EL MUNDO › TANQUES RUSOS INVADIERON LA REPúBLICA SEPARATISTA TRAS SER OCUPADA POR GEORGIA

Rusia y Georgia en guerra por Osetia del Sur

El presidente de Georgia dijo que su país estaba en guerra después de ser bombardeado por aviones rusos. Antes, Georgia había bombardeado la capital de Osetia. Después de un enfrentamiento con tropas rusas, Georgia habría recuperado la capital rebelde.

 Por Shaun Walker *

Desde Moscú

El presidente de Georgia, Mikheil Saakashvili, dijo anoche que su país estaba efectivamente en guerra con Rusia después de que los tanques rusos entraron en la región georgiana de Osetia del Sur y los jets rusos llevaron a cabo ataques con bombas en Osetia del Sur y en la misma Georgia. Dijo que 30 personas habían muerto en el bombardeo. Mientras tanto un ministro de la administración separatista de Osetia del Sur dijo que 1400 personas habían muerto después que las fuerzas de Georgia bombardearan la capital de Osetia, Tskhinvali, el jueves a la noche.

Un convoy de 150 vehículos militares rusos llegó a la región ayer en un despliegue que, según Moscú, era para proteger sus fuerzas de paz en la región, que habían sufrido 10 bajas. Se informó sobre un breve combate entre los dos ejércitos, pero para anoche, Saakashvili dijo que Georgia había retomado el total control de la capital rebelde. El canciller de Georgia, Eka Tkeshelashvili, dijo que las afirmaciones de Osetia del Sur sobre los muertos civiles era “desinformación y propaganda”. Pero testigos oculares en Tskhinvali daban un versión más oscura de los hechos. “Había cuerpos de mujeres, ancianos y niños en las calles”, dijo Vakhtang Dzhigkayev, un asesor del presidente de Osetia del Sur sobre temas económicos, por teléfono. “No se equivoquen, esto ya es una guerra. Una guerra muy real y penosa.”

Herido por la explosión de una mina, había escapado con su familia a través del Cáucaso a Vladikavkaz en Rusia, pero insistió en que había visto escenas de masacres con sus propios ojos antes de abandonar la capital de Osetia del Sur. “He vivido ahí durante todos los conflictos previos, incluyendo la guerra a comienzos de la década de 1990, y siempre fueron peleados por soldados contra otros soldados”, dijo. “La diferencia ahora es que la agresión la sufre la población civil. La gente común no sabe dónde esconderse o hacia dónde correr. Oí decir que tres personas habían muerto por disparos de francotiradores mientras trataban de recuperar de la calle los cuerpos muertos de amigos y parientes.”

La acción militar de Rusia apuntaba a aplastar lo que parecía ser un plan de los georgianos para retomar Osetia del Sur, que ha sido una espina para Saakashvili desde que se hizo cargo del gobierno en la Revolución Rosa de 2003 apoyada por Occidente. Repetidamente ha prometido volver a poner la región bajo el control de Tbilisi, pero con la participación militar rusa la apuesta parece haber fracasado.

El bando georgiano, sin embargo, negó haber comenzado el conflicto y dijo que Rusia era el agresor. Eka Zguladze, la viceministra de Interior de Georgia, dijo que los jets rusos habían llevado a cabo “extensos bombardeos en todo Georgia”. Dijo que los objetivos habían sido en su mayoría militares, pero que las bombas rusas habían impactado en el mercado público en la ciudad de Gori, la ciudad georgiana más cercana a la zona del conflicto. Dijo que las fuerzas georgianas habían derribado cuatro jets rusos, pero que “todavía había demasiados” atacando con bombas.

Osetia del Sur es una pequeña región enclavada en las laderas de las montañas del Cáucaso, la mayor parte del cual está controlado por un régimen separatista que se separó de Georgia cuando la Unión Soviética cayó. El objetivo declarado del régimen es la independencia, pero dependen mucho de Rusia para tener apoyo financiero y militar. Rusia ha entregado pasaportes en la región, lo que ahora le permite entrar en el conflicto con el pretexto de “defender a los ciudadanos rusos”, y los georgianos afirman que el liderazgo de Osetia del Sur está controlado por los servicios de seguridad de Rusia, el FSB.

Georgia lanzó su ofensiva militar sobre los insurgentes el jueves, horas después de que Saakashvili hubiera anunciado un cese de fuego unilateral para terminar una semana de escaramuzas de bajo nivel en la región. Los georgianos afirman que se decidieron por la acción militar cuando Osetia del Sur no respondió al cese de fuego, mientras Rusia sugirió que ésta era una operación planteada desde hace tiempo que Georgia había esperado ejecutar rápidamente mientras los ojos del mundo estaban en la apertura de los Juegos Olímpicos en Beijing. El ministro de Defensa ruso se refirió a la ofensiva de Georgia como una “sucia aventura”. Ambos lados se han acusado mutuamente de intentar una limpieza étnica.

Hablando en Beijing, donde asiste a la iniciación de los Juegos Olímpicos, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, dijo que se tomarían “represalias” contra Georgia. El presidente Dmitri Medvedev, que muchos pensaban que tendría una posición menos agresiva hacia los asuntos internacionales, tuvo un tono similar en una reunión del Consejo de Seguridad en el Kremlin. “No permitiremos que sus muertes sean impunes”, dijo. “Aquellos responsables recibirán el castigo merecido.”

Saakashvili, quien ha invocado la ira de Moscú en su deseo de llevar a Georgia a la Otan, le dijo a CNN que Georgia estaba siendo atacado por Rusia porque “queremos ser libres y queremos ser una democracia”. Estados Unidos ha apoyado a Saakashvili y ya le ha dado una gran ayuda financiera para que Georgia reconstruya su ejército. La mayoría de los soldados que luchan en Osetia del Sur han sido entrenados por personal del ejército de Estados Unidos. Saakashvili llamó anoche a 2000 soldados que están luchando con las fuerzas de la coalición en Irak, diciendo que se necesitaban en el país.

Los analistas dicen que después del estallido inicial, Rusia y Georgia pueden dar marcha atrás a una guerra abierta. Estados Unidos, la Unión Europea y la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa han pedido ponerle fin a la acción militar y ninguno de los dos bandos querrá perder imagen internacionalmente. Saakashvili en especial tiene que caminar por una delicada cuerda para asegurarse sus dos objetivos de ganarse de vuelta el territorio georgiano y llevar a su país a la OTAN. Para los que quedan en el medio, es poco consuelo.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para PáginaI12 Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Un tanque de Georgia se incendia en la capital de Osetia del Sur, eje del conflicto con Rusia.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.