de sus espadas en la Legislatura, Martín Borrelli, para que impulsara un proyecto que les garantice una hegemonía judicial hacia el futuro”, lanzó.

Como anticipó PáginaI12, el macrismo avanza en una serie de proyectos que apuntan al fuero contencioso, que es el que le trajo mayores dolores de cabeza con los amparos que concedió a principios de este año. Desde PRO presentaron iniciativas para restringir los amparos o para que el Estado pueda recusar a los jueces sin presentar justificación, pero el plato principal es el proyecto de ampliación de los juzgados y de los cargos en el Ministerio Público. Allí las autoridades están divididas por partido: el titular de los defensores oficiales es el kirchnerista Mario Kestelboim, al frente de los asesores tutelares está la dirigente del ARI, Laura Musa, y PRO ubicó a la cabeza de los fiscales a Germán Garavano.

En el proyecto macrista, los fiscales pasarán de 24 a 44 y los defensores, de 16 a 22. Dicho de otra manera: habría ocho cargos para el kirchnerismo y 12 para los macristas (más los empleados y secretarios de cada funcionario, que llegarían a ser cerca de 400 en total). Como adelantó este diario, en los tribunales porteños ya existía la versión de que se estaba gestando un acuerdo entre macristas y kirchneristas para que estos cargos fueran asignados directamente por el jefe de los fiscales y el de los defensores, y no por concurso.

Ayer se presentaron dos proyectos que confirmaron el rumor judicial, por lo que la mayoría de los jueces contenciosos piensa enviar a la Legislatura una nota para declarar su preocupación. Los autores de los proyectos son el kirchnerista Juan Manuel Olmos y el macrista Martín Borrelli. Ambos proyectos hablan de “designaciones provisorias de magistrados y del Ministerio Público”. Los dos plantean que el fiscal general y el defensor elevarán una lista de candidatos al Consejo de la Magistratura –donde una concejala admitió que recibe “órdenes” del Ejecutivo– y de allí será enviada para su aprobación en la Legislatura, en la que se necesitarán 31 votos. En el caso de los jueces, la lista la elaborará el Consejo. El cargo será “provisorio” hasta que se haga el concurso correspondiente, para el que no se fija un plazo. Sólo podrán ser removidos por un jury de enjuiciamiento. En los fundamentos, los dos proclaman la “necesidad y urgencia” para cubrir cargos y la “extrema lentitud” de los concursos.

“Luego de las designaciones provisorias, los jueces puestos a dedo ganarían cómodamente los concursos, porque sus antecedentes serían valorados en forma categórica, desalentando a los que quieran competir en iguales condiciones”, objetó Ibarra, quien señaló que “PRO empezó los contactos con algún sector de los K proclive a los acuerdos y aparecieron listas de aspirantes a jueces, fiscales, camaristas y defensores”. “Ibarra está distrayendo la atención sobre el juicio oral por Cromañón”, le devolvió Borrelli. “Por la irresponsabilidad de administraciones como la suya, que no previó ni las facilidades edilicias ni la cobertura de cargos, hoy tenemos que hacer frente a la demanda por el desborde de causas”, dijo el legislador de PRO.

Cuentan los macristas que la idea en un principio no le cayó bien a Mauricio Macri, cuando se lo fueron a plantear Borrelli, el procurador porteño Pablo Tonelli y el vicejefe de la Legislatura, Diego Santilli.

–Las designaciones las hacemos por concurso, ¿no? –les preguntó el jefe.

–No, Mauricio, los concursos tardan mucho... –le contestaron a coro.

–Pero así se mete el asesor de fulano o el de mengano –objetó Macri.

Después lo habrán convencido.

Compartir: 

Twitter
 

El gobierno de Macri busca neutralizar los efectos adversos que hasta ahora le trajo la Justicia.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.