SOCIEDAD › LA JUEZA LO PROCESó POR ESTUPRO Y CORRUPCIóN

Corsi quedó en prisión

La jueza Fontbona de Pombo no lo procesó ni por violación ni por asociación ilícita, como pedía el fiscal. Seguirá preso en Marcos Paz. También procesó a los otros miembros del grupo.

 Por Raúl Kollmann

La jueza María Fontbona de Pombo resolvió anoche procesar, con prisión preventiva, al psicólogo Jorge Corsi y a los otros integrantes de su grupo por los delitos de estupro, que significa mantener relaciones sexuales con menores de edad de entre 13 y 16 años, con acceso carnal, y corrupción del menor –aprovecharse de su inmadurez sexual– mediante engaño. La pena para el delito es de diez a quince años de prisión. La magistrada no acusó a Corsi de ser jefe de una asociación ilícita –era lo que pedía el fiscal Martín Niklison– y tampoco le imputó violación, un delito que podía surgir de la acusación del menor denunciante, dado que dijo que le dieron algo para beber con una sustancia que le redujo las resistencias. Fontbona ordenó que Corsi siga preso en el penal de Marcos Paz.

En el expediente también están imputados e igualmente fueron procesados con prisión preventiva los otros integrantes del grupo de Corsi. A Marcelo Rocca Clement –que tiene un antecedente por abuso sexual– le imputó dos accesos carnales, a Pablo López Vidal, un acceso carnal, y a Augusto Correa abuso sexual en dos oportunidades, lo que significa manoseos. A Corsi, en cambio, lo acusó de una penetración.

La decisión de la jueza se basa esencialmente en la denuncia de un chico de 14 años, que cuando ocurrieron los hechos tenía 13. El adolescente sostuvo –mientras era observado por los investigadores en la cámara Gesell– que lo captaron en un local de hamburguesas y lo llevaron a domicilios privados a ver pornografía. Luego vino una etapa en la que los mayores –todavía sin la presencia de Corsi– se besaban entre sí y lo presionaron para que intervenga. Por último, en el domicilio del psicólogo lo hicieron participar en relaciones sexuales. El chico dice que tres de los cuatro imputados lo penetraron y lo mismo hicieron con dos hermanos, uno de 13 y otro de 15, y otro joven más que todavía no fue llevado ante la magistrada. Los hermanos de 13 y 15 años confirmaron que fueron al departamento de Corsi, pero sostuvieron que no fueron abusados.

En el expediente judicial hay cruces telefónicos y escuchas de llamadas. Un primer análisis de esos elementos convenció a la jueza de que los mayores acusados y los menores mantenían una relación, aunque en las comunicaciones no se habla explícitamente de ningún vínculo sexual. Tampoco aparecieron hasta ahora ni fotografías ni videos de escenas sexuales, aunque las pericias en las computadoras recién empezaron. M., el menor que declaró, sostuvo que lo fotografiaron y filmaron.

De todas maneras, está probado y reconocido tanto por los adultos como por los menores que se reunían en el departamento de Corsi. Lo que sucede es que el chico denunciante dice que lo hicieron participar de relaciones sexuales, mientras que los adultos afirman que no hubo ningún tipo de abuso. Parece ser que la jueza Fontbona de Pombo no creyó la versión de que se reunían a hablar de política y filosofía.

Según pudo averiguar este diario, la jueza cree que Corsi mintió en su declaración ya que dijo que al chico denunciante, M., lo vio en una sola oportunidad, un día que pasó por su departamento a buscar a Rocca Clement y a López Vidal. Pero la declaración de estos dos imputados contradice la de Corsi porque aseguraron que M. estuvo con ellos más de una vez en el departamento del psicólogo.

Tanto el abogado de Corsi, Roberto Casco, como el de López Vidal, Fabián Lértora, adelantaron que van a apelar la decisión de Fontbona de Pombo ante la Cámara del Crimen. También pedirán la excarcelación.

El punto clave del expediente es la denuncia de M. Corsi siempre sostuvo en sus libros que se debe creer en lo que dicen los chicos, pero esta vez afirmó que el menor fantasea. El punto fuerte de su defensa es que los otros dos menores dicen que no fueron abusados. La debilidad es la que refleja el fallo de Fontbona: no parece creíble que personas de su edad –Corsi tiene 62 años– se reúnan con chicos sólo para conversar.

Compartir: 

Twitter
 

La jueza no creyó los argumentos que esgrimió Jorge Corsi.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.