EL PAíS › BINNER EXHORTO AL GOBIERNO Y AL AGRO A PONER FIN AL CONFLICTO

Un llamado a la concordia

Después de acompañar a María del Carmen Alarcón a declarar en San Nicolás y de reunirse con ruralistas e intendentes de Santa Fe, el gobernador le reclamó un “gesto de grandeza” a la Presidenta y pidió que se levante la protesta agropecuaria.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

Hermes Binner intentó ubicarse ayer, sin mucho éxito, en el rol del amigable componedor ante la escalada del conflicto agropecuario que en las últimas horas paralizó Santa Fe: pidió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner un “gesto de grandeza que permita remover los obstáculos que desencadenaron” la crisis y solicitó a los empresarios del campo que levanten el lockout y liberen las rutas santafesinas, hoy bloqueadas por piquetes rurales y contrapiquetes de camioneros. “Estamos transitando un camino sumamente peligroso desde el punto de vista social”, advirtió el gobernador. Pero su llamado a la concordia, no tuvo eco: el líder de Federación Agraria, Eduardo Buzzi, avaló su pedido en una reunión multitudinaria en la Casa Gris, aunque aclaró que el lockout no se levantará “si no hay algún nivel de garantías”, como ser una convocatoria de la Casa Rosada o, por lo menos, un llamado telefónico.

Consciente o no, Binner quedó en el centro de las presiones políticas y los fuegos cruzados. A la mañana, apareció en la puerta del juzgado federal de San Nicolás para hacerle el aguante a su secretaria de Integración Regional, María del Carmen Alarcón, imputada por un piquete en la ruta. Un gesto político que lo terminó de cruzar de vereda ante el gobierno nacional. A la siesta, en otra puesta en escena mediática, mandó a su ministro de Seguridad, Daniel Cuenca, a pedir calma en el piquete-contrapiquete que tiene varados decenas de camiones en las cercanías de Armstrong, desde hace cuatro días. Y a la tarde, encabezó una reunión en la Casa Gris, a la que asistieron Buzzi y otros dirigentes rurales, más un puñado de legisladores e intendentes, en su mayoría del PJ. La puesta fue idéntica a la del 26 de marzo: una cadena de presiones de los empresarios del campo que pasa por los intendentes, legisladores y llegó hasta el gobernador.

Binner abrió el debate con una definición de “este largo conflicto que estamos viviendo con mucha intensidad en la provincia, a partir de una situación incomprensible, porque en medio de una bonanza económica se ha generado una crisis insospechada”, dijo. “Estamos muy preocupados porque vemos rostros adustos en la gente que está en las rutas de la provincia y la gente que está en contra. Vemos con mucho dolor que en un sector y en otro hay niños, jóvenes, trabajadores, gente mayor que vive una esperanza, como las Madres y las Abuelas que hay de un lado y del otro. Lo más preocupante es que ambos bandos flamean las banderas argentinas y se canta el Himno Nacional. Estamos transitando un camino sumamente peligroso desde el punto de vista social”, alertó el mandatario. Y volvió a llamar a la paz y la concordia. “Hay que conformar una propuesta de unidad nacional.”

Fue allí cuando propuso un documento, que después firmaron Buzzi y los otros dirigentes. El texto tiene tres puntos:

- “Convocar a todos los santafesinos a defender la paz y la convivencia social.”

- “Instar a suspender todas las medidas que impidan la libre circulación de personas, alimentos, medicamentos y demás bienes.”

- “Pedir un gesto de grandeza de la señora presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que permita remover los obstáculos que desencadenaron esta situación y convoque al Consejo Agropecuario Nacional ampliado para consensuar un plan agropecuario que promueva el desarrollo económico y social de todos los argentinos.”

En el debate se plantearon otras alternativas, como la convocatoria a una cumbre de gobernadores de la región Centro o una marcha a la Casa Rosada, pero el socialista volvió a poner paños fríos. “Estamos en una situación compleja”, dijo y completó: “Si queremos fomentar la convivencia y la concordia, nosotros también tenemos que dar. Y si pedimos un gesto de la señora Presidenta, también nosotros tenemos que hacer otro gesto para tener la autoridad moral, ética. Lo que debemos hacer es aliviar esta situación, con todo el dolor que esto puede ocasionar en la sensibilidad de mucha gente, tenemos que liberar las rutas y caminos”.

Binner señaló que “vamos a seguir peticionando porque estamos convencidos de que la verdad triunfa y la verdad no sólo está de un lado, hay partes de verdad que tenemos que sumarlas y construir un país en celeste y blanco”. En esa línea, añadió que “estamos convencidos de que la solución de este problema no pasa hoy por buscar una mesa de diálogo, pasa por gestos y propuestas. No nos cansaremos de pedir, porque estamos transitando un tiempo donde se agotan muchas propuestas, muchas formas, modos, y debe triunfar la defensa de un proyecto común. Cuando nos confundimos hay que elevar la mirada y pensar en la Nación”, concluyó Binner.

Compartir: 

Twitter
 

Binner advirtió que “estamos transitando un camino sumamente peligroso desde el punto de vista social”.
Imagen: Alberto Gentilcore
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.