SOCIEDAD › UN LADRóN SOLITARIO INTENTó ASALTARLO Y EL CHOFER RESISTIó

Un colectivero baleado en Wilde

Un colectivero fue herido de un culatazo en la cabeza y de un balazo en una mano por un delincuente que pretendió robarle ayer a la madrugada cuando terminaba su recorrido por la localidad bonaerense de Wilde. El ladrón salió corriendo del colectivo sin llegar a robar nada, mientras que el chofer volvió a conducir hasta una remisería donde pudo pedir ayuda y, al tiempo, llegó la policía. Según Mario Calegari, secretario de Prensa de UTA (Unión Tranviarios Automotor), “desde el sindicato se ha hecho el relevamiento y la asistencia correspondiente a la gravedad del caso; y el chofer ya se encuentra fuera de peligro. Lo único que le pedimos a la policía es que redoble los esfuerzos por la seguridad de los choferes como de los pasajeros”.

La víctima es Mario Garín y se encontraba terminando su recorrido cuando se produjo el intento de robo. El hecho ocurrió la madrugada de ayer en Fabián Onzari y Camacuá –partido de Lanús– al sur del conurbano, en el interno 1579 de la línea 24, que une el barrio porteño de Villa del Parque con el Cementerio de Wilde. Todo habría comenzado cuando Garín llegó a la cabecera terminal de la línea y abrió las puertas para que pudieran bajar los cuatro pasajeros que quedaban a bordo del colectivo. Entonces, según lo relatado por el colectivero, “uno de los pasajeros que estaba en el fondo se me acerca para preguntarme cómo hacia para llegar al barrio de Barracas. Yo lo miro por el espejo y le respondo que esperara un colectivo que para a diez metros, pero en ese momento sacó un arma y me dijo ‘quedate tranquilo que no te va a pasar nada’”. Luego, el ladrón le habría pedido al colectivero que apagara las luces del vehículo y que circulara por el Camino General Belgrano algunas cuadras. Al llegar al Boulevard De los Italianos, el delincuente obligó al chofer a detenerse y le empezó a exigir dinero y pertenencias.

Sin embargo, “en ese momento (el delincuente) se alteró y empezó a gritarme ‘dame todo, dame todo’. Pero yo le contestaba que no tenía nada más. ‘Revisame, te doy las zapatillas’”, aseguró Garín desde el hospital. Al intentar defenderse, el chofer comenzó a forcejear con el ladrón, quien le aplicó un culatazo en la cabeza. “Sentí un golpe fuerte en la cabeza. Atiné a agarrarle la mano donde tenía el revólver y logré doblarle la mano para atrás. En esos segundos siento el disparo”, relató el colectivero. El delincuente salió corriendo del colectivo sin llegar a robar nada, mientras que el chofer volvió a conducir hasta Maure y el boulevard De los Italianos, donde pidió ayuda en una remisería. Garín fue trasladado de inmediato al Hospital Vecinal de Lanús y, luego, derivado al Hospital Español de la Capital Federal, donde fue atendido y se encuentra fuera de peligro. De hecho, el director del centro asistencial porteño, Roberto Pol, aseguró que la lesión en la mano no reviste gravedad y que probablemente sea dado de alta hoy.

Para Calegari, “cuando los choferes hasta el ’94 manejaban dinero los robos eran moneda corriente. Entonces pedimos que en las unidades se implementaran las actuales máquinas electrónicas. Ahora, necesitamos las cabinas de seguridad que, aunque no solucionan enteramente el problema, por lo menos protegen a los choferes. Ya salió el decreto de la obligatoriedad y, por el momento, estamos esperando que las empresas lo apliquen a partir del 1º de enero”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.